Imagen: GCBA

Engañoso

Rodríguez Larreta: “En la Ciudad no tenemos ningún impuesto específico a los servicios públicos que se traslade a los consumidores”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Si bien la Ciudad no impuso por sí misma ningún impuesto específico a las tarifas, existe una contribución originada por un acuerdo de la Nación con las prestadoras de electricidad que pagan los usuarios porteños y por la que el gobierno local prevé recaudar casi $1.000 millones.

El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció en conferencia de prensa la eliminación del impuesto a los Ingresos Brutos en las facturas de gas y de agua. Señaló que en la Ciudad la carga impositiva específica a los servicios públicos “es 0” y afirmó: “No tenemos ningún impuesto específico aplicado a los servicios públicos que se traslade a los consumidores”. Larreta hizo el anuncio tras el pedido del presidente, Mauricio Macri, que en un spot solicitó a las provincias y los municipios que reduzcan los tributos para bajar el costo de las tarifas.

Si bien la Ciudad no impuso por sí misma ningún impuesto específico a las tarifas, existe una contribución originada por un acuerdo de la Nación con las prestadoras de electricidad que pagan los usuarios porteños y por la que el gobierno local recauda casi $1.000 millones.

En la Ciudad de Buenos Aires las facturas de agua y de gas tienen impuesto a los Ingresos Brutos, que no es un impuesto específico establecido por ley a los servicios públicos sino un tributo aplicado a muchas actividades económicas y que existe en distintas jurisdicciones del país. La Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, tiene dos impuestos específicos en la factura de luz (el Fondo Especial de Desarrollo Eléctrico de la Provincia y el Fondo Especial de Grandes Obras Provinciales) y uno en la de gas.

El tributo a los Ingresos Brutos en la Ciudad es el que el jefe de Gobierno anunció que eliminará en los servicios de agua y de gas, que hoy llega al 4%, según datos del Ministerio de Energía de la Nación.

En el caso de la luz, las facturas de Edenor y Edesur, empresas proveedoras del servicio en la Ciudad, no incluyen el impuesto a los Ingresos Brutos. Sin embargo, sí se le aplica a los usuarios porteños una “contribución municipal” del 6,3% de su factura por el consumo de luz. Es por eso que en los hogares de la Ciudad se paga en la factura de electricidad una carga impositiva superior al 27%: un 21% que corresponde al IVA (impuesto nacional) y un 6,3% de contribución municipal.

¿De qué se trata esta “contribución municipal”? “En el esquema tributario vigente, se denominan en general como Contribución Única (CU) o Contribución Única Municipal (CUM) cuando están impuestos por una disposición emanada de una jurisdicción superior. La Nación, en el caso de la Ciudad de Buenos Aires y los municipios bonaerenses atendidos por distribuidoras reguladas por el Estado federal, y las Provincias en los otros casos, disponen así que el consumo de electricidad sea gravado con una contribución destinada a los tesoros municipales”, explica un informe de Carlos Alasino, profesor de Economía de la Universidad Nacional de Quilmes.

En el caso de la Ciudad, no es un impuesto establecido por la gestión local mediante una ley o un decreto, sino que se aplica por un acuerdo firmado antes de que el territorio porteño fuera declarado distrito autónomo en la reforma constitucional de 1994.

Se trata del contrato de concesión firmado entre las empresas Edenor y Edesur y la Secretaría de Energía Eléctrica de la Nación en 1992, en el que se estableció que las empresas debían abonar a la Ciudad el 6,3% de sus entradas brutas por el negocio de la energía eléctrica.

“La Nación podría viabilizar una eliminación o una reducción de la contribución, dado que a las distribuidoras esta decisión no las afectaría porque funcionan como meros agentes recaudadores del impuesto que pagan los contribuyentes porteñas”, explicó a Chequeado Cecilia Laclau, presidenta de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec).

Si bien no se trata de una ley o decreto municipal, como se lee en la factura que ilustra la nota, este porcentaje de 6,3% se termina aplicando sobre los cargos fijos y variables de la factura de luz que pagan los porteños, al igual que el IVA.

Entonces, la “contribución municipal”, si bien no es un impuesto específico sí es un monto abonado por los usuarios y que se destina a las arcas del Gobierno porteño. A tal punto que el presupuesto 2018 de la Ciudad de Buenos Aires prevé recursos por casi $1.000 millones por tributos sobre el consumo de energía eléctrica. En 2017 previó fondos por esta contribución por $832 millones y en 2016 por $357 millones.

donantes

1 Respuesta

  1. francisco dice:

    Muy buen analisis. Nos siguen macaneando pero de buenas maneras…

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *