Crédito: Flickr | christoph.wesemann

Aumentó la cantidad de familias viviendo en asentamientos informales en la Argentina

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

La organización Techo publicó su relevamiento 2016 en el que calcula que en los últimos tres años se redujeron 4% los asentamientos y crecieron un 12% sus habitantes. Así, una de cada diez personas de los once territorios provinciales analizados vive en asentamientos informales.

En la Argentina existen al menos 2400 asentamientos informales donde viven más de 650 mil familias, según el último relevamiento realizado por la organización Techo para 2016. Esto da como resultado que uno de cada diez personas viven en un hábitat precario en los once territorios provinciales relevados (sólo Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Córdoba de manera completa), que cubren el 67% de la población del país.

El estudio define como “asentamiento informal” a todo lugar con un conjunto de ocho o más familias en el que más de la mitad no tiene título de propiedad ni acceso regular a dos servicios básicos, como agua corriente, electricidad o cloacas.

De acuerdo con los datos de Techo, al volver comparables los datos de su estudio de 2013 con este de 2016, los asentamientos disminuyeron casi un 4%, mientras que las familias que viven en ellos aumentaron un 12 por ciento. “Se registran muy pocos avances (…) Sin embargo, estas mejoras son escasas e insuficientes”, señala el informe y agrega que “es necesario generar políticas estructurales que actúen sobre las causas que dan lugar a la generación de nuevos asentamientos o el crecimiento poblacional de los existentes”.

En cuanto al porcentaje de población que vive en asentamientos, los territorios provinciales más afectados son Chaco (20,5%), Misiones (18,1%), y Santa Fe (16,1%), mientras que en el otro extremo se encuentran Córdoba (2,4%), Salta (7,8%) y la Provincia de Buenos Aires (11%). Esta última reúne, sin embargo, a más del 60% de las familias que habitan asentamientos.

De hecho, la Provincia fue objeto de numerosos desalojos durante 2016, en los que se desplazaron a más de dos mil familias, pese a que la Ley de Acceso Justo al Hábitat plantea mecanismos para evitarlos, como resalta un trabajo del Observatorio del Conurbano Bonaerense de la Universidad Nacional de General Sarmiento (OCB-UNGS).

“La falta de implementación de políticas adecuadas para la provisión de suelo urbano, junto a la existencia de procesos inflacionarios, encarecimiento del suelo y suba de alquileres, hacen prever que las tomas se van a seguir produciendo de manera creciente”, señala en el informe citado Walter Bustos, investigador de la UNGS y asesor de la Comisión de Tierras y Organización Territorial de la Cámara de Diputados provincial.

La falta de acceso a los servicios básicos alcanza niveles alarmantes: en casi la totalidad de los asentamientos informales relevados por Techo las familias no cuentan con agua corriente, cloacas y gas natural. Este número cae a siete de cada diez asentamientos en la cantidad de hogares que no tienen energía eléctrica. Además, se suman otras dificultades como las que se mencionan a continuación:

El problema de la vivienda en la Argentina tiene un carácter estructural: los más de 2.400 asentamientos informales relevados por Techo tienen un promedio de existencia de 28 años, y un 22% tiene más de 43 años de antigüedad.

donantes

2 Respuestas

  1. FEDERICO dice:

    Hay un error de base con respecto a las villas. Primero me parece bien que las llamen asentamientos, porque pone en evidencia que son ilegales, en todos los casos han sido apropiaciones de espacios públicos o privados para uso personal, lo más parecido a un robo. La necesidad no da derecho a violar la ley. Segundo, los asentamientos no son producto de la miseria sino de la migración interna. Si la gente de Chaco, Formosa, o Paraguay en lugar de vivir en su provincia o país se vienen todos a Bs As, y pretenden vivir aquí aún no teniendo trabajo, y la ley es letra muerta, y sí, habrá asentamientos y cada vez serán más grandes. La clase media también tiene problemas de vivienda pero no por eso toma casas o edificios desocupados y se los apropia. Junto con los asentamientos se suma la delincuencia y, ahora, el narcotráfico y otras mafias. La única solución es erradicarlos por completo y reubicar a la gente en provincias con poca población o en donde se necesite mano de obra. Pero claro, todo esto que digo es sensato en los países desarrollados, y una herejía en sudaquia. Por eso así estamos. Hasta que la clase media se harte como en EEUU y vote a un Trump local. No falta mucho, siendo que Macri es lo más parecido a Obama en términos de promesas incumplidas a los sectores medios.

  2. Skywalker dice:

    Seguramente hablas desde la comodidad de tu casa. No tenes idea lo que es vivir en la calle o que te falte un techo. Sos por demás clasista, y xenófobo. Odias a los villeros, por el miedo que te provoca ser un pobre clasemediero y estar a una devaluación de distancia de ellos. Hablas de las villas y de erradicarlas cuando no conoces por dentro ni un ranchito…
    Sos un pobre tipo clase media con abuelos pobres q bajaron de un barco llenos de piojos, y en tu pobre mente desclasada no tenes la capacidad de tolerar al hermano necesitado.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *