Pruebas Aprender: qué son y qué muestran sus datos

COMPARTI ESTE CHEQUEOTwitterFacebook

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, destacó en su discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso la necesidad de mejorar la calidad educativa y dijo que “con la evaluación Aprender pudimos identificar qué escuelas tienen más dificultades y a cuáles les va mejor”. Pero, ¿Qué son las pruebas Aprender?

El Consejo Federal de Educación aprobó en mayo de 2016 la implementación de un “Sistema de Evaluación Nacional de la Calidad y Equidad Educativa”. Esta evaluación, conocida como “Aprender”, es un operativo de evaluación de la calidad educativa que reemplaza a los Operativos Nacionales de Evaluación (ONE) y que se realiza “con carácter anual en todo el país”. Los ONE, en cambio, habían sido anuales hasta la crisis de 2001, bianuales entre 2003 y 2007, y en el último tiempo se hacían cada tres años.

Las pruebas Aprender, que ya se realizaron a fines de 2016 y 2017, son obligatorias y abarcan a los alumnos de tercer y sexto grado de la primaria (8 y 12 años), y de segundo/tercero y quinto/sexto de la secundaria dependiendo de cada jurisdicción. En los primeros tres casos, se evalúa el desempeño en Lengua y Matemática, mientras que para los estudiantes próximos a egresar se suman las áreas de Ciencias Sociales y Naturales.

Hasta ahora, los únicos resultados publicados son los de 2016, ya que los de 2017 todavía no están publicados. Al analizar estos resultados de 2016, se ve que cuando aumenta el nivel socioeconómico de los alumnos “aumenta el porcentaje de alumnos que asisten a escuelas del sector privado”. Este fenómeno sucede en la primaria y en la secundaria, aunque “la penetración del sector privado en primaria es menor”, como se explicó en esta nota.

Al ver la repitencia de los alumnos, se nota un mayor nivel en la secundaria que en la primaria y también hay un mayor porcentaje de alumnos que repiten o tienen sobreedad en las escuelas de gestión estatal que en las privadas.

Al analizar el desempeño, se advierte una ventaja significativa en la primaria respecto a la secundaria. Además, en ambos niveles educativos se obtienen mejores resultados en Lengua que en Matemática y se ve cómo afecta positivamente la asistencia a más años de nivel inicial (sala de tres, cuatro y/o cinco años).

Además, al comparar con la ONE de 2013, si bien hubo movimientos dispares, a grandes rasgos el porcentaje de alumnos con conocimientos “Por debajo del nivel básico” y “Básico” (los dos más bajos) disminuyó en Lengua, Ciencias Naturales y Sociales, mientras que aumentó en Matemática. Además, el nivel “Avanzado” (el más alto) aumentó en Ciencias Naturales y Sociales, mientras que disminuyó en Lengua y Matemática. Además, en una segunda entrega de datos desde el Ministerio de Educación de la Nación también informaron las diferencias entre las provincias por materia y por grado.

 

“Realizar una apreciación justa sobre la situación de la educación es una tarea difícil, pero imprescindible”, consideró la magister en Educación de Harvard Ivana Zacarías en un artículo publicado en Bastión Digital, en el que agregó que “será clave el análisis y devolución que haga el Estado sobre las condiciones en las que suceden los aprendizajes, (…) Sabemos que el nivel socioeconómico es el mayor determinante de los resultados de aprendizaje y que, sobre ello, las escuelas poco pueden hacer. La pregunta del millón es qué hacen aquellas escuelas que, aún en condiciones adversas, tienen altos niveles de desempeño”.

Zacarías, también investigadora de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), concluyó: “Más allá de esto, la evaluación por sí misma no implica que se producirán mejoras. Para que una evaluación sea relevante, no sólo debe devolver información al sistema, sino que tiene que ir asociada a prácticas, proyectos y programas que aspiren a producir cambios”.

Finalmente, Macri también manifestó en el Congreso la necesidad de “poder saber cómo le está yendo a la escuela dónde van nuestros hijos. Hoy está prohibido por ley que se publiquen los resultados por escuela”. En este sentido solicitó al Poder Legislativo que se avance este año en modificar la norma. Pero, ¿qué dice esa ley?

La Ley de Educación Nacional, en el capítulo sobre la información y evaluación del sistema educativo, se hace referencia a la política de difusión de la información sobre los resultados de las evaluaciones, e indica que se debe resguardar las identidades de estudiantes, docentes e instituciones educativas “a fin de evitar cualquier forma de estigmatización”.

Por: Martín Slipczuk y Cecilia Vázquez