La Argentina, el Club de París y el FMI

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Claves para entender qué anunció la Presidenta el lunes pasado, por cadena nacional.

La presidenta Cristina Fernández informó el lunes, a través de la cadena nacional, que el Club de Paris aceptó la propuesta argentina de renegociar la deuda, sin la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que permitiría salir del default declarado en diciembre de 2001. Aquí, algunos datos para comprender mejor el significado del anuncio.

¿Qué anunció la Presidenta?
Cristina Kirchner reveló que el pasado martes 9 de noviembre recibió una comunicación por parte del Club de París, en la que el organismo aceptaba iniciar las negociaciones para cancelar la deuda que mantiene el país con ese consorcio de naciones. Aunque la cifra exacta aún no fue establecida, se calcula que ronda los U$S 7700 millones, entre capital e intereses. Uno de los puntos más destacables -presentado como un triunfo por el Gobierno- es que las negociaciones no incluirán al FMI. El Club, generalmente, requiere que para refinanciar sus deudas, los países deudores estén vinculados a un programa del FMI. En el caso argentino se dan dos condiciones particulares: el país pagó la totalidad de su deuda con el FMI en los útimos años y, por lo tanto, no mantiene ya programa alguno con la institución. Lo curioso del caso es que tampoco lo necesita, porque las condiciones actuales y previstas de su sector externo, caída de su deuda neta y acumulación de reservas, harían que, en cierto modo, fuera absurdo que la Argentina entrara en un programa de crédito con el Fondo…, para pagar la deuda del Club de París.

Por otro lado la posición argentina en este caso es que, dado que sólo se asoció al FMI en septiembre de 1956, o sea cuatro meses después de la conformación del Club para tratar precisamente la deuda argentina, el Fondo Monetario Internacional nunca fue parte de sus acuerdos con el Club y, por lo tanto, el requerimiento de que mantenga un programa con el FMI debería ser flexibilizado o, directamente, descartado.

Justamente, la participación del FMI era el punto de mayor conflicto: el gobierno argentino exigía que el FMI no participara, mientras que el Club de París prevé su intervención como auditor como condición necesaria para llevar a cabo negociaciones formales.

Si no fuera entonces por las sospechas de que la razón real para evitar la auditoría del Fondo (artículo IV del acuerdo con el FMI) no es tanto un tema de eventuales condicionalidades -imposible ya de aplicar por la inexistencia de programa alguno-, sino por las dificultades de explicar ciertas cifras oficiales de la economía, la posición del gobierno argentino sería, ciertamente, razonable.

Cristina Fernández destacó, además, que este acuerdo le permitirá al país finalizar con el proceso de reordenamiento de la deuda externa, cuya suspensión -que hizo entrar a la Argentina en default- fue decidida por Adolfo Rodríguez Saá durante su fugaz presidencia de siete días en el turbulento diciembre de 2001.

¿Qué es el Club de París?
El Club de París es un consorcio integrado por 19 países acreedores  de deuda originada exclusivamente en transacciones comerciales, cuya función principal es coordinar formas de pago y renegociar en forma conjunta esos pasivos. Este foro informal, con sede en la capital francesa, está conformado por Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, los Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Rusia, Holanda, Reino Unido, Suecia y Suiza.

El 90% de la deuda argentina con ese organismo se encuentra repartida entre seis países: Japón, Holanda, Suiza, Estados Unidos y Alemania. El principal acreedor es Alemania, al que se le debe el 34,2% de la deuda.

¿Cuándo se inició la relación con la Argentina?
Con respecto a la relación entre la Argentina y el Club de París, la historia se remonta  1956, cuando se conformó el grupo como marco para renegociar la deuda comercial que en ese entonces sumaba U$S 500 millones y, así, evitar que la Argentina entrara en default.

Con el paso de los años, la deuda fue creciendo (durante las presidencias de Menem y De la Rúa aumentó en alrededor de un 40%) y las negociaciones quedaron congeladas en 2001, a partir del default.

El 2 de septiembre de 2008, Cristina Fernández anunció que el gobierno cancelaría totalmente la deuda por U$S 6706 millones con el Club de París. En ese momento, se informó además que el dinero saldría de las reservas de libre disponibilidad del Banco Central y que el pago sería en efectivo. De esta manera, el Gobierno evitaba la resistida auditoría del FMI. Luego, con la llegada de la crisis financiera internacional, el Gobierno postergó su decisión, y decidió preservar las reservas, que entonces alcanzaban los U$S 47.146 millones.   

¿Por qué el pago de la deuda no fue concretado antes?
Desde antes del comienzo de su gestión, la Presidenta subrayó que la vocación del gobierno argentino era terminar de saldar la deuda con el Club de París. Pero el problema era que el organismo había hecho saber reiteradamente que, en caso de no poder pagar el monto adeudado al contado o en un plazo breve, el país debía acordar un programa con el FMI que actúa en la práctica como auditor financiero para el Club.

El acuerdo anunciado en términos generales por la Presidenta sólo se refiere a la decisión de ambas partes de entablar negociaciones, que deberían culminar con la determinación del monto final de la deuda y los plazos de pago.

¿Cuáles son los próximos pasos a seguir?
Cristina Fernández no dio precisiones en este sentido, pero sugirió que la deuda sería saldada en su totalidad en los próximos años. Las variantes de acuerdo posibles van desde un pago único que hubiera hecho innecesaria la participación del FMI, hasta la concesión de varios años de repago. La Presidenta sólo especificó que será el ministro de Economía, Amado Boudou, el encargado de llevar a cabo los detalles de la negociación.

Si no fuera entonces por las sospechas de que la razón real para evitar la auditoría del Fondo (art IV del acuerdo con el FMI) no es tanto  un tema de condicionalidad, , imposible ya de aplicar por la inexistencia de programa alguno, sino por las dificultades de explicar ciertas cifras de la economía, la posición del gobierno argentino sería  ciertamente razonable.

donantes

3 Respuestas

  1. Rob dice:

    Veo que lo anunciado por la presidenta fue una mentira más de las tantas que dice, y la nota de ustedes está equivocada. NO hubo acuerdo alguno con el Club de Paris, lo habrá solo despues que Argentina acuerde un programa con el FMI. Incluso el Club exige el pago total de contado o a un muy corto plazo.

  2. ayde dice:

    YO HACE RATO UBIERA PAGADO TODA LA DEUDA DE LA ARGENTINA, Y HOY ESTARIA AYUDANDO A TODO EL PAIS Y LOS PAISES ATINOAMERICANOS.PREGUNTENLEN A LOS ALUMNOS DE PRIMARIA COMO SE HACE. EL PROBLEMA NO ES DEL PRESIDENTE O PRESIDENTA SINO DE LOS MINISTROS ,GOBERNADORES E INTENDENTES, SON TODOS BURROS.NO PIENSAN.JA-JA-JA.PERJUDICAN A TODO AMERICA Y EL PLANETA.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *