donantes

Buzon de los lectores

Si vio una cita, una nota, un dicho que le pareció engañoso: envíenos sus comentarios.

 

Personajes Imagenes

Axel Kicillof Daniel Scioli Esteban Bullrich Grupo Clarín Hermes Binner Hugo Yasky Jorge Capitanich Julio Cobos Margarita Stolbizer Mauricio Macri Sergio Massa Tiempo Argentino

news

Reciba las noticias de Chequeado.com en su e-mail

nuestrascalificaciones

Verdadero
La afimación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Verdadero +
En el caso de afirmaciones apoyadas en datos numéricos, los encontrados no sólo ratifican sino que refuerzan lo expresado.

Verdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles , pero omite algún elemento del tema o su contexto.

discutible
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.

Apresurado
La afirmación podría ser verdadera, pero es resultado de una proyección y no de un dato objetivo de la realidad.

Exagerado
La afirmación no es estrictamente cierta pero sí lo es el concepto o tendencia al que se alude.

Engañoso
La afirmación puede coincidir parcialmente con ciertos datos, pero intencionalmente o no, ha sido manipulada para generar un mensaje en particular.

Insostenible
La afirmación surge de investigaciones con falta de sustento o graves errores metodológicos, o resulta imposible de chequear.

Falso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.
 
Energía
Capitanich: “El gobierno nacional ha incorporado casi 10 mil megavatios en los últimos 10 años”
( 17 Votos )
Por Manuel Tarricone (@ManuelTarricone)   
Jueves 19 de Diciembre de 2013


ENGAÑOSO
La cifra es menor a la mencionada por el Jefe de Gabinete y además es un aumento menor al de la década del ‘90. Los especialistas coinciden en que los problemas actuales están más ligados a la distribución que a la producción.


“La República Argentina, a través de la inversión que realiza el Estado, promueve el incremento de la oferta energética (...). Prácticamente, en los últimos 10 años hemos tenido un incremento de casi 10.000 megavatios de inversión para aumentar la oferta energética”, dijo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, al referirse a los cortes de luz que afectaron distintas ciudades del país y agregó que las inversiones en distribución “son responsabilidad estricta de los empresas prestadoras del servicio”. De esta manera buscó destacar la tarea del Estado en la generación de energía eléctrica y lo eximió de culpa por la falta de inversión en la distribución.

El incremento en la generación de energía eléctrica es inferior al mencionado por Capitanich e incluso representa un incremento menor que en la década del ‘90. Y aunque la distribución es formalmente responsabilidad de las empresas privadas en la región metropolitana, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), organismo estatal que debe monitorear a las empresas concesionarias, fue cuestionado por falencias en el control.

Generación

En el período mencionado por el Jefe de Gabinete, el incremento en la generación fue de 8.414 megavatios, de acuerdo con los informes anuales de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa). En 2003 la potencia instalada era de 22.979 megavatios (MW). El último dato publicado por la empresa mixta (pública-privada) corresponde a octubre de 2013, mes en el que se alcanzó una potencia de 31.393 MW.

Esta cifra no representa una mejora sustancial en comparación con épocas anteriores. Si se considera el período 1992-2002, el incremento de la generación de energía fue de 9.571 MW (ver datos).

Potencia instalada en megavatios. 1992-2013


Si se toma en cuenta además el aumento en la demanda, el incremento en la producción es menor. Entre 1992 y 2001 la potencia instalada creció un 68% y la demanda subió un 59 por ciento. Entre 2003 y 2012, en cambio, la potencia se incrementó un 35%, mientras que la demanda de electricidad aumentó un 45 por ciento.

Más allá de las cifras, hay disidencias sobre si la capacidad de producción de energía es suficiente: “El problema está en los tres sectores: la generación, el transporte y la distribución”, explicó Félix Herrero, especialista en energía e integrante del Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora, organización creada por Pino Solanas en 2001. “Si no hubiera problemas de generación no se importaría energía desde Brasil o Uruguay”, agregó.

Oscar Dores, director de la Fundación para el Desarrollo Eléctrica (Fundelec), institución que estudia y difunde la actividad del sector, no coincide: “Normalmente en el verano el problema no es la generación porque suele haber plena disponibilidad de gas y las centrales térmicas funcionan más eficientemente con gas. Habiendo gas, las centrales térmicas entregan más producción”.

Distribución

Distintos especialistas coinciden en que la causa principal de los cortes de luz no pasa por la generación de energía, sino por la distribución, que es el último paso del proceso.

Lo que vemos es un problema en la red de distribución por tramos, por eso vemos zonas donde las distribuidoras no son capaces de sostener la demanda máxima”, aseguró Jorge Lapeña, presidente del Instituto Argentino de Energía (IAE) y secretario de Energía durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

Según Capitanich, la responsabilidad de los problemas en la distribución corresponde a las empresas concesionarias. Edenor y Edesur tienen a cargo la prestación del servicio en el área metropolitana y son las únicas que están reguladas por el ENRE.

El presidente de la Auditoria General de la Nación (AGN), el radical Leandro Despouy, señaló en 2010 que “lo que muestran los informes de Auditoría es que hay mucha debilidad y que no ha habido por parte de la administración de los últimos años una preocupación equivalente entre el fenómeno de reestatización y el de fortalecer los mecanismos para controlar”, y puso al ENRE como ejemplo de esta falencia.

Un informe del ENRE señala que entre 2007 y 2011 ese organismo aplicó 4.074 sanciones a las distribuidoras del área metropolitana (Edenor, Edesur y Edelap -que hoy depende de la Provincia de Buenos Aires-). El valor total de esas multas superó los $820 millones, de los cuales $629 millones figuran como “saldo pendiente”, es decir, que aún no fueron pagadas por las empresas. El documento explica que las empresas “han recurrido la mayor parte de las sanciones aplicadas por el ENRE”.

De acuerdo con un informe de la AGN, el ENRE “dispone en algunos casos la suspensión del pago de la multa y en otros exige el pago de la sanción aplicada. Por lo tanto, no surge con claridad el criterio adoptado por el ENRE para disponer o no el cobro de las sanciones impuestas a las distribuidoras”.

AddThis
 

Radio

vorterix_banner
continental
metro_banner
 

otros_medios

la-nacion

yahoo-noticias