Imagen: Prensa Peña

Entrevista a Peña: sus frases sobre inversión social y déficit fiscal, verificadas

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El Jefe de Gabinete de Ministros habló con Tiempo Argentino y ponderó la gestión de Cambiemos. Mirá el resultado que arrojan los datos sobre las definiciones de Peña sobre estos dos ejes de gobierno.

Al final del año 2017, el jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña, concedió una entrevista al diario Tiempo Argentino en la que defendió el modelo social y económico que lleva adelante la Presidencia de Mauricio Macri y argumentó con datos sobre inversión social y déficit fiscal, dos temas que forman parte de los ejes actuales de la gestión de Cambiemos. ¿Qué dicen los datos que están detrás de las frases de Peña?

“El año próximo [por 2018] será récord en materia de inversión social”
VERDADERO

Rafael Flores, presidente de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), explicó a Chequeado que “la ‘inversión social’ no es estrictamente un término presupuestario, pero se suele usar desde una perspectiva más amplia para marcar que el gasto social también es una inversión en capital humano”. En este sentido, afirmó que es correcto tomar el monto destinado a la finalidad “Servicios Sociales” del gasto para evaluar la “inversión social” de una gestión.

Al analizar los datos del Presupuesto 2018, los Servicios Sociales (que incluyen los recursos para programas sociales y jubilaciones y asignaciones, entre otros beneficios) representan el 76,1% del gasto primario, es decir del gasto total menos los montos a pagar de la deuda pública. Esto muestra una suba de cuatro puntos con respecto a 2017 y de casi diez con respecto al promedio del período 2003-2015, cuando gobernaban Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

Si se extiende la comparación hasta 1993, primer año con datos oficiales disponibles, el gasto primario que se destinará a este rubro, en caso de efectivizarse, será el segundo más alto luego de 2002, año de la peor crisis social y económica que vivió el país en las últimas décadas, cuando según las cifras del Ministerio de Hacienda de la Nación la inversión social representó el 77,2 por ciento.

Pero, al calcular el gasto social en relación a los bienes y servicios que produce el país en un año (como porcentaje del Producto Bruto Interno -PBI-), en 2018 este alcanzará el 15,4%, y con esta medición es el porcentaje más alto desde 1993. El anterior más alto era 2017, cuando el porcentaje alcanzó el 15,3% del PBI.

Dentro de la finalidad “Servicios Sociales”, el principal rubro es la “Seguridad Social”, que incluye los recursos para pagar jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares y por hijo, entre otras. Según el presupuesto para el año próximo, este rubro representa el 75% y muestra un crecimiento de cuatro puntos con respecto a 2015, último año de gestión de Fernández de Kirchner.

Esto se explica por una suba en la cobertura de la AUH y de la incorporación de los hijos e hijas de monotributistas al régimen de asignaciones, además del Programa de Reparación Histórica para los jubilados, todas medidas aplicadas por el Gobierno nacional en 2016.

Igualmente, el presupuesto 2018 fue elaborado antes de la aprobación del nuevo sistema previsional, que prevé tres aumentos trimestrales y significará en el primer año menores ingresos para los beneficiarios de jubilaciones y asignaciones comparado con la fórmula que existía con la llamada “ley de movilidad jubilatoria” ya modificada. Aun resta ver cómo impactará este cambio de fórmula, sumado al cambio de meta de inflación para 2018 en 15% y la aprobación de leyes como la reforma tributaria, en el porcentaje del gasto social como porcentaje del PBI.

Sebastián Waisgrais, especialista en Monitoreo y Evaluación de Políticas Públicas de Unicef Argentina, coincidió en este chequeo en que “el Gobierno nacional está destinando una porción importante de los recursos al gasto social”, pero agregó: “El desafío en la Argentina es mejorar la calidad y la eficiencia del gasto, para conseguir una mejor distribución del ingreso y cerrar la brecha que existe en materia de pobreza, educación y salud”.

“Todo eso nos lleva a entender que el déficit [de 2015] era superior al de hoy”
FALSO

La gestión de Cambiemos realizó diversos cambios en la medición del déficit fiscal que imposibilitan comparar los datos oficiales con años anteriores, como se explica en esta nota.

Esto genera la necesidad de analizar fuentes alternativas. Si se miran los datos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), que siguen los estándares internacionales y permiten comparar con años anteriores, el déficit primario (que no incluye el pago y los intereses de la deuda) aumentó del 1,9% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2015 al 2,2% en 2016. Lo mismo sucede con el déficit financiero (que sí incluye los intereses de la deuda), que pasó de 4,8% del PBI en 2015 al 5,1% del producto en 2016.

En 2017, según las cifras de la ASAP, continúa la tendencia ascendente: el déficit financiero en los primeros once meses de 2017 (3,8% del PBI) aumentó con respecto al mismo período de 2016 (3,0%) y 2015 (1,8%). Lo mismo sucede si se ve el déficit primario, que no incluye los intereses de la deuda: pasó de 0,4% en 2015 a 1% en 2016 y volvió a subir a 1,5% en los primeros once meses de 2017.

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda de la Nación muestran que, según la nueva metodología oficial aplicada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el déficit primario -indicador que el Gobierno nacional considera para medir las metas fiscales- acumulado a noviembre bajó de 3,5% en 2016 al 2,8% en el último año. Si se ve el déficit financiero, el indicador de 2017 acumulado en once meses también bajó: pasó de 4,9% del PBI en 2016 a 4,7% en 2017.

Igualmente, estas cifras no están publicadas para 2015 por lo que no se puede analizar el déficit que dejó la gestión de Fernández de Kirchner con la nueva metodología aplicada por Dujovne.

Al anunciar la emisión del bono de 100 años, el propio Gobierno nacional confirmó que el déficit fiscal aumentó en el primer año de su gestión, como se explicó en esta nota.

donantes

12 Respuestas

  1. Walter dice:

    Gracias por llevar luz en un país lleno de sombras.

  2. Ale dice:

    Hola,
    Como pueden decir que el primer punto es verdadero. Si aun no sucedio?
    “El año próximo [por 2018] será récord en materia de inversión social”

    El gobierno tiene un largo historial de reasignacion de partidas presupuestarias y de no ejecucion del presupuesto asignado.
    Esto deveria ser “Incomprobable” o “inchequeable”.

    • Patricia dice:

      Absolutamente razonable lo que señalás.
      Además, el que suba el dinero puesto por el estado en este rubro, no indica mayor preocupación por los más necesitados atento que están incluyendo jubilaciones y destaquemos que cuanto más crisis generás, generás más pobreza, ergo, más pobres a los que debe alcanzar la ayuda del estado.

    • Paula J. dice:

      hace muy pocos días dejó de regir la ley que le permitía al gobierno reasignar partidas y hacer lo que quería con el presupuesto. Esa ley era la Emergencia Económica, hace 16 años que se usa para gambetear al Congreso (que es donde por Constitución Nacional se decide la aprobación del presupuesto y cada reasignación). Por lo tanto, lo que está estupulado en el presupuesto 2018 se deberá cumplir aunque no quieran, http://www.telam.com.ar/notas/201801/238095-argentina-emergencia-economica-salida.html

  3. Ezequiel dice:

    Que sea récord en el 2018 solo lo comprobaremos en Emma 2019. El presupuesto no es la realidad sino un supuesto que uno planifica. Es como si yo dijera que durante el 2018 será el año donde mis ingresos sean los mayores de mi ultima década…es algo que presupongo pero sino gano La lotería entonces no será el mayor…se entiende no deberían clasificar un presupuesto hasta que no sea efectivo.

  4. Luciano dice:

    Muchachos, estan comparando el deficit con la vieja metodologia en 2016, contra el deficit con la nueva metodologia en 2017. Si se consideran intelectualmente honestos deberian modificar la nota.

  5. ILEANA ALEJANDRA MATIASICH dice:

    Si el dato del PBI es incorrecto toda vuestra formula es incorrecta, no se entiende de donde sacan el PBI, cuando otras fuentes marcan diferentes situaciones.

  6. Juan Pablo dice:

    Pueden explicar que es lo diferente en cuanto a la medición del déficit?

  7. Sergio Guelman dice:

    Que casuañidad que lo único verdadero es algo que aún no se cumplió. Y por parte del jefe de gabinete de un gobierno acostumbrado a subejecutar los presupuestos sociales

  8. Juan pablo dice:

    Pero qué pasa si a eso le sacamos lo preventivado para la devolución del IVA a jubilados, y la modificación de la reforma jubilatoria? No cambia la ecuación?

  9. john s. dice:

    La nota que subis no habla en ninguna parte de reasignar partidas

  10. Cristian Dos Santos dice:

    poco serio

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *