VERDADERO, PERO…

“En 2015 contábamos con 65 localidades conectadas [por el Plan Federal de Internet]. Ya triplicamos ese número”

“Hace un año prometimos que, continuando un programa del gobierno anterior, en cuatro años hasta el pueblito más alejado tendrá acceso a internet. En 2015 contábamos con 65 localidades conectadas. Ya triplicamos ese número”, destacó el presidente de la Nación, Mauricio Macri, durante su segundo discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. “A fin de año serán más de 800”, anticipó.

La cantidad de pueblos conectados a la red de fibra óptica que controla ARSAT casi se triplicó desde el inicio del gobierno de Cambiemos, aunque no en todas esas localidades la empresa ya brinda el servicio de internet.

En la apertura de sesiones de 2016, Macri había anunciado “trabajar también para que en cuatro años hasta el pueblito más alejado tenga acceso a Internet”. En esa línea, el 17 de mayo de 2016, Macri y Rodrigo de Loredo, presidente de la empresa estatal argentina ARSAT, anunciaron el lanzamiento del Plan Federal de Internet para conectar a 1.200 localidades a la red de la compañía en dos años, un plazo menor.

“Al 31 de diciembre de 2015 las localidades conectadas ascendían a 65. Al 1 de marzo de 2017 contábamos con 179 localidades conectadas”, respondieron a Chequeado desde el área de Prensa del Ministerio de Comunicaciones de la Nación, es decir, que en ese plazo casi se triplicó la cantidad (+175%). Estos datos son similares a los publicados en el informe “Memoria del estado de la Nación” que publicó Jefatura de Gabinete de la Nación.

Cuando una localidad está conectada “está en condiciones de prestar servicios a operadores locales tales como cooperativas, ISPs, cableras, etcétera”, explicaron desde el Ministerio, y agregaron que, “en la mayoría de los casos, ARSAT ya les está prestando servicios” aunque esto no sucede en todos.

De hecho, el sitio oficial de Comunicaciones consigna que en diciembre de 2015 había 17 localidades en las que se prestaban servicios, y a mayo de 2016 había 50. “Las localidades primero se conectan, es decir, se ponen en condiciones de prestar servicios comerciales y después se comercializan a los operadores locales. Que esté conectada no significa necesariamente que ARSAT ya tenga clientes en una localidad”, precisaron desde la empresa estatal.

La iniciativa continúa las tareas del Plan Nacional Argentina Conectada, lanzado durante la Presidencia de Cristina Fernández de Kirchner que implicó la creación de una Red Federal de Fibra Óptica para brindar conectividad a las distintas provincias, y que preveía “una capilaridad de la red que permit[iera] llegar a localidades de todo el país”. De acuerdo con el documento “El estado del Estado” que publicó la actual gestión, la red, “construida por el gobierno anterior y con una extensión de 36 mil kilómetros tendidos”, es un “gran activo de Arsat”. Sin embargo, criticaron, sólo se encontraban listos para ser usados unos 6.800 kilómetros.

“El propio tendido de la red es condición necesaria para que ARSAT pueda ahora lanzar un plan federal para llegar con la fibra a 1.200 localidades y proyecte más servicios”, analizó en un artículo Martín Becerra, investigador principal del Conicet y especialista en medios. Que cooperativas y PyMEs brinden conexión a internet por medio de esta red, agregó, “no sólo representa un cambio cardinal porque lleva conectividad a gran velocidad al hogar y fortalece el tejido productivo local sino que además, fuerza a moderar abusos a los operadores privados que antes ofrecían servicios lentos y a precios exorbitantes”.