Verdadero

Clarín: “Aprenden menos los alumnos del Norte del país”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Esa región posee, efectivamente, bajos resultados en los exámenes de calidad educativa y sus provincias se ubican lejos del promedio nacional.

“Los estudiantes del norte del país aprenden menos que los demás”, destacó el diario Clarín en una nota en la que se refirió a los resultados del Operativo Nacional de Evaluación (ONE) 2013 que realizó el Ministerio de Educación de la Nación y sólo se hizo público ahora. Efectivamente, esa región posee bajos resultados en los exámenes de calidad educativa y sus provincias se ubican lejos del promedio nacional.

En 2013, más de un 41% de los alumnos que cursaban el último año del secundario en el Noreste Argentino (NEA, que incluye a las provincias de Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones) tuvo un desempeño bajo en Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. A su vez, un 38,5% tuvo malos resultados en Lengua. Esto ubica a la región como la peor en calificaciones del país, seguida por las provincias del Noroeste.

No se trata de una situación nueva, sino que también se dio en años anteriores, como en 2010. En ambos casos, los resultados de las provincias del Norte están lejos del promedio nacional. Estos distritos son a su vez los que tienen mayor porcentaje de hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas del país.

“Los alumnos de las localidades más ricas y modernas tienen mejores resultados educativos que los de las localidades pobres. Esto es así porque los resultados educativos están asociados con el origen social de los alumnos”, analizó Guillermina Tiramonti, docente e integrante del Consejo Académico de la Maestría en Ciencias Sociales con orientación en Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). “La escuela desde siempre pareciera tener escasa capacidad para promover a los grupos de menores ingresos”, agregó.

Tiramonti, además titular de la cátedra de Políticas Educativas de la Universidad Nacional de La Plata, señaló a Chequeado que “las condiciones de las escuelas que atienden a los sectores más vulnerables son también mucho peores que la de las que atienden a otras clases sociales, en términos de infraestructura edilicia, conectividad, recursos didácticos y de las expectativas docentes respecto de los resultados a obtener con esa población”.

La evolución entre 2010 y 2013 en el NEA es similar a la que se registró en todo el país: en Matemáticas y Naturales creció el porcentaje de chicos con desempeño medio a la vez que cayó el porcentaje con desempeño alto y bajo; en Lengua hubo más alumnos con nivel alto por un descenso de los otros dos niveles; y, en Sociales, hubo una mayor proporción de estudiantes con desempeño alto, junto con un pequeño aumento en el nivel bajo.

Evaluación y publicación de los datos

La Argentina comenzó la “evaluación permanente del sistema educativo” en 1993, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley Federal de Educación. Los exámenes, que en ese momento eran anuales, se suspendieron por la crisis de 2001 y luego pasaron a realizarse en forma más espaciada: cada dos años, entre 2003 y 2007, y cada tres años desde entonces.

Las evaluaciones de la calidad tienen básicamente dos funciones: monitorear el sistema educativo (o los sistemas provinciales) y/o monitorear a las escuelas”, señaló en una columna el investigador principal del Cippec, Axel Rivas, y destacó que la segunda función es más relevante: “Debería haber una política mucho más consistente de evaluación de todas las escuelas del país. (…) El objetivo de este sistema debería ser la devolución con criterios pedagógicos de los resultados con planes de trabajo que generen incentivos concretos a la mejora”.

En esa línea, Tiramonti destacó que “las evaluaciones son útiles para conocer la situación del sistema, identificar dificultades y planificar políticas para superarlas. Pero hoy hay una tendencia a darle un valor disciplinador, sobre la hipótesis de que los actores no hacen el esfuerzo adecuado para lograr los resultados deseados. En parte pasa porque la escuela tradicional ya no da satisfacción ni a docentes ni alumnos”. Por eso, consideró más productivo “pensar en un escuela diferente” y que las evaluaciones solo se usen para conocer el estado de situación.

Los resultados de los Operativos Nacionales de Evaluación (ONE) se deben publicar “en el año inmediatamente posterior” a su realización, aunque la evaluación de 2013 todavía no está disponible en el sitio oficial de la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (Diniece).

Los datos de 2013 sobre el último año de secundaria, sin embargo, sí se pueden encontrar en el portal de Resultados ONE. Esta web depende del Ministerio de Educación de la Nación y tiene como objetivo “informar los resultados a las escuelas secundarias que participaron de la evaluación nacional”, por lo que es necesario tener un usuario y contraseña.

Alejandro Ganimian, doctorando en Estudios de Análisis Cuantitativo de Política Educativa de la Universidad de Harvard, criticó en un artículo publicado en Bastión Digital que, además de la demora en la publicación, se realizaron cambios técnicos en las evaluaciones desde 2005 “que imposibilitaron las comparaciones a través del tiempo”.

A su vez, señaló que “algunas de las materias y grados evaluados en los años en los que la Diniece mantiene que los resultados son comparables en el tiempo resultan poco creíbles”, como, por ejemplo, que en Ciencias Naturales “el porcentaje de alumnos en el nivel bajo se duplicó en dos años y luego casi se redujo por la mitad en tres años”.

Actualización 31/03/2015: Luego de la publicación de este chequeo, Ganimian precisó que “aún no se sabe si participaron todas las provincias en los ONE 2013. Los resultados que estaban en la web del Ministerio de Educación se presentaban a nivel regional. En ocasiones anteriores (2005 y 2010), se le ha permitido a provincias que no participen de los ONE. Tampoco se sabe qué porcentaje de alumnos en la muestra de cada provincias rindió la prueba. En ocasiones anteriores (2010), hubo provincias en las que menos de un 50% de los alumnos la hicieron. Esto deja abierta la posibilidad de que los puntajes regionales no representen a todas las provincias, y que los puntajes de las provincias no sean representativos de sus alumnos”. Pese a esto, las provincias del Norte han tenido peores resultados que el resto de las regiones desde hace varios años, lo que coincide con la frase chequeada.

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *