Crédito: Arturo Chomyszyn

Macri criticó la suba del empleo público: ¿cuál es el panorama actual?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El Presidente criticó en el CCK la suba de la cantidad de trabajadores estatales en algunas administraciones provinciales y dependencias específicas como la Biblioteca del Congreso de la Nación. ¿Qué muestran los datos?

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, se refirió durante su discurso en el Centro Cultural Kirchner (CCK) al aumento del empleo público y criticó su crecimiento desproporcionado. Puso como ejemplos algunos casos de administraciones provinciales, el Ministerio Público Fiscal y la Biblioteca del Congreso de la Nación. ¿Qué muestran los datos?

Entre 2003 y 2015, según datos de la Fundación FIEL, la cantidad de empleados públicos totales (nacionales, provinciales, municipales y de empresas públicas) pasó de 2,19 millones a 3,67 millones. Es decir que durante el kirchnerismo se registró un crecimiento de 1,48 millones de trabajadores.

Al respecto, Gonzalo Diéguez, director del Programa de Gestión Pública del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), mencionó a Chequeado que “el Estado creció, pero no solamente en cuanto al tamaño sino también a las funciones y los servicios que brinda”, ya sea haciéndose cargo de servicios que había tercerizado en concesionarios privados o aumentando el personal en áreas esenciales para la prestación de bienes públicos.

“Puede ser que tengamos más servicios que en las décadas anteriores; lo que seguro no pasa es que sean de mayor calidad”, relativizó Nuria Susmel, experta en mercado laboral de la consultora FIEL.

En 2016, el primer año de mandato de Macri, el número aumentó a 3,70, mientras que para este año la fundación proyecta que se registrará un descenso que llegará a 3,65 millones.

Durante el período 2003-2015 hubo un gran aumento de empleados públicos en empresas por diversas estatizaciones de, por ejemplo, AySA, Aerolíneas Argentinas, YPF y TBA, entre otras. Igualmente, la participación de este tipo de empleo público es minoritaria: subió del 1 al 3% durante el kirchnerismo.

La mayor parte del empleo público se localiza en los gobiernos provinciales, responsables no sólo de la administración sino también de actividades de Educación y Salud”, destacó Susmel en un estudio publicado en 2012. Las provincias (incluye a los tres poderes de cada provincia: Ejecutivo, Legislativo y Judicial) aportan entre el 60 y el 70% del trabajo estatal total del país, según si se toman los datos de FIEL o los últimos datos presentados por la Jefatura de Gabinete de la Nación en el Congreso, respectivamente.

Esta información de Jefatura de Gabinete muestra que en el último año hubo variaciones muy distintas según el nivel que se analice. En 2016 el empleo público dependiente de la Nación bajó un 0,2%, mientras que el provincial creció un 0,9% y el municipal aumentó un 2,4% (el total de los tres niveles tuvo una suba del 0,9%). En 2015 los tres niveles habían aumentado y el total había subido un 4,2 por ciento.

El Presidente también criticó la creación de empleo público en algunas dependencias específicas, como la Biblioteca del Congreso de la Nación y el Ministerio Público Fiscal.

Al mirar los datos presentados en los presupuestos nacionales, el empleo en la Biblioteca del Congreso efectivamente registró un fuerte aumento en la cantidad de cargos durante los gobiernos del kirchnerismo: pasó de 958 en 2003 a 1.558 en 2015. La mayor suba interanual (14%) se dio en 2014, bajo la Presidencia del Senado de Amado Boudou. Sin embargo, este número también aumentó durante la gestión de Cambiemos y el Presupuesto 2018 estipula 1.726 empleados (un 7% más que los presupuestados en 2016).

Para comparar, entre 2003 y 2015 la Biblioteca Nacional sólo aumentó en un empleado (pasó de 200 a 201), mientras que en el Presupuesto 2018 se redujo a 38 cargos.

Al ver los datos de la Procuración General de la Nación, también se ve un fuerte aumento: pasó de 2.160 empleados en 2003 a 4.888 en 2015. Igualmente, los aumentos más importantes se dieron entre 2004 y 2012, bajo la gestión de Esteban Righi, predecesor de Alejandra Gils Carbó.

Finalmente, como se explicó en esta nota, hay muchas maneras de entrar a trabajar en el Estado. Existen los puestos políticos, que exigen cierto nivel de confianza con las autoridades electas. En general, se trata del caso de los ministros, los secretarios y los subsecretarios, a cargo de definir las grandes líneas de las políticas públicas. Pero también existen cargos de dirección, que los especialistas señalan está previsto sean ocupados por perfiles más bien técnicos y a los que se accede a través de concursos.

Del total de funcionarios públicos que hoy ocupan estos puestos, el nuevo gobierno designó al 97% de manera transitoria “por criterios de confianza”, según el GPS del Estado, un relevamiento del Cippec y la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP). Igualmente, no se trata de algo nuevo. Al finalizar el gobierno anterior, en diciembre de 2015, el mismo relevamiento encontró que el 93% de la Alta Dirección Pública se encontraba designada de esta manera.

 

Esta nota contó con la colaboración de Lucía Gardel (@lugardel).

donantes

2 Respuestas

  1. Emiliano dice:

    200 empleados en la Biblioteca Nacional es un número imposible de creer. Y no me parece mal que sean más, la BNMM se encarga de muchisimas tareas, pero evidentemente están errando con ese dato. No estarán considerando a los monotributistas q son muchos u otro desliz (conozco la BNMM desde adentro). Es imposible q esa sea la cantidad de empleados en la Biblioteca Nacional. Lo único que logra ese dato es dejar mal parada a la Biblioteca del Congreso por su supesta superpoblación de empleados.
    También vi en algunos medios la comparación con otras bibliotecas del mundo. Pero mágicamente todos evitan comparar con la Library of Congress. ¿Será q tiene más? No lo se, se puede chequear. Como siempre está a mano la comparación con Norteamérica.
    Estaría bueno agregar el dato que la IFLA (International Federation of Library Associations) designó a la Biblioteca del Congreso de la Nación como sede de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe. Será q algo bien se hace ahí, ¿no?. Saludos, muy bueno el trabajo.

  2. Miguel Alberto Dominguez dice:

    Es un chiste, “Para comparar, entre 2003 y 2015 la Biblioteca Nacional sólo aumentó en un empleado (pasó de 200 a 201), mientras que en el Presupuesto 2018 se redujo a 38 cargos”, la Bibiliteca en el 2003 tenia unos 300 empleados y el 2015 tenia más de 1500, con el invento de un decreto se hizo ingresar a amigos de la unidad basica en bandadas. Por favor chequear.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *