Crédito: Presidencia de la Nación

Verdadero, pero…

Peña: “Hemos logrado (…) que nos estemos pudiendo endeudar [en pesos] a la tasa más baja de la historia argentina”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

La tasa de interés del bono a diez años emitido en octubre último es la más baja a nivel nominal y los especialistas destacan una reducción importante en los costos de financiamiento. Sin embargo, se trata de un tipo de colocación que no se realizó durante los gobiernos anteriores.

“Hoy lo que hemos logrado, con confianza, saliendo del default hace cuatro meses, es lograr que nos estemos pudiendo endeudar a la tasa más baja de la historia argentina”, señaló el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en el programa “Animales Sueltos” que emite América, y detalló: “Por primera vez en la historia argentina hemos podido endeudarnos en pesos a tasa fija a diez años en una tasa de 17%”.

De acuerdo con información enviada a Chequeado por el equipo de Comunicación de la Jefatura de Gabinete de Ministros, en base a los registros de la agencia Bloomberg, las emisiones de bonos en pesos realizadas por el gobierno de Mauricio Macri (Cambiemos) tienen la tasa de interés nominal más baja, si no se tienen en cuenta las realizadas durante la vigencia de la Ley de Convertibilidad, cuando un peso equivalía a un dólar.

Los Bonte 2026 y el 2023, emitidos en octubre último, tienen una tasa de 15,5% y 16%, respectivamente. En tanto, en los últimos dos años de la administración de Cristina Fernández de Kirchner (Frente Para la Victoria), se colocó deuda en tres oportunidades con una tasa de 24,2%, 25,1% y 26,7%, respectivamente (a dos y tres años).

Los especialistas consultados destacan una reducción importante en los costos de financiamiento. Sin embargo, no se han emitido bonos de las mismas características (es decir, en pesos y a siete y diez años) con los que se pueda comparar directamente.

Es que la emisión argentina se restringe a los últimos años. Según explicó a este medio Marina Dal Poggetto, directora ejecutiva del Estudio Bein & Asociados, “el país sólo comenzó a emitir bonos en la década de los ‘90; antes contraía deuda de forma directa con los bancos”. Además, después de la declaración del default de la deuda, no se emitieron bonos en moneda local hasta el año 2004 (Boden 2014).

Para cotejar directamente el Bonte 2026 se tendría que tomar otra colocación con similar duration, “es decir que tengan similar plazo promedio de cobro de intereses o capital”, explicó a Chequeado Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de la consultora Orlando Ferreres y Asociados, pero al momento de la emisión de este último bono no había otro similar que estuviera vigente.

“El costo del financiamiento en pesos a largo plazo depende de la expectativa que el mercado forme sobre la inflación y la devaluación esperada en los próximos diez años”, explicó a este medio Leandro Ottone, del equipo del Observatorio de la Deuda del Instituto de Trabajo y Economía (Fundación Germán Abdala).

No obstante, especialistas discrepan si la tasa conseguida por Estado nacional es baja en el contexto actual. “El propio gobierno proyecta una meta de inflación de 5% a partir de 2019, lo que necesariamente implica que los bonos a tasa fija con cupones superiores a 15% tendrán rendimientos reales de dos dígitos, lo cual no puede considerarse una tasa baja”, señaló Ottone.

Por su parte, el economista Federico Muñoz, de la consultora Muñoz & Asociados, consideró que “en comparación con otros países de la región, una tasa fija del 16% puede parecer alta pero si tenemos en cuenta de dónde venimos, del default y de la inflación persistente, esto significa que los mercados están abriendo crédito en pesos porque confían en el programa económico del Gobierno“.

En efecto, el acuerdo con los holdouts y las expectativas de reducción de la inflación afectaron especialmente en el costo del financiamiento del país.

“Si se comparan los distintos bonos emitidos en un mismo año se puede trazar una curva de tasa que refleja las expectativas a futuro. En este momento estamos en una situación anormal en donde la curva está invertida porque los plazos más largos tienen una tasa más baja que los que tienen plazos más cortos”, explicó a Chequeado Martín Tetaz, economista y profesor de la Universidad Nacional de la Plata (UNLP).

Por su parte, Luciano Cohan, director de la consultora Elypsis, añadió: “En los últimos años no se podía emitir un bono a diez años con una tasa a 15,5 por ciento. El logro de esta colocación es conseguir que al mismo tiempo los inversores compren un bono a este plazo, en esta moneda y a esta tasa”.

En cuanto a la deuda emitida en dólares, expertos responsabilizan al especial contexto internacional por la tasa conseguida por la Argentina, que en abril último licitó seis bonos con tasas de entre 6,25 y 7,62 por ciento.

La tasa nominal que paga el país está entre las más bajas de la historia. Por un bono en dólares a diez años (legislación de Nueva York) la Argentina paga un rendimiento de aproximadamente 6 por ciento. Sin embargo, esto es producto de las bajas tasas de interés internacionales libres de riesgo (en este caso, los bonos del tesoro de Estados Unidos)”, señaló a este medio Roberto Frenkel, economista e investigador Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES).

En esta misma línea se refirió Dal Poggetto: “Estamos en un mundo hiper-líquido donde faltan rendimientos y sobra ahorro, en donde los bancos de más de un país tienen tasa cero o negativa”. Sin embargo, también concluyó que “hoy países limítrofes como Brasil, Chile, Uruguay y Bolivia tienen tasas más bajas” que la Argentina.

donantes

2 Respuestas

  1. ndaharley dice:

    Y despues vamos a aplaudir el Blindaje 2019!!!
    Ya hipotecamos el futuro de nuestros hijos, y encima es una buena noticia?

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *