Ministerio Público Fiscal Crédito: Ministerio Público Fiscal

Quién es Enrique Senestrari, el fiscal electoral que no podrá intervenir en las causas sobre el PRO

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El fiscal federal con competencia electoral de Córdoba fue apartado de todas las causas en las que intervenga el partido del Presidente. Un repaso por sus antecedentes.

Enrique Senestrari es el fiscal federal con competencia electoral de Córdoba, pero desde esta semana deberá abstenerse de actuar en todas las causas en las que intervenga el PRO. Así lo resolvió la Justicia Federal de Córdoba ante un pedido de recusación de la fuerza que a nivel nacional lidera el presidente de la Nación, Mauricio Macri. Según el fallo, en adelante deberá intervenir el titular de la Fiscalía federal N° 2, Gustavo Vidal Lascano.

Los apoderados provinciales del PRO pidieron el apartamiento de Senestrari a raíz de declaraciones del fiscal que generaron polémica. En un programa de radio y en referencia a la crisis política de Brasil, el fiscal dijo: “Yo lo digo sin ningún tipo de cargo de conciencia. Ojalá se termine de caer el gobierno de [Michel] Temer y llamen a elecciones y ojalá que eso permita que de nuevo la sociedad pueda ver una esperanza, ver un político que quiera a la gente y que no la engañe”. Y, consultado sobre una posible caída del gobierno de Macri, agregó: “A Macri y a todos los políticos que están haciendo estas cosas”.

Tras la denuncia del PRO, Senestrari explicó que sus referencias a caídas de gobiernos democráticos “fueron exclusivamente dirigidas a la figura del gobierno de la República Federativa del Brasil”, y que las autoridades del partido “no han invocado un solo acto funcional que refleje pérdida de objetividad”. Tras su apartamiento, el fiscal anunció que apelará la decisión judicial.

Pero, ¿quién es este fiscal?

La Fiscalía Federal N° 1 de Córdoba es la que tiene competencia electoral en toda la provincia. Senestrari es su titular desde abril de 2006, pero trabaja en esa Fiscalía desde hace más de dos décadas. Fue secretario letrado del ex fiscal federal Carlos Torres, quien falleció en noviembre de 2003 en un accidente automovilístico. En junio de 2004, con la Fiscalía vacante, Senestrari fue nombrado subrogante por el entonces procurador general de la Nación, Nicolás Becerra, y dos años más tarde obtuvo la titularidad del cargo por concurso.

Se desempeñó, además, como fiscal subrogante ante la Cámara Federal de Córdoba y desde marzo de 2014 es fiscal coordinador del distrito Córdoba, un cargo creado en 2013 por la procuradora general, Alejandra Gils Carbó.

Como fiscal electoral promovió una investigación contra el partido Unión por Córdoba (UpC), que lidera el ex gobernador José Manuel De la Sota, por el financiamiento de la campaña para las elecciones legislativas de 2009. Senestrari denunció que empresarios concesionarios de servicios públicos habían aportado dinero directa e indirectamente al partido del entonces gobernador, algo prohibido por la Ley de Financiamiento Electoral. La Cámara Nacional Electoral convalidó el criterio del fiscal respecto a que había aportes encubiertos de empresas a través de sus principales directivos y gerentes (ver esta nota).

El juez federal con competencia electoral Ricardo Bustos Fierro, el mismo que esta semana lo apartó de las causas del PRO, archivó la investigación iniciada por Senestrari. Sin embargo, hace un mes la Cámara le ordenó al juez reabrir la investigación y citar a declarar a los empresarios aportantes.

Además, desde su Fiscalía instruyó dos causas resonantes de la provincia. Por un lado, el caso conocido como CBI Cordubensis. Se trata de una financiera que quebró en febrero de 2014 y que no tenía autorización del Banco Central de la República Argentina (BCRA) para operar como intermediaria. La causa se inició cuando el vicepresidente de la financiera, Jorge Suau, apareció muerto en una camioneta en Alta Gracia. El empresario dejó una carta en la que denunciaba a funcionarios, empresarios y sindicalistas que operaban con esta financiera. Hay 23 procesados en este expediente.

También fue el fiscal Senestrari quien llevó a cabo una investigación sobre narcotráfico que involucró a la Policía de la Provincia de Córdoba. La causa también se inició con una muerte: Juan Alós, oficial de la división Drogas Peligrosas de la Policía cordobesa, apareció muerto en un auto, con un disparo en la cabeza, también en Alta Gracia.

La causa, que comenzó como un simple homicidio, pasó a la Justicia Federal en 2014 por orden de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y el caso cayó en la Fiscalía de Senestrari. La investigación provocó la renuncia del ministro de Seguridad provincial, Alejo Paredes; del jefe de Policía, Ramón Frías, y de la cúpula de la división Drogas Peligrosas. Fueron enviados a juicio siete policías de la División (entre ellos, el ex jefe), de los cuales cinco fueron condenados y dos absueltos.

Senestrari tiene 54 años y se recibió de abogado en 1989 en la Universidad Nacional de Córdoba. “Es un fiscal de carrera pero no viene de familia judicial”, señaló a Chequeado el fiscal cordobés Carlos Gonella, quien desde la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) trabajó con Senestrari en el caso CBI. Su hijo trabajó también en la Justicia Federal de Córdoba, según Senestrari reconoció en una entrevista.

En su última declaración jurada declaró una casa de 750 metros cuadrados en la ciudad de Córdoba, valuada en casi $400 mil; un auto y ahorros por 420 mil pesos. Además, declaró deudas (hipotecarias y personales) por más de 600 mil pesos.

Senestrari es miembro de la agrupación Justicia Legítima, entre cuyos integrantes se destaca la procuradora Gils Carbó. Su declaración sobre Macri no fue la primera que generó controversia sobre el actual Gobierno nacional. En octubre de 2016 respondió por Twitter a una frase del ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano. “El garantismo de Zaffaroni le ha hecho mucho mal a la justicia penal argentina”, había señalado el Ministro. “Que se lave la boca”, escribió por la misma red social Senestrari.

donantes

2 Respuestas

  1. PAOLO dice:

    O sea, bajo este criterio, no deberia hacerse lo mismo con Laura Alonso en la oficina «Anti Corrupción»? después de tantos dichos parciales de la encargada sobre el presidente. Déjense de joder muchachos del PRO.

  2. victor a zoilo dice:

    Es difícil el manejo de aportes a las campañas, para mi la solución sería que quoen decida aportar a la campaña de algún partifo, tiene que renunciar al secreto bancario sobre sus cuentas y designar una persona que se responsabilice de y rinda todos los gastos de campaña, harto complicada si es un monopolio quien encabece un partido.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *