Flickr Crédito: Flickr

¿Por qué es importante modificar el sistema de licencias por maternidad y paternidad?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Uno de cada dos trabajadores no acceden a este beneficio laboral, y los informales, monotributistas y autónomos directamente, no gozan de este derecho. Tres objetivos que se lograrían si se reconfigurara el esquema actual.

En la Argentina sólo uno de cada dos trabajadores que son padres o madres puede acceder a una licencia por maternidad o paternidad. Y, los que acceden, lo hacen de forma diferenciada, dependiendo de su categoría ocupacional en el mercado laboral. Por su parte, todos los trabajadores informales, monotributistas y autónomos, que representan a la mitad de los trabajadores, no pueden acceder a ningún tipo de licencias.

En el país existen tres tipos de licencia. Las de maternidad son las que se otorgan a la madre en el período inmediatamente anterior y posterior al parto; las de paternidad son las que se dan a los padres después de acreditar el nacimiento de un hijo; y las familiares sirven para que cualquiera de los dos padres pueda tomarse determinada cantidad de días para atender cuestiones de cuidado específicas.

Ante el poco acceso a las licencias, un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) propone un esquema universal con mayor ampliación de las licencias y que promueva la coparentalidad, donde todos los padres y las madres compartan responsabilidades de cuidado.

Grafico

Fuente: Cippec.

Esta reconfiguración del actual esquema de licencias puede lograr tres objetivos claves para la Argentina:

-En primer lugar, contribuir a una mejor conciliación de la vida productiva con la reproductiva de las familias. Las licencias permiten a los trabajadores liberar “tiempo” del empleo remunerado para destinarlo a la crianza. Esto es fundamental para revertir la situación en la que nos encontramos hoy: el ingreso masivo de las mujeres en el mercado laboral no fue acompañado con una división más equitativa de las tareas dentro de los hogares (lo que se conoce como la “revolución estancada”). Tampoco se propiciaron políticas que garanticen el cuidado de los segmentos poblacionales dependientes: niños, adultos mayores y personas con discapacidad. Esta situación actualmente recae en los hombros de las mujeres, quienes dedican casi el doble de tiempo que los varones a las tareas no remuneradas de cuidado.

-En segundo lugar, las licencias contribuyen al desarrollo infantil. Está demostrado desde las neurociencias que este tipo de políticas tiene un impacto importante sobre el bienestar de los recién nacidos durante sus primeros meses de vida, al contar con referentes de apego estables. Además, la evidencia sugiere que este desarrollo es todavía mayor si el bebé está acompañado por el padre y la madre (o las diversas configuraciones de familias que puedan existir), ya que al haber dos adultos se reparten mejor las tareas y se disminuyen los niveles de stress. Esto genera, por ejemplo, que la lactancia materna sea más exitosa y duradera.

Finalmente, promover un esquema de correspondencia familiar y estatal permitirá debilitar la concepción errónea de que “las mujeres cuestan más” a la hora de contratar a un empleado. Al extender las licencias por paternidad se equipararía este sesgo y se revertiría la discriminación por género en el mercado de trabajo. Esto contribuiría a una mayor y mejor inserción laboral de las mujeres, situación en la que Argentina muestra un grave déficit a pesar de los avances realizados.

Para más información sobre el tema, ver: “Cuánto tiempo de licencia paga por maternidad cada país”

 

* Directora del Programa de Protección Social de Cippec.

donantes

5 Respuestas

  1. Constanza Setrini dice:

    La máxima paterna debería ser igual a la materna. Puede la madre no estar en condiciones de cuidar un niño durante más de tres meses de forma obligatoria, y además, equipararía derechos y obligaciones en las responsabilidades parentales.

  2. nati dice:

    Pensé que sería una propuesta súper revolucionaria y resulta que para los padres ofrecen 15 días??? Malísimo
    Si nos quejamos porque la responsabilidad recae siempre sobre las madres, la licencia debería ser muchísimo mayor a15 días

  3. Elio dice:

    Sí, no es muy revolucionario ni igualador un esquema que le da a la madre entre 3 y 6 veces más días que al padre. Pero está bueno que se hable de esto. Extender aún más las licencias por maternidad puede causar más problemas que beneficios para la inserción de la mujer en el trabajo.

  4. waisman mónica dice:

    98 dìas de licencia por maternidad es muy pòco; y si a eso se suma la falta de suficientes jardines maternales, la falta de espacios “amigos”, donde la madre que se reintegra al trabajo remunerado pueda extraer y guardar su leche en condiciones de higiene adecuadas,, el resultado es la dificultad de las madres trabajadoras para mantener su lactancia al terminar su breve licencia por maternidad

  5. Alejandro dice:

    La licencia debería ser tanto para padres o madres la misma, con esto, se pondría en igualdad de condiciones a los trabajadores.
    Un empleador no tendría predilección masculina al contratar empleados. (como realmente pasa hoy por este tipo de situaciones)

    Estará en los padres y madres ver como usan este tipo de licencia para que no se superponga.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *