Discutible

El Cronista: “El 40% de los trabajadores que entran al estado están precarizados”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El diario considera así a todos los empleados contratados temporalmente. Pero la diversidad de contratos estatales son variados y no todos implican precariedad.

El 40% de los trabajadores que entran al estado están precarizados”, tituló el pasado 7 de junio el diario El Cronista. El artículo surge de un informe que realizó el diputado de Proyecto Sur y economista de la Central de Trabajadores Argentinos, Claudio Lozano, en el que analiza la cantidad de trabajadores contratados que ingresaron al Estado nacional (Presidencia y Ministerios) entre 2003 y 2010. Si bien Chequeado.com corroboró los dichos del diario y el informe de Lozano con las fuentes pertinentes, El Cronista al considerar precarios a todos los trabajadores contratados, omite que dentro de ese espectro existen diferencias entre los tipos de contratos.

El informe de Lozano citado por El Cronista surge del Boletín Fiscal correspondiente al cuarto trimestre de 2010, que elabora el Ministerio de Economía de la Nación. El matutino destaca que “Cuatro de cada diez empleados públicos que incorporó la administración kirchnerista al Estado son trabajadores en situación de precariedad”. Efectivamente, de los 65.889 empleados que se incorporaron entre 2003 y octubre de 2010, 26.731 están contratados y no en planta permanente (ver cuadro). Sin embargo, es preciso destacar que existen muchas diferencias entre los tipos de contratos y que no todos implican precariedad.

Evolución del personal del PEN y de las empresas y sociedades del Estado, según la modalidad contratados

Trimestre Personal contratado Personal total
% Cont/Total
IV – 2003 (octubre) 17.242 244.946 7%
IV – 2010 (octubre) 43.973 310.835 14%
Diferencia 26.731 65.889 40,50%

Fuente: Informe “El Estado y sus trabajadores” en base a datos del Boletín Fiscal del Ministerio de Economía.

Consultado por Chequeado.com, Javier Lindenboim, director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo (CEPED), destacó que “hay que diferenciar” entre los tipos de contratos. “Puede haber un contrato por determinado tiempo, como los de actividades temporales, y por otro lado están los contratos a trabajadores con apariencia de estar en relación de dependencia”. Estos últimos, destaca el economista, “forman parte de una tendencia que comenzó en los años 90. Si bien gozan de condiciones laborales similares a los empleados de planta permanente, no así de la estabilidad laboral. En general se les hace un contrato de un año y pueden estar muchos años renovándolo, desarrollando las mismas tareas que un empleado permanente. En algunos casos, los contratados tampoco gozan de pagos adicionales por título, premios por antigüedad ni adicionales por trabajar en zona desfavorable. También hay casos en los que al contratado se le hace un computo de vacaciones distinto al de un empleado permanente”. Esta maniobra permite también, en ciertos casos, ahorrarle al Estado el pago de las cargas sociales.

En el cálculo que presenta el Cronista no es posible diferenciar entre quienes están realizando un trabajo permanente, bajo la figura de contratados, de quienes efectivamente están llevando a cabo una actividad temporal, para quienes la figura se aplica realmente. Raúl Sánchez, abogado laboralista, explicó a este sitio que “el contrato de locación de servicios está previsto por la ley. Pero si se hace reiteradamente, la persona puede hacer un reclamo judicial para exigir ser considerado como parte del personal de planta.” 
 
Por su parte, la investigadora del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA) de la CTA, Mariana González, explicó a que una de las características de la precariedad laboral, es la “inestabilidad e inseguridad del puesto del trabajador, como es el caso del empleo no registrado”. Por otra parte, Tomás Raffo, del Instituto de Estudios y Formación de la CTA, destaca la importancia de tener continuidad laboral, puesto que “la estabilidad implica tener garantías para que los trabajadores puedan organizarse y cumplir objetivos como, por ejemplo, discutir condiciones laborales”.

Chequeado.com se contactó con el Instituo Nacional de Administración Pública para tener su postura sobre el tema, pero no había recibido respuesta hasta el momento de esta publicación.

donantes

9 Respuestas

  1. Sergio dice:

    Esta buena la nota pero creo que tendrían que poner “Verdadero, pero…” porque no deja e ser cierto que ese 40% no cuenta con todos los derechos laborales, por más que tenga relativa estabilidad.

    • Matias dice:

      Sergio, lo que explica la nota (lo entiendo de esa manera) es que hay casos en donde corresponde un contrato por tiempo determinado, por lo tanto no se trataría de una situación de precariedad.

  2. elián dice:

    Tal vez la nota pierde fuerza al no destacar que aunque la cifra de contratados (cuando no deben serlo) en el Estado fuera del 5%, se trata de una práctica claramente condenable.
    Sería bueno saber cuáles eran las cifras en los últimos 20 años de contratados en el Estado.
    Es lamentable que el Estado tenga este tipo de prácticas y que avale, en muchos casos, la tercerización en los privados. Alli hay dos claves de lectura para comenzar a pensar, ahora que el desempleo es bajo, en la calidad del trabajo, modelos de trabajo, en el marco de qué proyecto productivo se dan este tipo de contrataciones, etc. Claramente resabios de los ’90… el neoliberalimo no ha sido desterrado totalmente.
    Saludos.

  3. ufff dice:

    quizas el artículo debería pedir al estado el detalle de los sectores donde el contrato temporario es válido. dicen que el Instituo Nacional de Administración Pública no responde. Y Anibal Fernandez??’ Cuando los trabajadores del ministerio de trabajo se quejaron porque el 70% tiene contratos precarios les respondió Ciaravino (jefe de gabinete de Tomada) que es la secretaria general de gabinete (con la denominación que actualmente tenga) la encargada de esos temas. De todas formas, la cifras de Lozano son mucho, por lejos, más creibles que lo que pueda dar esto gobierno.

  4. Federico dice:

    Una pavadita, si dice “Estado nacional (Presidencia y Ministerios)” es el poder ejecutivo, no el Estado. Se entiende a qué va pero es incorrecto.

  5. gabriela dice:

    hola hace 6 años que trabajo para SENASA(servicio nacional de sanidad y calidad agroalimentaria) como inspectora y certifico fruta citrica para exportar a europa,me hacen contratos de locacion de servicios por 6 meses,somos casi 150 trabajadores en la misma situacion,tengo compañeros que trabajan asi hace 11 años,esto es trabajo esclavo en el propio estado nacional,no tengo obra social,ni me hacen aportes ,no tengo seguro de vida ni ART,no tengo acceso a creditos,es una verguenza, nadie nos quiere ayudar,presentamos petitorios a politicos,a la misma presidenta,al ministerio de trabajo. no se si el año que viene me renovaran el contrato,queremos un trabajo digno,estabilidad laboral,basta de meternos la mano en los bolsillos de los trabajadores!!! senasa tiene casi 5000 empleados,2400 son contratados,de los cuales 1200 estan tercerizados por fundaciones y asociaciones q se llenan los bolsillos:AFINOA,FUNBAPA,ARGENINTA todas son la misma porqueria. LES DECIMOS:ESTA LUCHA RECIEN COMIENZA!!

  6. MSuarber dice:

    El informe de Lozano se queda corto: El boletín fiscal 4º2010 (aún hoy el último publicado)tiene una columna con el título Personal contratado y otra de Permanente y transitorio. El personal transitorio también es precarizado, en el sentido que la renovación del vínculo no está asegurada. Prácticamente no hay designaciones de planta permanente desde el 92. O sea que casi todo el aumento de personal en el período considerado (65889 empleados) correspondería a trabajadores precarizados, casi el 100% y no el 40 que concluye Lozano (Fuente: http://www.mecon.gov.ar/onp/html/boletin/4totrim10/4totrim10.pdf Cuadro 22)

  7. jorge aviles dice:

    14 01 016 PERSONAL PUBLICO-EXCESO-REDIMENSIONAMIENTO ANTECEDENTES HISTÓRICOS-QUEHACER Y HACER-

    1) Abordo en esta nota una problemática que concita desbordante atención pública. En particular en el seno de la propia administración sobre la cual se teme una suerte de “espada de Damocles” en lo que a mantenimiento o no de los puestos de trabajo y consiguientemente los sueldos se refiera. Subráyese el adverbio “aparentemente”: esto deriva en el desenmascarar las realidades y más aún lo cataplásmico. Si se habla de, a la fecha, el cuestionamiento se refiere a 14.000 cargos que habrá de afectar a menos del 1% del total.
    2) Vale decir para expresarlo en lenguaje metafórica que estamos quemándonos los sesos y aumentar las palpitaciones cardiacas de ¡¡ una…laucha !!. El atemorizante y robusto depredador prosigue en lo mejor de su paraíso y continuar con sus tropelías. Inclusive canibalismo. Es eso, reitero, que no me cabe explicarme el porqué de tal monumental desatino. Lo consecuente emerge amenazante: despidos y cesantías que se reclaman o mejor pretenden exigir la eliminación de centenares de miles de puestos.
    3) Sí, decimos que debemos aportar solución es a un par de millones – no 2 de miles a 30.000 – de puestos sobreabundantes. Sus productividades marginales son cero o negativas. Tengamos en cuenta que si en 2014 – 3.900.000 el total de personal en la administración pública consolidada lo era en un 28 % y el resto 72 %. en salud, educación y seguridad. Adviértase en relación a estos últimos entre los que un 23 % no trabajan cubiertos por “carpetas médicas.
    Cuestan al erario más que lo que producen. Si esto es as cabe remarcar, contundentemente, que lo aleccionante en la experiencia internacional es: el crecimiento en el total de los puestos públicos debe ser paralela al aumento de la población. Regla de oro. No de segundo orden es ético-político-administrativo: la incorporación de personal se hizo entonces, no como respuesta a una “necesidad” sino que fueron botines electorales de los partidos políticos, agregado a nepotismo y amiguismo Sin pudor. No constitucionales. Los casos de – todos: Poder Judicial y legislativos, federales provinciales y municipales. Inconducta ética plena. Otro artilugio siniestro deriva de la no existencia de planificación. Pruebas al grano: la no existencia ni propuesta para incorporar un clasificador y eje de carrera para funciones y cargos-empleos. Al ser esto así lo admisible o no queda en penumbras insondables. Fundamental. Las incorporaciones de personal se hizo fuera de concurso publico de antecedentes vía pruebas. Rotundamente “entraron por la ventana” en violación flagrante al artículo 16 de la Constitución Nacional. No tienen legitimidad. Es así de grave. Obvio que hubo y continúan habiendo cómplices – gobernantes “seriales” en un ilícito de código penal e irredargüiblemente. Que las organizaciones sindicales y los propios partidos políticos mismos bramen cuando el tema se plantee y con todos sus treces es absolutamente posible. A no arredrarse. “Paris bien vale misa”. Condición “sine qua non”. O seguimos con lo de la cola de la laucha. Otra vez más otra, en la trágica historia de la administración pública. Historia que está signada por emergencias derivadas de restauraciones de la derecha política. En términos agregados lo reverso no existió.

    Lo anterior es introducción-resumen de rasgos preliminares de diagnóstico. Incluyo segmentos de mi propio “curriculum vitae”. Auto-referenciación. La tarea me exigió esfuerzos de todo orden a los que me prodigué. Tanto como funcionario en Argentina por espacio de 8 años; como profesor universitario en temas de gestión de políticas públicas; como consultor- Consejero Técnico Especial del Secretariado General de la Organización de las Naciones Unidas – Reforma del Estado, participación-dirección en programas-proyectos de cooperación técnica en misiones tenidas en 41 países de 4 continentes; presidencia y gestión de una unidad de 5 en equipo que controló el 6 % de los intercambios import-export entre Canadá y Argentina por años; incluso tareas comunicacionales sobre mis propias iniciativas o como parte de equipos.
    Todo esto me auto-calificó para asumir responsabilidades y de mayúsculos portes. Enumero algunas: En 1965 como consultor-jefe del intendente socialista de Mar del Plata, concebí y puse en ejecución iniciativas las cuales, adaptadas, aún en el mundo fueron implantadas: a) la implantación del Presupuesto por Programa; b) participación en misiones del Banco Mundial-F.M.I); c) lo relacionado con un instrumento – sin antecedentes– de régimen legal de la gestión pública municipal. El Código Administrativo d) financiamiento de obras públicas mediante Contribución por Mayor Valor de las Propiedades derivados de inversiones públicas o Contribución por Mejoras; e) instauración y concepción del retiro voluntario – 18 meses de sueldos inclusive colaterales y asignaciones-costos indirectas; f) propuesta-plan para contratar con empleados publico– en forma de cooperativas distintivamente; la prestación de servicios y obras públicos; g) concepción e instauración – presupuesto 1966 – del Salario Familiar-Educacional – nuevamente en el marco de una gestión socialista y así lo reconoció públicamente el ex Presidente de la Nación- ahora llamado Asignación Universal por Hijo (la autoría es mía y no de reclamos falsarios…me ocurrieron otros despojos. En fin)
    En lo que se refiere a experiencias con responsabilidades primeras hube de: a) reducir el personal en la Provincia de La Pampa en tanto Subsecretario 12% del total de personal al impedir los nombramientos a la firma; b) como primer administrador del C.F.I. con personal tan reducido – 4 – que insumía el 1,7 % del total presupuestario; c) disolución de 5 centros asiáticos – algunos creados por Prebish – de cooperación internacional desafectando sus dotaciones de personal en sus totalidades (100 %). Mi informe llegó a la Asamblea General; d) tema de mis seminarios en universidades canadienses; e) libro en publicación digital – 6º eje complementario – intitulado “Compensación de Impuestos con Trabajo Comunitario”. Y otros
    POST SCRIPTUM 1) sigue esta nota en segunda parte con – como anunciado como ejes de reforma (son 6 básicamente) y estrategias consecuentes recomendadas;
    2) coincido en que Prat Gay es un robusto y pulcro delincuente serial;

    Prof. Dr. Jorge M. Avilés
    (5 carreras universitarias hechas)

  8. oscar cubaise dice:

    hace 9años ke trabajo en la agc y estoy contratado x favor ke alguien me ayude o me diga ke debo hacer

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *