Imagen: Flickr | Cc: Pablo Dodda

Menos de la mitad de los argentinos leyó al menos un libro en 2017

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Ayer se inauguró la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires y se espera que miles de personas se acerquen a La Rural para ver y comprar libros, y participar de actividades culturales. Pero, ¿cuánto leemos los argentinos?

De acuerdo con la última encuesta del Ministerio de Cultura de la Nación, “mientras que la lectura en general -que incluye libros, diarios, revistas y blogs; en papel o internet- mantuvo valores estables entre 2013 y 2017, la lectura de libros experimentó un notable descenso”. En 2013, año en que se hizo la encuesta anterior, un 57% de la población había leído al menos un libro, mientras que en 2017 ese porcentaje bajó al 44 por ciento.

La caída se dió en todos los niveles socioeconómicos aunque en mayor medida en el nivel más bajo. Además, se pueden observar grandes diferencias entre los distintos estratos: mientras que el 22% del nivel socioeconómico bajo leyó al menos un libro en 2017, en el nivel más alto ese porcentaje asciende al 76 por ciento.

Por su parte, casi el 30% de los encuestados afirmó que no lee libros y el 26% respondió que antes leía, pero que ahora no lo hace. Entre los motivos, el más mencionado es la falta de interés seguido por la falta de tiempo.

Según destaca el informe del Ministerio, “en la Argentina la lectura es una práctica muy asociada a la educación, ya que siete de cada 10 jóvenes de entre 12 y 17 años leyeron al menos un libro durante 2017”. Sin embargo, cuando se analiza la cantidad de libros leídos per cápita (incluyendo a los no lectores), el promedio anual pasó de 3 libros en 2013 a 1,5 en 2017.

Respecto del formato, la mayoría de los lectores elige el soporte papel y sólo un 10% de los entrevistados lee en formato digital. Entre estos últimos la mayoría lee libros en la pantalla de la computadora. El estudio señala a la nuevas tecnologías como las principales responsables del descenso en la lectura de libros, algo que se repite en otros consumos culturales, como la asistencia al cine o la compra de discos físicos de música.

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *