Imagen: Min. de Salud de Neuquén

#NiUnaMenos: el 77% de las mujeres aseguraron haber sufrido violencia obstétrica

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El dato surge del primer Índice Nacional de Violencia Machista que analiza en detalle las formas de violencia hacia las mujeres y mujeres trans. Las cifras de la encuesta que recogió más de 59 mil testimonios en todo el país se presentan hoy.

“El 97% de las mujeres y mujeres trans ha sufrido al menos una vez una situación de acoso en espacios públicos y privados, lo que refleja la enorme dimensión de la violencia machista”. El dato es una de las principales conclusiones del 1° Índice Nacional de Violencia Machista impulsado por #NiUnaMenos, el colectivo que realizó la primera marcha al Congreso en 2015, y que hoy presentará todos los resultados de la encuesta contestada por más de 59 mil mujeres que se hizo a nivel nacional principalmente en forma online.

Pero, en el marco de las distintas formas de violencia machista que recogió la encuesta, hay una en particular que comenzó a ser visibilizada en los últimos tiempos: la violencia obstétrica. Según la Ley de Protección Integral de las Mujeres, la violencia de este tipo es definida como “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales”.

Los resultados de este primer índice nacional que se pueden ver en el sitio www.contalaviolenciamachista.com muestran que más del 77% de las mujeres aseguraron haber sufrido al menos una situación de violencia obstétrica, entre las que se destacan que el personal médico trató a la mujer “con sobrenombres o diminutivos” como si fuera incapaz de entender el proceso del parto o que la atención de los médicos en ese momento la hizo sentir “vulnerable, culpable o insegura”.

Los índices más altos se registran entre las entrevistadas de Tierra del Fuego, Misiones, Santiago del Estero, y edades de 14 a 17 años”, destaca el informe de #NiUnaMenos.

Existe mucha resistencia de los médicos con respecto al tema de la violencia obstétrica. Se sienten incómodos porque sienten que se ponen en cuestión sus conocimientos y sus prácticas”, explicó a Chequeado Ramiro de la Peña, abogado de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires vinculado con la temática de violencia obstétrica.

En este sentido, un informe realizado en base a cinco mil respuestas reportadas en un formulario online del Observatorio de Violencia Obstétrica, creado por la ONG “Agrupación Las Casildas”, denuncia que en la Argentina muchas de las prácticas utilizadas durante el parto presentan un aumento con respecto a lo que es considerado habitual para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por citar un ejemplo: mientras la OMS considera que el estándar para la utilización de la oxitocina (droga que produce que las contracciones sean más frecuentes e intensas) es de una cada diez mujeres, 6,4 de cada 10 mujeres en nuestro país aseguraron en la encuesta de Las Casildas que les administraron la droga para conducir o acelerar el parto.

Por otro lado, según la misma encuesta, a seis de cada diez mujeres se les practicó una episiotomía y, de ese total, 8,5 de cada 10 eran madres primerizas. La episiotomía es una práctica médica en la que a la mujer se le realiza un corte en el periné para que pueda parir vaginalmente a su bebé, y es considerada una mutilación genital por la OMS cuando se estima que es innecesaria.

El maltrato verbal es otra forma de violencia obstétrica. Más de la mitad de las mujeres encuestadas, tanto en el informe de Las Casildas como en el Índice Nacional, aseguraron que el personal médico se dirigió a ellas con términos diminutivos o sobrenombres como “mamita” o “nena”.

Otra de las formas más habituales de violencia obstétrica es la falta de información que se les da a las mujeres sobre las prácticas médicas que les realizan tanto a la mujer en situación de parto como a su bebé o el no pedido de autorización para la realización de las mismas. Según Las Casildas, esto le ocurrió a 7 de cada 10 mujeres cuando les rompieron artificialmente la bolsa, mientras que para la práctica de una episiotomía a 8 de cada 10.

Además de los dos casos ya mencionados, en los resultados del 1° Índice Nacional de Violencia Machista las otras formas de violencia obstétrica que se registraron fueron: que el personal respondía de mala manera, que no le permitió a la mujer tener contacto con su hijo una vez nacido, que la obligaron “a permanecer acostada boca arriba” o que la criticó “por llorar o gritar del dolor” al atravesar la experiencia.

“Va a llevar tiempo erradicar la violencia obstétrica, que al ser violencia de género lleva mucho tiempo instalada en la sociedad”, explicó a Chequeado Catalina Gerasi, directora del Comité Científico de la Asociación Obstétrica Argentina. ‘’Sin embargo, no podemos decir que todas las parteras y las obstétricas sean violentas. Existe gente violenta en todos los rubros’’, agregó.

De la Peña destacó a este medio que en la Defensoría recibieron “más denuncias de mujeres atendidas en clínicas privadas que mujeres atendidas en hospitales del sector público”. Y concluyó: “Las personas que acceden a las cuestiones difundidas sobre el parto humanizado en general tienen acceso a internet o a otras formas de difusión. Las personas de más bajos recursos quizás no cuestionan las decisiones del médico”.

donantes

20 Respuestas

  1. Ale dice:

    Yo tuve por cesárea porque había roto bolsa y había meconio. Tenía solamente 4 de dilatación, el bebé estaba muy arriba (la panza estaba alta). No quería poner en riesgo a mi bebé si esperaba dilatar para un parto natural.
    Luego de la cesárea, me dejaron en un pasillo y a mi bebé dentrondel quirófano mientras unas muchachas limpiaban (como si limpiaran una casa, con un bebé recién nacido). Les pedía a las enfermeras tener a mi bebé conmigo mientras esperábamos que nos llevaran a una habitación pero me lo negaban todas las veces que lo pedí.
    Luego de dejarme en la habitación con el gordo, las enfermeras me dejaron desde las 11 hasta las 17 sin higienizarme. Estaba en la cama, con las sábanas ensangrentadas, dándole la teta al gordo. Mi marido fue muchas veces a reclamarles que vinieran y no lo hacían. Tuvo que hablar con la supervisora y a los 5 segundos vinieron. ojo, no fue gratis, después me tuve que morfar el maltrato de la enfermera.
    Y todo esto fue en un sanatorio privado…

    • Oscar dice:

      Cuando se manifiesta este tipo de denuncia pública, sin decir donde ocurrió el hecho deja muchas dudas. No se debiera mencionar el lugar, los profesionales que la atendieron y la fecha en que sucedió. De esta forma se procurara que no vuelva a suceder.

  2. Martin dice:

    NO dice como se obtuvo la muestra, cómo saber si ese porcentaje es representativo de la poblacion de mujeres de argentina o si está sesgado y muestrearon principalmente mujeres victimas de violencia.

    • Ayelen dice:

      De hecho está sesgado porque en general respondieron mujeres que saben que esto existe (por haberla sufrido o no) y que han buscado alternativas en donde la violencia no se ejerce comunmente como en ciertas instituciones o en partos domiciliarios. Yo diría que en la realidad sin sesgar el problema es mayor

    • Ani dice:

      La encuesta estuvo dirigida a mujeres en general.
      Yo la hice: era muy exhaustiva y estaba bien formulada. Se difundió mucho su realización. Calculo que​ debe ser más representativa que una preguntita por teléfono, no?

  3. Lucia dice:

    Entiendo lo que es maltrato, yo misma lo padecí ¿ pero quejarse por los diminutivos ?? es una forma cariñosa de dar apoyo , considero que ahí ya se pasaron de la raya

    • Cecilia dice:

      En el resultado de la encuesta se ve reflejado como la “infantilizacion” de la mujer en situación de parto genera malestar. Ni chiquita, ni mamita somos mujeres adultas en estado de vulnerabilidad momentánea quienes afortunadamente tenemos un nombre

    • Germán dice:

      Totalmente de acuerdo. En Argentina el diminutivo es sinónimo de cortesía. Puede no gustarle a la madre que le digan así, pero eso no implica violencia de parte de los profesionales.

  4. Fernanda dice:

    Yo sufrí violencia obterica en mi primer y único parto. Fue una experiencia horrible. Esperaba algo lindo, tenía la cámara preparada para captar los bellos momentos que creo que sucedería, pero todo se torno feo. Sufri desprecio, burla, se negaban a ayudarme, me subí sola a la camilla y comencé a pujar (pero era algo involuntatio) ellas no me daban pelota, se pasaban música con el celular hasta que una de digno y se puso los guantes y le dijo a la otra ya está lista. Pero hasta ese momento mis contracciones y el dolor pararon, mi hijo ya no pedía salir. Tuvieron que hacerme presión dos personas ( un hombre y una mujer) para que saliera mi hijo mientras yo sacaba fuerzas, mis propias fuerzas de donde no tenía, porque mi organismo ya no mandaba contracciones. Luego me cortaron el Perine y al fin salio. Era azul o quizás ya negro el color de piel de mi hijo, vi como lo reanimaban a mi hijo y no respondía, “1-2-3, ahora” escuche tres veces eso y todo vi con mi cabeza inclinada hacia donde estaba mi hijo miemtras a mi me suturaban el corte, hasta que escuche un quejidito y la enfermera que entró luego que llamaron a un medico de Neo, se lo llevo corriendo. En ese momento quede sola, con los obtetras que no me ayudaron a bajar de la camilla, sólo me pusieron una silla de ruedas al costado. Baje, me senté dolorida y sin ayuda y me dejaron en la habitación. A mi hijo lo conocí 3 horas después por foto y pude tocarlo al otro día a las 8 de la mañana.
    Lo único que quedó captado en la cámara fue mi hijo con sondas por la nariz, la boca y una aguja en su pie. También la adulteración de docuementacion que hizo la obtetra que me atendió en poner que mi hijo no recibió reanimación, oxígeno, etc…sello y firmó.
    Gracias a Dios mi hijo hoy está vivo y sano,sólo tuve que hacer un par de meses de estimulación.

    • Anahi Morales dice:

      Fernanda: hiciste la denuncia correspondiente? Porque sino esta situacion va a seguir pasando. Si creo en la encuesta. Y como madre de tres chicos, te digo, que es cotidiano este tipo de tratos a las mujeres embarazadas. He escuchado a una compañera de habitacion que le digan ” si te gusto cog… ahora bancatelo”. Muy lamentable todo.

    • Andres dice:

      Pero eso mas que violencia de genero es mala praxis. Tendrías que haberlos denunciado

  5. Gabriel dice:

    Esto no es para nada serio, no respeta el Método científico. La encuesta es sesgada porque está realizada por una organización que ya tiene una idea formada. Estas encuestas deben ser hechas por ONG independientes a la temática y tener control por oposición. Es gravisimo que luego hagan leyes en base a estas encuestas

  6. Juana dice:

    No entiendo por que “Violencia Machista” si en general quienes atienden en los partos son otras mujeres. Tenemos 2 nenas y en ambos casos vivimos alguno de los casos que se comentan acá siendo todas mujeres la obstetra, la partera y las enfermeras. En ambas oportunidades el mejor trato fue el de los hombres, especialmente el anestesista.

    • R dice:

      Juana, el machismo no es exclusivo del hombre, hay muchas mujeres machista a, al igual que por suerte hay muchos hombres feministas.

      • Juana dice:

        No me entendiste entonces, esto lo podemos llamar “violencia psicológica” si querés pero no “violencia machista” porque el machismo no tiene nada que ver. ¿¿Estamos hablando de mujeres que se sienten violentadas por el trato recibido y por eso es automáticamente “violencia machista”?? Estamos de acuerdo que le machismo no es bueno pero tampoco es para echarle la culpa de todo.

  7. Sandra dice:

    Yo trabajo en neonatologia… si bien parto se encarga de la madre nosotros del recien nacido… por ende a veces me toca presenciar partos. Siempre vi a las parteras y obtetras predispuestas.. en algunas ocaciones la mujer no sufre y su parto es hermoso en otros el por el dolor es insoportable a tal punto q cuando el bebe esta coronando cierran las piernas y ocaciona q su bebe tenga falta de oxigeno… lo q hace q muchas veces termine en neo.. por falta de colaboracion de parte de la madre.. otras te insultan o te hsgarran la mano como si fuera un trapo… yo se q la violencia obtetrica existe . Pero tambien hay obtetras .parteras enfermeras buenas… lo q si estoy muy Segura q falta mucha educacion . Como cursos de partos. Controles prenatales. Y lactancia materna.. a veces no saben ni como amamantar a su bebe cuando hay 9 meses de gestacion para prepararse…. y otras no lo quieren poner a pecho . Como enfermeras tenemos mas de un paciente y como hacemos si las madres no colaboran. obvio no todas las madres son asi.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *