Engañoso

Feletti: “La diferencia más grande entre un presupuesto presentado y la realidad se da justamente en 2014”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

ENGAÑOSOEl valor del dólar ya alcanzó su máxima distancia desde 2005, pero las diferencias entre las proyecciones y lo ocurrido en la economía se dieron en casi todos los años del kirchnerismo. En inflación y crecimiento, incluso, la brecha de otros años fue mayor.

Al presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, Roberto Feletti, le preguntaron en una entrevista en Radio Continental por las diferencias entre las proyecciones macroeconómicas de los presupuestos y lo que ocurrió luego en la marcha de la economía. “La diferencia más grande entre un presupuesto presentado y la realidad se da justamente en 2014, que está fuertemente influido por la situación del mundo (…) y por (…) la restricción de divisas”, respondió el diputado oficialista respecto del tipo de cambio, la inflación y el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI).

Efectivamente, el valor del dólar ya alcanzó su máxima distancia, si se considera el que preveían los presupuestos aprobados desde 2005. Pero las diferencias entre las proyecciones presupuestarias y lo ocurrido luego en la economía real se dieron en casi todos los años de la gestión kirchnerista. Y, en inflación y crecimiento, incluso, la brecha de otros años fue mayor.

El Proyecto de Presupuesto 2014, aprobado en octubre del año último, estimaba una cotización del dólar a $6,30 al concluir el año. Pero, en diciembre de 2013, el tipo de cambio ya había superado la previsión y cerrado en $6,52 por cada dólar. El 16 de septiembre de este año, la divisa norteamericana cotizaba a $8,40, según la información del Banco Central. Es decir, un 33% más que lo previsto, aún tres meses antes de que finalice el año.

Esta distancia es la más amplia al menos desde 2005 y supera a la de 2013, cuando el dólar cerró un 28% por encima de lo presupuestado (de $5,1 a $ 6,52) (ver datos). Si se toma el tipo de cambio paralelo, la diferencia es aún mayor.

En otras de las principales proyecciones macroeconómicas del Presupuesto, sin embargo, la diferencia es aún mayor, por lo que no se trata de una excepcionalidad del año último, como mencionó Feletti. Es el caso de las estimaciones de inflación y de crecimiento:

-El Presupuesto 2014 proyectaba una variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del 9,9%, en base a datos del INDEC. Pero el Centro CIFRA de la CTA, que responde al sector oficialista de Hugo Yasky y utiliza el IPC 9-Provincias para hacer sus mediciones, informó que la inflación alcanzó el 21,3% a junio de 2014. Esto da una diferencia del 115%, que muestra los valores más altos en todo el período 2007-2013, salvo en 2009 cuando se produjo la crisis financiera internacional producto de la caída del banco de inversiones Lehman Brothers (ver datos).

-En cuanto al crecimiento económico, el Gobierno nacional presupuestó para 2014 una variación del PBI del 6,2%, pero en el Proyecto de Presupuesto 2015 la misma administración admite que el crecimiento anual será de 0,5%, lo que arroja una diferencia del 92 por ciento. Pero, incluso, otros años las divergencias fueron mayores: 2009 (-97,5%), 2010 (264%) y 2011 (100%) (ver datos).

Las proyecciones macroeconómicas son claves porque sirven para calcular la recaudación y, en base a la recaudación, se calcula el gasto. Durante los años ‘90, se sobreestimaba el crecimiento para darles señales positivas a los mercados, y también la recaudación, por lo que luego se ajustaba discrecionalmente el gasto”, recordó Carlos Martínez, economista e investigador-docente en el área de Estado, Gobierno y Administración Pública de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS).

En el período 2003-2008, por su parte, se subestimó la recaudación, lo que a la administración nacional le permitió la asignación de recursos extra sin pasar por el Congreso”, agregó.

La abogada Delia Ferreira Rubio, miembro de Trasparencia Internacional y consultora del Programa Ética Parlamentaria de la ONU, quien presentó en 2008 un proyecto para derogar los “superpoderes”, señaló en este chequeo que esta situación “le quita calidad institucional al tratamiento del Presupuesto y saltea la atribución del Congreso para decidir el destino de una parte importante del gasto público”.

Un análisis de Lucio Castro y de Walter Agosto, investigadores del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), sobre el proyecto de presupuesto 2015 señala: “Desde hace algunos años, el presupuesto nacional perdió su rol de principal instrumento económico financiero de las finanzas públicas nacionales, como resultado de su formulación a partir de supuestos macroeconómicos irreales y del recurso a modificaciones discrecionales por parte del Poder Ejecutivo. El Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional 2015 es una versión extrema de esta tendencia general”.

Al respecto, el documento concluye que “el proyecto de presupuesto 2015 plantea un estricto ajuste fiscal y proyecta incrementos del 28% y el 14% para los recursos y los gastos totales, respectivamente. Sin embargo, al igual que en años anteriores se trata de un ajuste cosmético, dado que reducir la tasa de expansión del gasto público a 14%, cuando actualmente crece al 47%, sin mediar medidas concretas es simplemente un ejercicio de voluntarismo”.

donantes

1 Respuesta

  1. crazyfrogo dice:

    Es FALSO y mentiroso como casi todas las burradas que dicen los kirchneristas

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *