Cómo y por qué las guarderías influyen en la actividad laboral de las mujeres

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

La expansión de la oferta de educación preescolar aumenta las posibilidades de que las mujeres con niños y niñas a cargo desarrollen su carrera laboral. Cuál es el rol del Estado y de los hombres en los tiempos de cuidado.

A pesar de los avances en la participación económica de las mujeres, su inclusión se ha desacelerado a partir de los años 2000 debido a múltiples factores que impiden que participen como integrantes igualitarias de la sociedad. Una de estas trabas se encuentra en la desproporcionada división del trabajo doméstico y de cuidado de niños/as y adultos mayores, que recae principalmente en las mujeres (ver “Las mujeres argentinas dedican casi el doble de horas que los hombres al trabajo doméstico”).

Con esto en mente, dos economistas argentinos investigaron distintas variables y pudieron concluir que en el país “el efecto de poder mandar al niño/a más chico del hogar a una escuela pública aumenta en un 10% la probabilidad de que su madre trabaje”.

“Cualquier persona cuando decide si trabaja o no tiene que comparar lo que gana con lo que deja por trabajar. Entre lo que deja están los costos de cuidado de los hijos/as, y la educación inicial gratuita elimina uno de ellos. De esta manera funciona como incentivo para que la madre se incorpore en el mercado laboral”, explicó a Chequeado uno de los autores, Sebastián Galiani, economista y profesor de la Universidad de Maryland.

Ahora que el Gobierno nacional evalúa expandir la cobertura hasta la salita de tres años, el efecto potencialmente podría ser mayor al observado por nosotros cuando sólo había cobertura de cuatro y cinco años, porque en esta etapa hay menos madres que ya volvieron al mercado de trabajo “, agregó el especialista.

La maternidad afecta directamente el desarrollo económico de las mujeres. Las argentinas con hijos e hijas ganan un 16,8% menos que las que no tienen menores a cargo, según el informe mundial sobre salarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Además, a pesar de que ha aumentado considerablemente en los últimos años, el 44,4% de las mujeres con hijos/as se encuentra económicamente activa, mientras que en las mujeres sin hijos/as la participación laboral es de 55,6%, de acuerdo con un análisis de CIPPEC.

El tiempo y el trabajo

A pesar del aumento de la participación femenina en el mercado laboral, la división tradicional de las tareas domésticas y de cuidado, que recae principalmente en las mujeres, no ha sufrido grandes cambios.

Este fenómeno se puede ver en la Argentina cuando el 76,4% del trabajo doméstico no remunerado es realizado por mujeres frente a un 23,6% de varones, según la Encuesta sobre Trabajo No Remunerado y Uso del Tiempo realizado por el INDEC en 2013 (última disponible). Más específicamente, en el caso de cuidado de personas, un 31,1% de las mujeres dedican su tiempo a esta actividad mientras que sólo 16,8% de los varones hacen lo mismo.

¿Quiénes más se pueden ocupar de las tareas de cuidado? Shahra Razavi, coordinadora de investigación del programa de UNRISD sobre Género y Desarrollo, identifica cuatro sectores en su diamante de cuidado: el Estado, la comunidad, el mercado y la familia.

Frente a éste último, Magalí Brosio, economista y cofundadora del sitio Economía Femini(s)ta, destacó: “Es necesario que se contemple que los dos padres son responsables de la crianza de los niños y niñas (a menos que se trate de hogares monoparentales, en cuyo caso es fundamental pensar otras estrategias de inclusión). Comenzar a pensar a las tareas de cuidado como responsabilidad de todos quienes integran un hogar y no sólo de las mujeres es un paso fundamental para una mayor equidad no sólo dentro del mismo hogar sino también fuera, es decir en el mercado laboral“.

El Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), por su parte, señaló también otros actores como los sindicatos, las empresas, el ámbito comunitario y el Estado, que calificó como “actor central”, por su labor como “proveedor y regulador de la educación pública (de gestión estatal y privada), proveedor de programas de atención integral de niños y niñas, en contextos de pobreza, y regulador del empleo”.

El sector privado, por su parte, influye mediante las “acciones de conciliación” para equilibrar la inserción laboral y las responsabilidades de cuidado. Entre ellas se encuentran las obligaciones legales, como las licencias por maternidad/paternidad, y otras no estipuladas, como pueden ser la flexibilización horaria y el teletrabajo. Cabe destacar también que estas medidas en general son enfocadas en las mujeres, identificándolas equivocadamente como las únicas responsables del cuidado de los niños y niñas.

Las más vulnerables

El incremento de la participación laboral femenina en la región se está desacelerando, en especial “en el grupo de las mujeres casadas y pertenecientes a hogares vulnerables”, de acuerdo con un reciente informe del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas).

“En la mayoría de las familias latinoamericanas, las responsabilidades de cuidado de los niños/as y las tareas domésticas aún recaen desproporcionadamente sobre las mujeres, reduciendo su disponibilidad de tiempo para trabajar fuera del hogar. Por ejemplo, en el 85% de los hogares más pobres de la Argentina las mujeres son las principales responsables de las tareas del hogar, mientras que sólo el 43% de los hombres colaboran en dichos quehaceres”, señala el estudio.

La falta de respuestas a esta problemática genera situaciones que amenazan con perpetuar las desigualdades en las nuevas generaciones. Los autores, Leonardo Gasparini y Mariana Marchionni, destacan: “El aumento en la participación laboral femenina genera a su vez una mayor demanda de cuidado infantil, que el sector público satisface sólo en forma parcial, dando lugar a la aparición de una heterogénea oferta destinada a cubrir la demanda insatisfecha. Mientras que los niños/as de hogares de altos ingresos pueden acceder a instituciones privadas de alta calidad, los niños/as de hogares más pobres sólo tienen al alcance opciones de menor calidad, lo que significa menos oportunidades de cuidado y educativas desde edades tempranas”.

Esta nota es parte de un proyecto realizado gracias al apoyo del Howard G. Buffett Fund for Women Journalists

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *