Crédito: Prensa Massa

Verdadero

icono elecciones Elecciones

Massa: “Este es un Estado que tiene el déficit más alto de los últimos 10 años”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Los datos oficiales muestran que durante el primer año de Mauricio Macri aumentó el indicador que mide el estado de las cuentas públicas. Así, si bien la tendencia a la suba se inició durante la segunda gestión de Cristina Fernández Kirchner, el déficit fiscal se ubicó en su nivel más alto desde 2004.

[Este] es un Estado que tenía que cuidar sus cuentas y tiene el déficit más alto de los últimos 10 años”, destacó el diputado nacional por el Frente Renovador y miembro del frente 1País, Sergio Massa, durante una entrevista en el programa “Jorge a las 21”, el programa que conduce Jorge Rial y se emite por el canal América 24. El ex intendente de Tigre hizo referencia así a la profundización de la delicada situación fiscal recibida.

El déficit fiscal, es decir, la diferencia entre ingresos y gastos que tiene el Estado nacional, puede medirse según varios criterios en base al Producto Bruto Interno (PBI). “El más relevante es el resultado financiero [N. de R. que contiene, además de la diferencia entre ingresos y gastos, el pago de intereses de la deuda], o sea el superávit o déficit fiscal”, según el Manual de Clasificaciones Presupuestarias para el Sector Público Nacional que publicó en 2003 el Ministerio de Economía de la Nación.

Según cifras oficiales procesadas por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), el déficit del Gobierno nacional fue -5,3% del PBI en 2016, mientras que en 2015 había sido del -4,8 por ciento. Los datos utilizados para el cálculo surgen de la Oficina Nacional de Presupuesto y del nuevo INDEC que conduce Jorge Todesca, que recalculó el PBI del país desde 2004 hasta el último año. Estas fueron las fuentes utilizadas por Massa, indicó a Chequeado el diputado del Frente Renovador, Marco Lavagna.

Los datos muestran que durante el primer año de Mauricio Macri al frente del Poder Ejecutivo Nacional este indicador aumentó. Y, aunque las cuentas públicas ya mostraban un empeoramiento desde el inicio del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, en 2016 el resultado financiero fue el peor de los últimos 12 años. El recálculo del PBI desde 2004 no posibilita realizar una serie estadística para años anteriores, como era posible en este chequeo.

El Ministerio de Hacienda de la Nación anunció que el déficit en 2016 fue del 4,6% del PBI, cifra que se ubicó por debajo de la meta oficial del 4,8% prevista para ese año. Pero, para llegar a ese dato -y como se explicó en esta nota-, la gestión de Cambiemos cambió la metodología, decisión que es cuestionada por distintos especialistas y no respeta los estándares internacionales del Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo.

Además, los datos con esta nueva medición no están publicados para años anteriores, lo cual vuelve imposible la comparación interanual.

“Con el objetivo de limitar los efectos del déficit sobre la política monetaria, la estrategia de financiamiento fue redireccionada, acotando el rol protagónico del Banco Central como prestamista del Tesoro (vía emisión y reservas) y apelando a la colocación de deuda en los mercados voluntarios”, explicó Walter Agosto, investigador principal del área de Desarrollo Económico del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) y ex ministro de Hacienda de Santa Fe durante la gestión de Jorge Obeid.

En este sentido, según el último dato publicado por la Secretaría de Finanzas del Ministerio homónimo, la deuda pública total aumentó en casi US$ 35 mil millones con respecto a 2015, incluyendo el pago a los holdouts, es decir a los bonistas que no aceptaron la oferta de quita del Gobierno nacional en los canjes de 2005 y de 2010, dispuestos durante el kirchnerismo.

Tomar deuda no es en sí mismo positivo o negativo, sino que es relativo al uso que se le dé al préstamo. Si se destina para cubrir los gastos corrientes es un problema, pero es diferente si sirve para inversiones a mediano o largo plazo, que puedan tener alguna tasa de retorno”, distinguió la economista y analista en la Auditoría General de la Nación (AGN), Luciana Díaz Frers, en este chequeo.

En 2016, “la deuda se utilizó principalmente para financiar el déficit y la fuga de capitales del sector privado”, señala un informe del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ligada con ATE Capital), y agrega que ese año “[la deuda] no fue utilizada para impulsar la inversión pública, ya que en 2016 se observa una fuerte reducción en las partidas del gasto público nacional destinadas a la inversión, que en términos reales [N. de R.: es decir, descontando los aumentos de precios] fue del -18,7% anual”.

Luego de una suba en el primer año de Macri, la tendencia continúa en lo que va de 2017. Según el último documento de la ASAP, “al finalizar el primer trimestre la ejecución presupuestaria de la Administración Nacional arrojó un resultado financiero deficitario de $48.400 millones, más del doble del obtenido en igual período de 2016”, aunque la entidad especializada en análisis presupuestario destaca que hubo un fuerte aumento de los gastos de capital (es decir, de la inversión pública) en relación a 2015 y el último año.

donantes

2 Respuestas

  1. ndaharley dice:

    Qué interesante sería en este tipo de notas, que se desglose por rubro el gasto, ya que cómo dicen, que en el último trimestre aumento fuerte el gasto en infraestructura, también aumentó muy fuerte el pago de intereses por deuda.
    No va a ser nunca lo mismo gastar u$s 10 mil millones en subsidios / Planes sociales que regresan a la economía vía consumo interno, que pagarlos en intereses de bonos emitidos que solo sirven para que un grupo de bancos se lleven la plata fuera del país.

  2. pocho dice:

    Excelente comentario.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *