Imagen: CICyP

Verdadero, pero…

Frigerio: “La Argentina, lo tenemos que reconocer, es de los países más vulnerables del mundo”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Si bien no hay una definición puntual, la agencia Bloomberg y distintos especialistas destacan que el país es uno de los más frágiles, entre otras cosas, por su necesidad de dólares, el endeudamiento y la inflación. La mayoría de estos indicadores empeoraron durante la gestión de Cambiemos.

El ministro de Interior y Obras Públicas de la Nación, Rogelio Frigerio, aseguró en un almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP) que desde el segundo trimestre de este año el contexto internacional empeoró y que esto afectó a nuestro país más que a otros. “La Argentina, lo tenemos que reconocer, es de los países más vulnerables del mundo”, dijo Frigerio, quien agregó que el déficit fiscal nos hace más vulnerables, más dependientes del financiamiento externo”.

Según un análisis de comienzos de agosto último de la agencia financiera Bloomberg, la Argentina se ubicaba en ese momento como el segundo país más vulnerable dentro de 18 mercados emergentes analizados. El ránking lo lideraba Turquía y detrás de nuestro país estaban Colombia, Sudáfrica y México. Este dato no está disponible para años anteriores de manera pública, por lo que no se puede ver su evolución.

Este índice mide cuatro indicadores. La primera es la cuenta corriente del país como porcentaje del tamaño de su economía. Esta cuenta corriente registra las operaciones de bienes y servicios (exportaciones e importaciones), ingresos y transferencias entre residentes del país y el resto del mundo. Así, otorga una estimación de la necesidad de dólares que tiene el país. La Argentina tiene un resultado negativo de -5,1% del Producto Bruto Interno (PBI) y en el análisis de Bloomberg se ubica como el segundo peor país, sólo detrás de Turquía (-5,4%).

Además, también mide la deuda externa (que en la Argentina en 2017 llegó al 37%, el octavo porcentaje más alto de los países analizados); el índice del Banco Mundial de Eficacia del Buen Gobierno que considera, entre otros temas, la calidad de los servicios públicos, el nivel de las políticas públicas y la credibilidad del Gobierno para llevar adelante esas políticas (la Argentina se ubica como la décima peor nación); y la inflación (el país, con un estimado de 28% interanual en el segundo trimestre de 2018, es el peor de los 18 analizados).

De todas maneras, no todos estos indicadores mejoraron durante la gestión de Cambiemos. Como se explicó en este chequeo, la deuda aumentó fuertemente en la gestión de Mauricio Macri. El déficit en cuenta corriente también empeoró (pasó de 2,8% en 2015 al 4,8% en 2017, último año con datos completos). El último dato de inflación oficial alcanzó el 34% interanual, por encima de la inflación interanual del 24% o 25% que medían el IPC CABA y San Luis cuando asumió al Gobierno Cambiemos. El indicador de Eficacia del Buen Gobierno mejoró de un estimado de -0,08 en 2015 a 0,18 en 2016, último año disponible.

Ramiro Castiñeira, economista y director de la consultora Econométrica -que dirige el ex secretario de Hacienda durante el gobierno de Raúl Alfonsín, Mario Brodersohn-, dijo a Chequeado que “desde hace años la Argentina sin dudas es uno de los más vulnerables” y que “efectivamente el contexto internacional cambió a principios de este año”. Además del déficit fiscal que genera que el país debe buscar financiamiento, Castiñeira añadió como condicionante el bajo ahorro que existe en pesos en el país y al déficit en cuenta corriente -o sea, la falta de dólares-, que generan que el Estado deba financiarse en dólares.

Si bien Castiñeira sostuvo que “el gradualismo de Cambiemos no permitió bajar estos déficits”, aclaró que estos problemas no son algo nuevo del gobierno de Macri.

Eugenia Arioua, economista especialista en estudios internacionales y ex analista de la consultora Ecolatina que dirige Santiago Paz, diferenció ante la consulta de Chequeado la política exterior de los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner -que se enfocó en el mercado local y convirtió al país en uno de los más cerrados del mundo- y la de Macri, que implementó una política para “volver al mundo, con la eliminación de controles, lo que aumenta la vulnerabilidad”.

Si tenés una economía cerrada, al evitar que ingresen muchos productos importados o la libre movilidad de capitales, reducís tu vulnerabilidad. Pero también reducís tus posibilidades de crecimiento al tener menos vínculos comerciales y menor posibilidad de financiamiento externo”, explicó a este medio Arioua.

Si se analiza el riesgo país, índice económico diseñado para medir el riesgo que representa un país para los inversores extranjeros, la Argentina también se ubica entre los peores puestos de los mercados emergentes. Según el índice que realiza el JP Morgan, el peor resultado entre los países emergentes lo obtiene Venezuela (más de seis mil puntos), segundo se ubica Ecuador (632) y tercera la Argentina (588), lejos del índice general para los mercados emergentes (392) y otros países de la región como Brasil (287), México (183), Colombia (173), Uruguay (166) y Perú (110).

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *