Chequeado

Mujeres al frente de los bloques del Congreso: se ganó la batalla por la paridad pero resta la del poder

El principio de la década del ‘90 marcó el comienzo del triunfo de la batalla por el cupo femenino, que se terminó de concretar la madrugada del 23 noviembre de 2017, con la sanción de la ley de paridad de género. Pero pese a la conquista de lugares en las listas, a la dirigencia política femenina le queda una pelea por ganar: la ocupación de jefaturas de bloque que, a lo largo de la historia, estuvieron mayoritariamente en poder de los hombres en el Congreso de la Nación.

Desde la recuperación de la democracia sólo un puñado de mujeres fueron elegidas para conducir un bloque legislativo numeroso. Otras presidieron las bancadas de sus propios partidos o armaron monobloques.

El bloque de diputados más numeroso liderado por una mujer fue dirigido por la kirchnerista Juliana Di Tullio entre 2013 y 2015: sumaban 134, entre los 111 del Frente para la Victoria y los aliados. Cuando la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner la eligió para suceder a Agustín Rossi como jefa de bloque tenía 41 años. “Lo primero que me salió fue pensar que no iba a poder, por ese miedo que tenemos las mujeres de ocupar lugares de poder y por venir de un partido político que, como todos, tiene una estructura patriarcal”, dijo Di Tullio a Chequeado.

En su tarea, además de la ex presidenta, Di Tullio tuvo como aliada a otra mujer, la ex secretaria parlamentaria Teresa García. “El poder es un lugar de mucha soledad para las mujeres. En vez de criticarte políticamente, señalan cómo hablás, tu tono de voz, si te pintás”, reflexionó.

En 2013, en Diputados había otras presidentas de bloque, aunque de estructuras más pequeñas. Desde 2009, Margarita Stolbizer conducía la bancada de su propio partido, el GEN, que tenía cinco diputados. La neuquina Alicia Comelli presidía, desde 2008, el espacio del Movimiento Popular Neuquino (MPN), compuesto por tres legisladores. El MPN tiene una fuerte tradición en el respeto del cupo femenino.

El Partido Socialista puso al mando de su bloque a tres mujeres. En 2008, Silvia Augsburger condujo a 10 diputados. Dos años después, Mónica Fein, presidió una bancada de seis legisladores. En 2015, asumió la jefatura de la bancada Alicia Ciciliani.

Al frente del bloque de su propio partido, la Coalición Cívica, también estuvo en varias oportunidades -y en la actualidad- Elisa Carrió. Entre 2009 y 2011, el espacio tuvo 19 diputados. Desde 2017 tiene 10. Un bloque más numeroso es el que lidera Graciela Camaño, del Frente Renovador, que hoy tiene 17 diputados y tuvo 23 hasta el 10 de diciembre. Camaño y Carrió son dos de las diputadas más experimentadas del Congreso.

Entre 2015 y 2017, Camaño compartió interbloque con Claudia Rucci, presidenta de la bancada de Unidos por Una Nueva Argentina, de seis diputados, que respondía al ex gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota.

En el Senado, la senadora del PRO Laura Rodríguez Machado fue la mujer que más legisladores lideró: fueron seis, entre 2015 y 2017. “Me propuse yo misma como presidenta del bloque. Consideré que correspondía, porque Córdoba fue la provincia que le dio el triunfo al presidente Mauricio Macri y yo encabezaba la boleta”, dijo a este medio. Para la cordobesa, si no hubiera sido por su iniciativa, “hubieran buscado primero a un hombre para ese puesto”.

En la actualidad, sólo dos mujeres lideran bloques de más de un integrante en la Cámara alta. Ada Rosa Del Valle Itúrrez de Cappellini preside la bancada del Frente Cívico por Santiago, que también integra Blanca Porcel de Riccobelli. Las dos se presentan con sus apellidos de casada. En tanto, Magdalena Solari Quintana lidera el Bloque Misiones, del que forma parte el ex gobernador de esa provincia, Maurice Closs.

La Cámara alta es tierra difícil de conquistar. En 1983 había solo tres senadoras mujeres: Liliana Gurdulich de Correa (PJ-Santa Fe), Margarita Malharro de Torres (UCR-Mendoza) y Olijela del Valle Rivas (PJ-Tucumán). Fue una jugada parlamentaria de Malharro de Torres, en sociedad con Gurdulich, lo que terminó en la aprobación del cupo femenino, el 20 de septiembre de 1990, bajo la mirada atónita de los hombres, sorprendidos con el tema en plena sesión.

En 1973, las senadoras también eran tres, Martha Minichelli de Costanzo (Río Negro), Leni Rosa del Valle González (Formosa) y Yamili Barbora de Nasif (Santa Fe), todas peronistas. En Diputados 21 eran mujeres. En los registros de la Secretaría Parlamentaria se destaca la actividad de Silvana Rota, entonces secretaria general del Partido Peronista Femenino. Veinte años antes, en 1952, habían resultados electas seis senadoras y 23 diputadas. En la actualidad, hay 31 senadoras y 99 diputadas mujeres.