Insostenible

Para Michetti, Cristina Fernández no es “femenina”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

INSOSTENIBLELa diputada del PRO por la Ciudad de Buenos Aires opinó que la jefa de Estado “hace el juego de los hombres” como gobernante. 

En una entrevista con el diario La Nación publicada ayer, la diputada del PRO por la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Michetti, criticó a la presidenta Cristina Fernández por no ser “femenina”. Según la diputada, la primer mandataria “hace el juego de los hombres”. Esta visión, que le atribuye ciertos rasgos inherentes a las mujeres -según la diputada, “la mujer tiene una visión temporal y de proceso”, por ejemplo- muestra una postura esencialista, que supone que hombres y mujeres tienen personalidades dadas por la biología.

El movimiento feminista, que se expandió en los años ’60 luchó, justamente, contra esta visión que suponía que cada sexo tenía sus propias características intrínsecas. La ideología tradicional consideraba que las mujeres estaban biológicamente mejor preparadas para estar en la casa, y no para enfrentar el mundo público, como el trabajo asalariado o la política. Suponer que las mujeres pueden “darle a la política un valor adicional de pacificación y serenidad”, según las palabras de Michetti, es seguir esa corriente tradicional, que postula que todas las mujeres, por el mero hecho de serlo, tienen una determinada personalidad.

Como explicó a Chequeado.com Natalia Gherardi, directora de Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), “que Cristina Fernández ‘hace el juego de los hombres’ puede ser cierto sólo para alguien que piensa que las mujeres tienen que ser de una determinada manera. Responde a una visión esencialista de la mujer. Pero, entonces, pregunto, si un hombre se muestra consensual, ¿es femenino?”.

Michetti ejemplifica el poder femenino con el caso de la chilena Michelle Bachelet de quien, dice, “nunca la hemos visto provocar al oponente; siempre buscaba el consenso”. Es cierto que la líder chilena se ganó la reputación de escuchar y decidir con el mayor consenso posible. Sin embargo, el hecho de que una mujer gobierne de cierta manera, no implica que “las mujeres” gobiernen así. Si se analiza la historia de mujeres gobernantes, no hay ninguna evidencia de que sean más consensuales o pacíficas.

El ejemplo contemporáneo más claro es Margaret Thatcher, primera ministra de Inglaterra entre 1979 y 1990. La “dama de hierro”, como se la conoció, fue intransigente en muchos puntos. Uno de los más emblemáticos fue dejar morir, en 1981, a diez miembros del IRA, el movimiento independentista de Irlanda del Norte, en una huelga de hambre. Los huelguistas buscaban el estatus de prisioneros políticos en lugar del de criminales comunes. Tampoco se mostró consensual a la hora de responder al desembarco argentino en las Islas Malvinas, en 1982. En la misma línea, es posible mencionar a Angela Merkel, actual canciller alemana que llegó a ser conocida como Frau nein (señora no) por la dureza de su posición a la hora de negociar los estímulos para la economía durante la reciente crisis. La primera ministra israelí entre 1969 y 1974, Golda Meir, tampoco se caracterizó por ejercer un tipo de poder distinto del “masculino”. De hecho, su predecesor, David Ben-Gurion, la llamaba “el mejor hombre del gobierno”.

Para Gherardi, especialista en la relación entre mujeres y poder, la inclusión de las mujeres en la política no debería basarse en que tengan una manera diferente de gobernar, sino en la apertura de la democracia a todos los grupos: “Nosotros buscamos la participación de las mujeres como parte del debate democrático, porque somos el 50% de la población. Pero no porque tengamos algo que nos haga mejores gobernantes. Tenemos las mismas ventajas y desventajas que los hombres”.

Criticar a la Presidenta por no tener un estilo más femenino de poder, cuando no es seguro que exista un estilo femenino de poder, es insostenible. Entre las mujeres, como entre los hombres, hay de todo.

donantes

7 Respuestas

  1. Jose Antonio dice:

    Insostenible chequeo
    Pensé que el sitio chequeaba información vertida públicamente con la realidad, pero en esta nota simplemente se esta chequeando una opinión de una persona sobre otra persona ¿que objetividad puede tener eso?, creo que ninguno……

  2. Entre la igualdad y la diversidad
    Un gran aporte nos han las mujeres presidentas y primeras ministras -que pocas son…- al hacer visible la tremenda diversidad de maneras de ser mujeres, tan diversa como la de ser hombre. Y si el ejercicio del poder modela a las personas que lo detentan, no logra uniformar ni a las mujeres ni a los hombres. Que la cultura y la sociedad tiendan a “especializar” a las mujeres en ciertas habilidades y tareas, no quiere decir que ello impida la autonomía y la libertad de ser como se nos dé la gana. Además, si recurrimos a las diosas del Olimpo griego, nos encontraremos con tantas representaciones de ser mujer como las de hoy, unas más “madres”, otras más “afroditas”, otras retiradas a la vida interior.
    Acusar a un mujer hoy día de ser “poco femenina” resulta absurdo, por decir lo menos.
    A ellas y a ellos se los deberá juzgar por sus acciones y la coherencia de las mismas, si se ajustan o no a principios y valores.
    Es decir, en este caso, el “chequeo” no puede ir de la mano de los peores estereotipos que la humanidad va dejando de lado en beneficio de la libertad.

  3. Jopa dice:

    Esto no es un chequeo
    Concuerdo con Antonio. Entro a este sitio porque suele tener muy buenos chequeos, y me encuentro con que pasan por “chequeo” un desacuerdo filosófico con las palabras de Michetti. Una idea sobre “qué es la mujer” no es algo que se pueda contraponer a datos empíricos o conexiones lógicas; pretender hacerlo es un gesto bastante autoritario. Es como “chequear” las críticas de Cristina a la Corte Suprema recurriendo a Hegel o a Locke.

  4. RProspecto dice:

    Comparaciones
    Entre el “no femenina” y la comparación con Margaret Thacher y Angela Merkel, no sé con qué se queda.

  5. Olivia S. dice:

    Respuesta a los comentarios
    Muchas gracias por sus comentarios.
    Nos pone muy contentos ver que nuestros lectores aprecian el espiritu de Chequeado.com y nos exigen rigurosidad.
    Sin embargo esta nota no es una cuestión de opinión. Se contrastan las declaraciones de Michetti, sobre un supuesto estilo de gobernar femenino, con los casos históricos de gobiernos femeninos.En los casos que han gobernado mujeres, no se ha visto un estilo particular. Por lo tanto la declaración de la diputada no tiene base: ¿Cómo acusar a Cristina Fernández de no gobernar de manera femenina, cuando la historia no ha probado que sea así? Es insostenible.

  6. Jopa dice:

    No concuerdo
    Olivia,

    No concuerdo. Michetti puede tener una concepción de “la mujer” que vaya más allá de los ejemplos históricos que mencionás, y pensar que los mismos representan desviaciones de esa concepción. Como los peronistas que peinsan que Menem traicionó al verdadero peronismo, o los marxistas que piensan que el verdadero comunismo es posible a pesar del antecedente de la Unión Soviética. La expresión “el arte le hace bien a la humanidad” no necesariamente queda desmentida por el arte nazi. Michetti puede pensar que la naturaleza femenina fue creada por Dios, y eso no puede ser “chequeado”.

    Me parece que tratás a una opinión como si fuese un dato, presuponiendo que se la puede traducir en términos de evidencias objetivas. Si hacemos lo mismo con todo lo que se dice en el espacio público, poco se va a salvar de ser considerado “insostenible”.

  7. Algoritzmi dice:

    Esa no es una respuesta seria. No si presuponés la racionalidad. Si se busca la racionalidad, lo que dijo Michetti es insostenible, porque si va más allá de los ejemplos históricos su concepto de mujer no tiene conexión ni con la cultura observable historicamente ni con elementos de la biología; si piensa que “los mismos representan desviaciones de esa concepción” nuevamente es infundado porque no tiene sostén factual. El razonamiento de analogía que das tomando al “peronismo” o a los marxistas es falaz porque a diferencia de la sexualidad no tienen un sustrato biológico factual, y son sistemas funcionales de creencias ( verdaderos o falsos, si racionales) y no seres humanos cultural y biologicamente constituidos. Si existe una naturaleza femenina, inamovible, tiene que ser a nivel genético y epigenético; pero a nivel genetico ni epigenetico no aparece lo que dice Michetti. Sobre lo que “no puede ser chequeado”, es infalsable y Michetti entonces no puede tomarlo como cierto o falso.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *