Imagen: Prensa MINCyT

Verdadero

Barañao: “La Argentina es el único país de América Latina que aumentó el 39% la planta de investigadores”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

En los últimos años aumentaron significativamente los recursos humanos dedicados a la investigación y el desarrollo. Así, el país volvió a posicionarse como el de la región con más investigadores.

“La Argentina es el único país de América Latina que aumentó el 39% la planta de investigadores”, aseguró el ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, en el programa “La Quinta Pata” de la TV Pública. Algo similar había expresado en una entrevista previa con el diario Página 12, en la que destacó que la Argentina era “el país de América Latina que más incrementó la cantidad de recursos humanos dedicados a la ciencia”.

Como indica Barañao, la planta de investigadores aumentó considerablemente entre 2003 y 2014. En cuanto a su relación con otros países de la región, la frase es correcta si se tiene en cuenta la cantidad de recursos humanos dedicados a esta actividad en relación con la población económicamente activa (PEA).

De acuerdo con datos del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación (que está a cargo de Barañao desde 2007), los investigadores con dedicación completa en el sector público eran 18.381 en 2003 y 28.851 en 2014, lo que representa un aumento del 36 por ciento. A su vez, los investigadores de jornada parcial pasaron de 14 mil a 28 mil, es decir que se duplicaron.

En relación con otros países de América Latina, la Argentina cuenta con 3 investigadores de jornada completa cada mil habitantes, mientras que naciones vecinas como Brasil y Chile disponen de 1,5 y 0,8, respectivamente. Vale la pena destacar, a su vez, que el país todavía está muy lejos de los países con sistemas más desarrollados como Japón (10), Canadá (8,3), Estados Unidos (8,1) y España (5,3).

 

“Este es uno de los indicadores para analizar la fortaleza de un país en ciencia y tecnología. Está relacionado con la capacidad para generar conocimiento y encarar desafíos tecnológicos. Sin recursos humanos calificados es imposible”, explicó a Chequeado Roberto Salvarezza, investigador superior y ex presidente del Conicet.

En cuanto a la comparación del país con la región, Ariel Gordon, profesor de las maestrías en Ciencia, Tecnología e Innovación de la Universidad Nacional de Quilmes y de General Sarmiento, señaló a este sitio: “Históricamente la Argentina ha tenido en el contexto latinoamericano la mayor cantidad de investigadores en relación con su población. Hacia 2003 había perdido posiciones por haber estado congelados los ingresos al Conicet y limitadas las dedicaciones exclusivas en las universidades nacionales durante los ‘90. Desde 2003 hasta 2009 se observa un marcado crecimiento de la cantidad de investigadores gracias a un fuerte aumento presupuestario y una menor intensidad del crecimiento desde entonces”.

Distintos especialistas resaltaron algunos desafíos para el área. “La política de formación de investigadores de la Argentina fue muy exitosa en lo cuantitativo”, resaltó Mario Albornoz, investigador del Conicet y ex secretario de Ciencia y Técnica de la Universidad de Buenos Aires (UBA) entre 1986 y 1994, pero agregó que, sin embargo, “podría haber estado más orientada por necesidades del proceso de desarrollo tecnológico y de atención a necesidades sociales”. Gordon también recalcó la promoción de perfiles “ligados a la investigación orientada al uso”.

Salvarezza, a su vez, apuntó a lograr “una mejor distribución en el país”, mientras Pablo Kreimer, investigador principal del Conicet y director del Centro de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS), dialogó con este sitio e hizo foco en el salario de los investigadores, “el más bajo de América Latina”, los montos para investigación que “se pagan tarde y se deprecian con la inflación porque no se actualizan”, y el mercado laboral “ya que el Conicet resulta el empleador principal”.

En línea con algunos de estos comentarios, Barañao señaló como asignatura pendiente el fomento a la investigación en el sector productivo, y concluyó: “Nuestro principal objetivo ahora es crear facilidades de investigación, fomentar empresas de base tecnológica”.

donantes

1 Respuesta

  1. Martín Cohen dice:

    El riesgo es aumentar el plantel sin asignar infraestructura y presupuesto adecuado, y sin una adecuada planificación de sostenibilidad. Es un problema cultural de la Argentina en todos los órdenes, no solamente en la ciencia, el no entender que todo emprendimiento tiene una pata de recursos humanos, y otra de capital. Otro ejemplo lo constituyen las fuerzas policiales: la Argentina tiene un número altísimo de policías por habitante, incluso comparado con países ricos, pero pésimamente equipados y sub-utilizados.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *