Macri: “Uno de cada tres empleos se genera en forma directa o indirecta por el campo argentino” - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año
FrasesDiscutible
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.

Macri: “Uno de cada tres empleos se genera en forma directa o indirecta por el campo argentino”

“El campo es el gran motor que tiene este país”, sostuvo el presidente de la Nación, Mauricio Macri, durante su discurso de apertura de la exposición Rural. “Uno de cada tres empleos se generan en forma directa o indirecta por el campo argentino”, ejemplificó.

La cifra difundida por Macri coincide con un estudio de 2004 realizado por los economistas Juan Llach, Marcela Harriague y Ernesto O’Connor para la Fundación Producir Conservando, en el que concluyen que “en 2003 el empleo total generado por las cadenas agroindustriales fue de 5.592.300 puestos, un 35,6% del total de ocupados”. Ese número incluye el empleo directo, más dos tipos de empleo indirecto: el primero, vinculado con los insumos y servicios demandados en la cadena, y el segundo, generado por el pago de impuestos o consumo del sector.

De esta manera, señalan, “sólo 27,6% del empleo total generado por las cadenas agroindustriales pertenece al sector primario”, mientras un “28,1%, pertenece al sector secundario o manufacturero”, y “el restante 55,7% se ubica en el sector terciario o de servicios, incluyendo aquí un 4% de empleo público y 6,9% de planes jefes y jefas de hogar”. Tres cadenas (frutas y verduras, carnes y textiles) generan la mitad del empleo, si se considera solo el directo y el primer tipo de empleo indirecto.

Esta metodología, sin embargo, fue criticada, y el economista del Centro de Estudios para el Desarrollo Argentino (CENDA) Javier Rodríguez realizó un documento específico para refutarlo. En el trabajo, se apunta a la existencia de un doble conteo de actividades, ya que “muchísimos puestos de trabajo directos e indirectos de los otros sistemas se cuentan como puestos de trabajo del Sistema Agroindustrial”. Por esto, agrega, “los complejos agroindustriales no generan un tercio de los puestos de trabajo mientras todas las demás actividades generan los dos tercios restantes”, y pone como ejemplo que si se toma un cálculo similar para el sector de los servicios el resultado es un 90% de los trabajos.

Consultado por Chequeado, Llach, uno de los autores del estudio, respondió que “si bien no puede afirmarse categóricamente que sigan vigentes los resultados de 2004, sí puede decirse que ellos son robustos dado que se trata de variables cuyos valores tienden a mantenerse en el tiempo”. Además, señaló que su estimación se realizó con dos métodos que coinciden en la participación del empleo rural en alrededor de un tercio del total, lo que “otorga una mayor validez a los resultados”. Un método es el ya señalado, “por matriz de insumo-producto, y el otro es de acuerdo con la población de las regiones agroindustriales a nivel de departamento‎”, dijo Llach, quien destacó la participación del agro en “el 50% de las divisas comerciales del país”.

Rodríguez se opone al segundo método utilizado, ya que considera que son “variables considerablemente diferentes (…) empleo y población no son sinónimos”. El autor realiza un cálculo propio según el cual el sector agrario y alimentario generan directamente un 11,4% del empleo, que alcanza el 18,1% si se le agregan los trabajos de transporte y comercialización.

A un porcentaje similar, el 17,1% (2,7 millones de puestos de trabajo), llegó la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) con datos para 2013. Este cálculo incluye los datos oficiales de empleo directo del sector agropecuario (350 mil puestos), de la agroindustria (700 mil), y de trabajadores informales (320 mil), a los que suma el trabajo “indirecto generado en la comercialización, transporte, exportación y empleo golondrina/transitorio”. Los datos de FADA para 2014 son similares (16,8%).

El director del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales del Conicet, Guillermo Neiman, coincidió con que la metodología utilizada en el trabajo de Llach da lugar a un doble conteo de trabajadores. En diálogo con este medio mencionó que además “hay dos problemas que afectan cualquier estimación del empleo en el sector: el alto nivel de empleo en negro y la estacionalidad”, y sostuvo que más que discutir la participación hay que considerar la calidad del empleo generado.

Juan Manuel Villulla, investigador del Centro Interdisciplinario de Estudios Agrarios (CIEA), respondió al sitio que “las principales actividades que generan empleo en el campo son las menos mecanizadas, y que demandan trabajo manual, como la cosecha de limón, yerba, frutas, hortalizas, esquila, el olivo o la vid”.

“En general podemos decir que las producciones de las economías regionales son las que generan mayor empleo, porque no han atravesado procesos importantes de mecanización y hay todavía relevante presencia de trabajo familiar, entre otras razones”, señaló en línea Neiman. “Por eso, la crisis de las economías regionales es una crisis del empleo agrícola (y también una crisis social) mientras que la crisis de la agricultura extensiva es más bien una crisis económica”, explicó.

Villulla agregó que el aumento en el volumen de producción del sector no siempre está acompañado por un aumento del empleo. “En el caso de la zona pampeana -concluyó- entre 1988 y 2001 la producción agrícola se duplicó, pero fruto del cambio tecnológico y las condiciones laborales que ofrecía el agro, dejaron el campo 86.000 obreros y a nivel nacional se fundieron 85.000 chacareros, todos debajo de las 500 hectáreas”.

Temas

Comentarios

  • Ndaharley2 de agosto de 2016 a las 8:04 pmSupongamos que sea cierto, que no lo es, pero supongamos. Que hacemos con el otro 65% de los trabajadores si volvemos a primarizar la produccion en Argentina?
  • Agustín2 de agosto de 2016 a las 10:50 pmSi todas las demás mediciones dicen que no es correcto, debería ser falso, no discutible. Además sería interesante saber los empleos que crean los cultivos de soja por ejemplo, comparado con la participación en el porcentaje de lo que llaman "el campo".
  • Gerardo3 de agosto de 2016 a las 11:44 amLa repregunta sería: ¿cómo es posible entonces que en los doce últimos años, supuestamente "catastróficos" para el "campo", haya disminuido la desocupación de la manera en que lo hizo? ¿Dónde está el dibujo? ¿en el Indec o en el informe de los amigos de la mesa de enlace?
  • javier4 de agosto de 2016 a las 9:39 amEl informe que se discute es del mayo 2004, y los datos analizados abarcan el periodo 1997-2003, tiene mas de 12 años. No es para nada serio utilizar esa información, no se si la afirmación es cierta o no pero no se pueda analizar a partir ese documento. Hay muchas interpretaciones de lo que paso en estos últimos 12 años, pero me atrevo a decir que ninguno puede decir que no cambio nada entre 1997-2003 y la actualidad.
  • Mark4 de agosto de 2016 a las 10:57 amAl menos es empleo genuino, no como los inventos de T del Fuego o los subempleos de san luis, hay que incentivar el trabajo competitivo y desalentar el subsidiado.
  • HugoL5 de agosto de 2016 a las 9:31 pmMe da lastima seguir leyendo críticas hacia el sector agropecuario y es cierto q los datos son viejos, será xq posterior a esta fecha 2004 no hay más dato creíble?. Seguramente el empleo indirecto es mucho mayor, por lo q seria 1 de cada 2, pero bueno sigan criticando a quien les da de comer!! Todo se puede mejorar y con políticas es la cual nos beneficie a todos, sin criticar a sectores con supuestas "rentas extraordinarias"
  • Antonio Perez Abella6 de agosto de 2016 a las 8:57 pmY que hacemos los demas?. Saludos.
  • Javier8 de agosto de 2016 a las 11:02 pmNo se puede decir nada a partir del informe de Llach, no se puede chequear una afirmación a partir de un fuente que es be más de 12 años, de metodología cuestionada y muy cercana al gobierno. Lo que es discutible es chequeo, seria interesante que se chequee bien la afirmación. El campo genera un tercio del trabajo, esta afirmación es verdadera o falsa no puede ser discutible, lo único talvez discutible es que es el trabajo indirecto.
  • Hernan9 de agosto de 2016 a las 9:26 amEn mi opinión el debate debería centrarse en cuantos empleados genera el modelo agroexportador de producción primaria de alimentos, últimamente beneficiado por la baja de las retenciones??
  • blopa1 de mayo de 2017 a las 5:38 pmtratemos de cuidar los trabajos genuinos de produccion y busquemos generar mas empleo de calidad,y ademas blanquiemos quien quiere trabajar en este pais,y al que quiera,ayudemoslo capacitandolo como corresponde,es la forma que asi podamos salir adelante
  • juan1 de mayo de 2017 a las 5:56 pmDatos del 2003? Y el indec no estaba saneado? para que sirve?
  • LUIS COMELLI14 de mayo de 2017 a las 3:52 amES CIERTO MACRI NO MIENTE...EL CAMPO ES "LA USINA DE FABRICAR EMPLEOS GENUINOS Y DE CALIDAD"...EL "MOMO" VENEGAS ES FIEL "GARANTE" DE LO EXPRESADO...PARECE QUE LOS NUEVOS TRACTORES TIENEN MAS TRIPULANTES QUE COLECTIVO LLENO...NO ME PUEDO IMAGINAR LA ALEGRIA DE LA GENTE DEL INTERIOR QUE VE SATISFECHAS SUS ASPIRACIONES DE PROGRESO...AHORA MANEJAN CAMIONETAS Y AUTOMOVILES DE ALTA GAMA...Y DE ULTIMA GENERACION...SUS PATRONES HAN RENOVADO SUS NUMEROSOS VEHICULOS...!!!
  • LUIS COMELLI14 de mayo de 2017 a las 4:08 amCONTESTO TU PREGUNTA HERNAN EL MODELO "AGROEXPORTADOR" NO AUMENTA LA OCUPACION DE GENTE LA CREACION DE EMPLEOS DISMINUYE...EN VIRTUD DE QUE LA TECNOLOGIA AVANZA...HOY HAY SIEMBRA "DIRECTA" Y SE SIMPLIFICAN LAS "LABORES RURALES"...EN EL FUTURO LOS "ROBOTS" SUPLIRAN A LOS OBREROS....LA MAQUINA SIEMPRE FUE REEMPLAZANDO AL HOMBRE...!!!

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *