Crédito: Flickr I María Abad - CC

¿Los avestruces esconden la cabeza en la arena?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

“No escondas la cabeza como el avestruz”, solemos decirle a aquel (o aquella) que escapa a los problemas. Sin embargo, la idea de que este animal refugia la cabeza debajo de la tierra frente a situaciones peligrosas no es más que un mito.

Pobres avestruces. ¿Acaso son reconocidos por ser las aves más pesadas que existen? No ¿Por poner los huevos más grandes entre sus congéneres? Tampoco ¿Por ser grandes corredores? Menos. Estos simpáticos animalitos han sido condenados a pasar a la historia como unos cobardes. “No escondas la cabeza como el avestruz”, solemos decirle a aquel (o aquella) que esquiva las confrontaciones, rehúye ante las responsabilidades o escapa de los problemas. ¡Qué error! ¡Qué atropello! La idea de que el avestruz esconde la cabeza debajo de la tierra frente a situaciones peligrosas no es más que un mito.

La raíz histórica

Muchos historiadores concuerdan en que el mito de que los avestruces esconden la cabeza en la arena comenzó con un gran pensador romano, Plinio el Viejo (23-79 d.C.), quien escribió una de las primeras enciclopedias. Su Historia Natural, en 37 libros, fue un notable intento de resumir todo el conocimiento conocido por los romanos. En el libro diez, capítulo uno, escribe: “Ellos (los avestruces) imaginan que cuando han escondido su cabeza y su cuello dentro de un arbusto, todo su cuerpo está oculto”. Es posible que esta idea se haya sostenido y amplificado a partir de la observación del comportamiento de los avestruces en diferentes situaciones.

Cerca del suelo

Si observáramos avestruces habitualmente, notaríamos que hay ciertos comportamientos que podrían reforzar el mito de la cabeza enterrada. Lo primero que debemos considerar es que estas aves tienen cabezas pequeñas en relación con el tamaño de su cuerpo. Por lo tanto, cuando acercan sus cabezas al suelo, desde la distancia, puede dar la impresión de que “desaparecen”. Y resulta ser que los avestruces pasan mucho tiempo con sus cabezas cerca de la arena.

Por un lado, cuando se alimentan, a veces colocan la cabeza en el suelo para tragar piedritas. El objetivo de estos gastrolitos es colaborar con el triturado de los alimentos en la vía digestiva, en particular en aquellos animales que no tienen un set de dientes adecuados.

Por otra parte, los avestruces mantienen sus huevos en agujeros en la arena y deben girarlos usando sus picos durante la incubación para evitar, entre otras cuestiones, el sobrecalentamiento (ver acá y acá). Cavar el agujero, colocar los huevos y girarlos, puede ser confundido con un intento de enterrar sus cabezas en la arena.

¿Y no será que realmente esconden la cabeza pero solamente cuando se asustan? Cuando los avestruces se enfrentan a una situación de peligro suelen optar por huir, algo que pueden lograr con facilidad porque son grandes corredores, capaces de superar los 60 km/h.

Pero cuando un avestruz percibe el peligro y no puede huir, se echa al suelo y permanece inmóvil, con la cabeza y el cuello lo más plano y estirado posible frente a él. Debido a que la cabeza y el cuello son ligeramente coloreados, se confunden con la tierra y, desde la distancia, parece que el avestruz ha enterrado su cabeza en la arena porque sólo el cuerpo es visible. De esa forma, buscan mimetizarse con los arbustos cercanos y confundir a sus depredadores.

También hacen esto cuando empollan sus huevos para proteger el nido. Las hembras, con plumaje gris, cuidan a los huevos durante el día y los machos, que tienen el plumaje negro, habitualmente se encargan del cuidado de los huevos por la noche.

Si, pese a los esfuerzos, no pueden huir ni logran pasar desapercibidos siempre pueden confiar en sus enormes patas, capaces de lastimar bastante a sus oponentes. Contrariamente a su injusta reputación, a la hora de defender a sus pichones los avestruces son feroces y no temen enfrentar a sus depredadores.

¡Ningunos cobardes resultaron ser!

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *