Crédito: Wikimedia

¿Cuáles son los países y continentes que consumen más azúcar?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

En promedio, cada habitante del mundo consume unos 24 kilos de azúcar por año, aunque hay grandes diferencias entre países. Mirá cómo se ubican la Argentina y la región.

Pastelitos, facturas, galletitas dulces, golosinas, gaseosas y aguas saborizadas. Todo eso contribuye a que, por año, cada persona consuma 24 kilos de azúcar, de acuerdo con los datos que recopilan la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La información refiere al período 2012-2014, y ubica a América Latina y el Caribe como la región que más azúcar consume, al duplicar el promedio mundial (49 kilos). En el otro extremo, en África la cifra es de 17 kilos al año, y caen a 12 kilos si sólo se observa la parte subsahariana del continente.

De los países cuya información está desagregada, Brasil es el que mayor azúcar consume, con 67 kilos al año, territorio que a su vez es el mayor productor y exportador. Hay que destacar que el azúcar no sólo funciona como endulzante, sino que además se utiliza para la producción de etanol. La Argentina, por su parte, se acerca al promedio regional (44 kilos) y supera tanto a la media mundial como a las cantidades ingeridas en los países desarrollados que conforman la OCDE (35 kilos).

En 2002 la Organización Mundial de la Salud (OMS) empezó a recomendar que el consumo de azúcares debe “representar menos del 10% de la ingesta calórica total diaria”, unos 50 gramos al día (12 cucharadas de café) o 18 kilos al año. A partir de 2015, además, realiza una “recomendación condicional” (es decir, con menor certeza acerca de sus beneficios) para que “se reduzca aún más la ingesta de azúcares libres a menos del 5% de la ingesta calórica total”.

Las sugerencias de consumo de la OMS se vinculan con la prevención de problemas como la obesidad y la caries dental. “Se cree que la principal responsable de los aumentos de la diabetes y la obesidad son las azúcares de absorción rápida, que están en alimentos como golosinas, galletitas, gaseosas o aguas saborizadas, entre otros”, mencionó en este chequeo Daniel Lew, médico del Servicio de Medicina Familiar del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas Norberto Quirno (CEMIC).

Las Perspectivas Agrícolas 2014-2023 que realiza la FAO señalan que “se prevé que el consumo mundial de azúcar aumente cerca del 1,9% anual”, una desaceleración con respecto a la década previa, aumento “dominado por las regiones con déficit de azúcar en Asia y África”. Aún así, reconoce que “las preocupaciones derivadas de la salud, a menudo asociadas al consumo alto de azúcar, pueden afectar la demanda” a mediano plazo en distintos países.

donantes

4 Respuestas

  1. Martin Cohen dice:

    Totalmente irrelevante hablar del consumo de azúcar Y de los problemas de salud relacionados si no se va a discriminar el uso para la producción de etanol, ni se va a mencionar el uso de otros endulzares como el jarabe de maíz.

  2. Adrián dice:

    Seria interesante ver la relación entre consumo de azucares simples (azúcar, jarabe de maíz, etc) y los casos de diabetes no hereditaria.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *