Crédito: La Nación Más

Exagerado

Rattazzi: “Al obrero le queda sólo 44% de lo que le cuesta a la empresa”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Si bien la Argentina tiene el costo fiscal al trabajo más alto de la región, el trabajador recibe cerca del 65% de lo que le cuesta a la empresa.

El presidente de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, destacó en una entrevista con el canal La Nación Más la importancia de “la reforma impositiva que se viene” y criticó: “Los estudios hechos muestran que en México, sobre 100 le sacan 15% al salario del obrero. En la Argentina, sobre 100 se le saca 56%, entonces al bolsillo le queda sólo 44% de lo que le cuesta a la empresa”.

Si bien la Argentina tiene el costo fiscal al trabajo más alto de la región, el trabajador recibe cerca del 65% de lo que le cuesta a la empresa y no el 44%, como dijo Ratazzi.

Consultado por este medio, el sector de Prensa de Fiat afirmó que Rattazzi se había basado en un informe de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA). Desde ADEFA enviaron a Chequeado un análisis sectorial encargado a la consultora privada Bain & Co en el que sostiene que las cargas sociales (contribuciones que realizan los empleadores y aportes que hacen los trabajadores) representan el 53% del salario neto (lo que efectivamente cobra el trabajador). Según el mismo informe, en Brasil estas cargas representan el 46% y en México el 27 por ciento.

Igualmente, este indicador no muestra la relación entre lo que recibe el trabajador sobre lo que paga la empresa, sino lo que recibe el Estado sobre lo que cobra el trabajador. Andrés Mir, contador público e investigador del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), sostuvo que “la Argentina es uno de los países más caros de la región”, aunque aclaró que, a grandes rasgos, de lo que paga la empresa en promedio el 60% le llega al empleado y el 40% restante se destina a pagar cargas sociales.

Según los datos oficiales, las contribuciones del empleador (que incluyen jubilaciones, PAMI, asignaciones familiares y Fondo Nacional del Empleo) alcanzan entre el 23 y el 27% del salario bruto del asalariado, dependiendo del tipo de actividad y del tamaño de la empresa. A esto hay que sumarle la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART), cuyo precio difiere según la actividad económica de la compañía, las condiciones de higiene y seguridad del trabajo, y la cantidad de personal de la empresa. Según Mir, en promedio se paga cerca de un 3% por las ART.

Por su parte, el trabajador también tiene aportes que alcanzan el 17% de su salario bruto (11% por su jubilación, 3% al PAMI y otro 3% para las obras sociales). Mir también aclaró que la mayoría de los trabajadores también tienen descuentos relacionados con sus sindicatos, que rondan el dos por ciento.

Así, en total las contribuciones del empleador serían de entre el 26 y 30% en promedio, mientras que los aportes de los trabajadores rondan el 20% de su salario bruto. Por ejemplo, si el sueldo bruto de un asalariado es de $100, el salario neto del trabajador (lo que efectivamente recibe) sería $80, mientras que la empresa pagaría, como máximo, aproximadamente 130 pesos. Así, al empleado le terminaría llegando entre el 60% y el 65% de lo que paga la empresa.

¿Qué sucede en otros países? Un informe de 2016 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) -organización que agrupa a 35 países de todo el mundo, incluidos países como Alemania, Corea, Estados Unidos, Finlandia y el Reino Unido- analiza la “cuña fiscal” en 20 países de América Latina y el Caribe. Este indicador mide “la diferencia entre el costo laboral total para el empleador y el salario neto que el empleado se lleva a casa”.

Según este estudio, la Argentina, con un 34,6%, fue el país de la región con mayor “cuña fiscal” en el 2013, año que analiza el informe. Estos datos, en línea con lo anterior, marcan que el empleado recibe de sueldo casi un 65% de lo que le cuesta a la empresa. Al analizar este porcentaje, se ve que en nuestro país en promedio el empleador aporta contribuciones a la seguridad social por 21,2 puntos porcentuales y el trabajador aporta los 13,4 puntos restantes.

Martín Kalos, economista y director de EPyCA Consultores, comentó a Chequeado que “la diferencia entre lo que paga la empresa y cobra el trabajador son derechos laborales” y que “la Argentina tiene más derechos laborales que los otros países de la región principalmente por una mayor tradición sindical y de movilización”.

Otro dato significativo del estudio es que México fue el único país de los 20 estudiados del continente donde los trabajadores con un salario promedio pagaron impuestos sobre la renta.

Esta es la principal diferencia entre la carga fiscal al trabajo si se compara la región con el promedio de la OCDE. Mientras en América Latina y el Caribe los impuestos a la renta representaron 0,3 puntos porcentuales del 21,7% que promedia la región, en la OCDE significaron 13,3 puntos de la carga total (promedian un 35,9%).

donantes

4 Respuestas

  1. Leandro dice:

    Quiero sumar un dato, que no se si el escritor tuvo en cuenta, de casos puntuales que las empresas están obligadas a pagar contribuciones extras al sindicato, por citar un ejemplo: por los empleados bajo el convenio ATILRA, las empresas lácteas pagan $4.000 mensuales como “cuota solidaria” al sindicato. Este es uno de los casos que ha tomado relevancia por la crisis de Sancor, pero imagino que debe haber muchos más.

  2. Javs dice:

    Es claro que su porcentual de menos de la mitda, se refiere a las previsiones por despido que debe hacerse

  3. Carlos A. Zaffi dice:

    Lo que pasa en Argentina,es que ningún Gobierno hasta hoy,se preocupó de administrar los impuestos de todos los contribuyentes,es más fácil regalar subsidios en vez de generar fuentes devtrabajo.el populismo.desde el año 1983 se destruyó la educación, el poder Judicial paso a ser el poder más corrupto y genuflexión que pueda existir gasto hoy inclusive.Las Cámaras empresariales se callaban nunca opusieron a las inconductas del poder político dejando que arrastran con la destitución y el cierre de ciento de miles de empresas,comercios,industrias etcétera.Los sindicato,mienten al decir que defienden al empleado,lo único que a ellos les interesa es su caja recaudatoria,por que si realmente les interesará la defensa de nuestros empleados,lo primero que debieron hacer es defender las fuentes de trabajo contra el atropello y mal administración del estado por parte de la política y no arremeter contra las fuentes de trabajo,Sino tan brutos que no se dan cuenta que si no hay comercios, empresas,industrias,no hay estado posible no hay generación de empleo posible.

  4. Gabriel dice:

    No se mencionan los aportes sindicales puntuales. Los formales: nuevas y arbitrarias categorias, comidas, seguro de sepelio, etc; y los “informales”: aprietes y extorsiones que sufren sobre todo las pequeñas empresas.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *