Insostenible

Juez: “Córdoba se convirtió en la primera cocina de cocaína del país”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

No existe un estudio específico que permita sostener esta afirmación. Los últimos datos oficiales corresponden al período 2000-2006, y ubican a Córdoba en segundo lugar, luego de la Provincia de Buenos Aires, pero el mismo informe aclara que no son representativos del total país.

En los últimos 16 años, gobernados bajo el mismo signo político, “Córdoba se ha convertido en la primera cocina de cocaína del país, y en la segunda de drogas sintéticas”, expresó el senador nacional Luis Juez (Frente Cívico), luego de la detención del jefe de Drogas de la Policía provincial, Rafael Sosa, por supuestos vínculos con narcotraficantes y participación en el pago de un secuestro extorsivo. Agregó también que Córdoba “dejó de ser una ciudad y una provincia de paso” para el tráfico de drogas.

No existe un estudio específico que permita sostener esta afirmación. Los últimos datos oficiales corresponden al período 2000-2006 y ubican a Córdoba en segundo lugar, luego de la Provincia de Buenos Aires, pero el mismo informe aclara que no son representativos del total país.

El último informe sobre el tema publicado por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) es de marzo de 2011, aunque la información que presenta es del período 2000-2006. Allí se menciona a Córdoba como la segunda provincia del país con más centros de procesamiento ilícito (CPI) de estupefacientes. Se utiliza el concepto CPI en reemplazo del término “cocinas”, por el significado poco claro de este último, se aclara en el documento.

Esta conclusión surge de 44 expedientes por causas abiertas que involucran centros de procesamiento ilícito en 42 juzgados federales de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Salta, Jujuy y Capital Federal. De los 43 CPI’s informados, un 55% se localizaba en Buenos Aires, un 20% en Córdoba, y un 11% en Capital.

La investigación, sin embargo, aclara que “se orienta a un análisis de tipo cualitativo y de casos, en función de que no se ha podido garantizar una muestra representativa que permita arribar a generalizaciones que se apliquen a todo el universo”, más allá de posibilitar el acceso a información sistematizada “de una problemática sobre la que, en la actualidad, no suele disponerse de datos confiables”.

“No existe ningún estudio concreto que permita definir a Córdoba como la principal cocina de cocaína del país; no hay datos sobre eso”, señaló Raúl Gómez, docente e investigador de la Unidad de Estudios Epidemiológicos en Salud Mental de la Universidad Nacional de Córdoba.

Sin embargo, el especialista en consumo de drogas agregó que hay indicadores indirectos que permiten inferir que la producción y el consumo de cocaína en la Provincia es alta. Entre estos factores mencionó “la poca prevalencia de uso de pasta base, que entre otras cosas está determinada por el bajo precio de la cocaína, lo que indicaría producción local”, o las emergencias médicas por consumo de sustancias por encima del promedio nacional.

“Hay una falencia estadística en toda la temática de narcotráfico, por lo que no hay información fehaciente para poder realizar esa afirmación”, coincidió Alejandro Corda, investigador de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y miembro de la ONG Intercambios, dedicada al estudio y atención de problemas relacionados con las drogas. Para Corda, “el más reciente y serio trabajo sobre el tema es el que realizaron los miembros de la SEDRONAR en 2011”.  

De acuerdo con los estudios del Observatorio Argentino de Drogas, dependiente de la SEDRONAR, el consumo de cocaína en el país tuvo un gran aumento entre 2004 y 2006, cuando las personas que la habían consumido en el año pasaron del 0,3% al 2,6 por ciento. En 2008 el porcentaje bajó al 1,1%, y en 2010 al 0,9 por ciento.Lo mismo sucede en el caso de otras drogas ilícitas, como la pasta base.

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *