Prensa Randazzo Crédito: Prensa Randazzo

Verdadero, pero…

Randazzo: “Cada vez [hay] más déficit y cada vez [estamos] más endeudados”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Los datos muestran que durante el primer año de Mauricio Macri aumentó el déficit fiscal y la deuda total, pero se trata de dos indicadores que venían aumentando desde 2011, primer año del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

El ex ministro del Interior y Transporte de la Nación Florencio Randazzo, que hoy presentó los avales para competir en las elecciones primarias del Partido Justicialista (PJ), aseguró en un video difundido, entre otros, por el diputado nacional del Peronismo para la Victoria, Oscar Romero, que el Gobierno nacional “tiene cada vez más déficit” y que el país está “cada vez más endeudado”.

Chequeado consultó al equipo de Prensa de Randazzo, desde donde aseguraron que el ex ministro se basó en datos “que son públicos y han salido publicados en diferentes diarios”, pero no dieron detalles sobre las fuentes utilizadas.

El Gobierno nacional anunció que el déficit (es decir, la diferencia entre los ingresos y los gastos que tiene un Estado) en 2016 fue del 4,6% del Producto Bruto Interno (PBI), cifra que se ubicó por debajo de la meta oficial del 4,8% prevista para ese año. Pero, como se explicó en esta nota, la gestión de Cambiemos utilizó una nueva metodología para medir este indicador que es discutida por distintos especialistas y no respeta los estándares internacionales. Además, los datos con esta nueva medición no están publicados para años anteriores.

Si se utiliza la metodología recomendada, el déficit fiscal aumentó en el primer año de Macri, como se ve en este chequeo. Según los datos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), el resultado financiero (déficit) de la Administración Pública Nacional de 2016 fue -5,3% del PBI, mientras que en 2015 había sido del -4,8 por ciento.

Al observar la serie de datos, sin embargo, se ve que el déficit fiscal comenzó a aumentar desde 2011, el primer año de gestión del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, cuando el resultado financiero fue de -2% del PBI, y se profundizó hasta llegar al -4,8% mencionado al finalizar su mandato.

Luego de una suba en el primer año de Macri, la tendencia al aumento del déficit continúa en lo que va de 2017. Según el último informe de la ASAP, “al finalizar el primer trimestre la ejecución presupuestaria de la Administración Nacional arrojó un resultado financiero deficitario de $48.400 millones, más del doble del obtenido en igual período de 2016”, aunque destaca que hubo un fuerte aumento de los gastos de capital (es decir, inversión pública) en relación a 2015.

Por el lado de la deuda, según datos oficiales del Ministerio de Finanzas de la Nación, la deuda bruta total del Sector Público Nacional pasó de US$ 241 mil millones en diciembre de 2015 a US$ 275 mil millones en el mismo mes de 2016 (último dato disponible).

Si se considera el tipo de cambio al último día del año, metodología que emplea la Secretaría de Finanzas para calcular el producto en dólares, el ratio deuda total sobre PBI pasa del 53,5% al 54,2 por ciento. Al utilizar el PBI en dólares, “los movimiento del tipo de cambio afectan mucho la variación del ratio de la deuda”, señaló Juan Manuel Telechea, economista del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala, y agregó que “eso explica por qué el ratio no aumentó mucho entre 2015 y 2016”, dado que en 2015 se produjo una devaluación que hizo que el PBI en dólares cayera.

Al observar la serie estadística, los datos del Ministerio muestran una evolución similar a los del déficit fiscal: la deuda total tocó un piso en 2011 (38,9% del PBI) y a partir de ese momento comenzó a aumentar hasta llegar al 53,5% en 2015, aunque -como se dijo- durante el primer año de Macri este ratio no decreció sino que subió.

En la misma línea, según informó la Jefatura de Gabinete de la Nación en su última presentación ante la Cámara de Diputados, “se estima que a fines de 2019 la deuda puede alcanzar US$ 373 mil millones, lo que representaría un 63% del PBI”, es decir, que el Gobierno nacional prevé continuar aumentando la deuda total en lo que queda del mandato de Macri.

“Tomar deuda no es en sí mismo positivo o negativo, sino que es relativo al uso que se le dé al préstamo. Lo que importa es si es sostenible o no. Si se destina para cubrir los gastos corrientes, y no están asegurados esos ingresos, es un problema, pero es diferente si sirve para inversiones a mediano o largo plazo, que puedan tener alguna tasa de retorno”, distinguió la economista Luciana Díaz Frers en este chequeo.

De acuerdo con un informe de 2016 del Instituto de Trabajo y Economía (ligado con el sindicalismo), en base a datos oficiales, “la deuda se utilizó principalmente para financiar el déficit de la cuenta corriente y la fuga de capitales del Sector Privado, mientras que el resto fue acumulado por el Banco Central”, y agrega que “por ahora esto no fue utilizado para impulsar la inversión pública, ya que en 2016 se observa una fuerte reducción en las partidas del gasto público nacional destinadas a la inversión, que en términos reales fue del -18,7% anual”.

Para Ramiro Castiñeira, economista de la consultora Econométrica -que dirige Mario Brodherson, ex secretario de Hacienda durante el gobierno de Raúl Alfonsín-, “en 2016 la deuda se tomó para financiar los déficits heredados, y así moderar el impacto de la recesión, que de otra manera hubiera sido mayor”. Sin embargo, matizó en este chequeo, se trató del primer año de gestión, por lo que habrá que esperar a ver qué pasa en 2017 y en los años siguientes.

donantes

3 Respuestas

  1. Franco dice:

    Es muy bueno lo que hacen ya que cuando me quiero informar , desde hace algunos años según que lea , escuche o mire por televisión, no se si vivo en Cosobo o Disney

  2. NH dice:

    Adhiero con Franco. Por favor, sigan con esto y sigan mejorando día a día.

  3. Muy tendencioso y muy parcial lo expuesto, es como pretender explicar porque existe dios y pedir pruebas, del modo que lo exponen; segun el economista del partido radical, osea tiene una mirada dirigida no objetiva sobre lo que trata de explicar, de hecho se sabe que la deuda tomada en gran parte fue para sostener los lebac.

    “Tomar deuda no es en sí mismo positivo o negativo, sino que es relativo al uso que se le dé al préstamo. Lo que importa es si es sostenible o no. Si se destina para cubrir los gastos corrientes, y no están asegurados esos ingresos, es un problema, pero es diferente si sirve para inversiones a mediano o largo plazo, que puedan tener alguna tasa de retorno”, distinguió la economista Luciana Díaz Frers en este chequeo.

    “La actual fortaleza del peso está alimentando desequilibrios crecientes en la economía. Aunque se están logrando algunos progresos, aunque limitados, en la reducción del déficit fiscal, el déficit por cuenta corriente se está ampliando y seguirá haciéndolo si el peso sigue siendo fuerte”, agregó el periódico económico.
    “Pero el hecho de que los fondos especulativos se han acumulado en instrumentos de deuda local para aprovechar el comercio de carry deja a Argentina expuesta en caso de que las circunstancias cambien, ya sea en el país o en el extranjero”, remató.
    http://www.ambito.com/881305-financial-times-la-bicicleta-financiera-vive-un-momento-de-bonanza-en-la-argentina

    Sumado la fuga de capitales que creció 118% y alcanzó los u$s 14.662 M en 2016.

    http://www.ambito.com/866256-la-fuga-de-capitales-crecio-118-y-alcanzo-los-us-14662-m-en-2016

    Muchos datos que dejaron afuera del analisis para mi gusto.

    Slds

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *