Imagen: Consejo de la Magistratura

El camarista Eduardo Freiler fue destituido: ¿cómo evolucionó su patrimonio en la última década?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El Jurado de Enjuiciamiento del Consejo de la Magistratura aprobó la remoción por seis votos contra uno. Cómo se modificó su patrimonio y qué bienes adquirió desde que fue nombrado en la Cámara Federal.

El Jurado de Enjuiciamiento aprobó la remoción del camarista federal porteño Eduardo Freiler. Por seis votos contra uno (el de la diputada Diana Conti -Frente para la Victoria-), el organismo que depende del Consejo de la Magistratura de la Nación logró la destitución del magistrado por mal desempeño de sus funciones.

El Consejo había aprobado la apertura del juicio político en agosto último. Todos los cargos contra Freiler por mal desempeño están vinculados con la evolución de su patrimonio. Se lo acusó de omisión de información en su declaración jurada, de un incremento patrimonial injustificado, de gastos que no se condicen con sus ingresos, de incumplimiento de obligaciones fiscales y de alegar motivos falsos para obtener licencias con goce de sueldo.

De acuerdo con la base de declaraciones juradas del diario La Nación, era el juez con mayor patrimonio de los seis magistrados que integran la Cámara Federal porteña a la que Freiler pertenecía. Además, según las declaraciones juradas presentadas en 2015, sus bienes superan a los de los 12 jueces federales de primera instancia de Comodoro Py. ¿Cómo evolucionó en los últimos diez años su situación económica?

Freiler fue designado juez de la Sala I de la Cámara Federal en 2004 y entonces contaba con un patrimonio declarado superior a los US$200 mil. Antes de ser juez se había desempeñado como fiscal federal porteño durante 11 años, y ejerció como docente de Derecho Penal Internacional en la Universidad de Buenos Aires (UBA), además de hacerlo como profesor de la Facultad de Derecho en la Universidad de Lomas de Zamora (UNLZ).

En su declaración jurada de 2005, el camarista declaró una casa de 282 metros cuadrados en Olivos, dos departamentos, una casa y cuatro lotes en Necochea, un departamento en Mar del Plata y 11 lotes por más de 200 mil metros cuadrados en Villa Garibaldi, una localidad en las afueras de La Plata. Reportó, además, tres autos, un jeep y un yate, todos compartidos con su ex esposa, la camarista en lo civil Marcela Pérez Pardo. De acuerdo con los valores fiscales de ese momento, su patrimonio declarado superaba los US$200 mil.

Las conexiones del ex camarista Eduardo Freiler:

Cinco años más tarde, en 2010, declaró que había vendido un departamento, una casa y los cuatro lotes ubicados en Necochea, ciudad bonaerense de la que es oriundo, y su departamento en Mar del Plata. También se había desprendido de dos autos y había comprado dos nuevos. Adquirió, además, seis caballos y un camión.

Según declaró el presidente de la Comisión de Acusación y Disciplina del Consejo de la Magistratura, el diputado Pablo Tonelli (Cambiemos), la investigación contra Freiler abarcó principalmente el incremento patrimonial del período 2012-2016.

El primer año del período mencionado el magistrado se divorció de Pérez Pardo y parte de sus bienes, como la casa en Olivos y un Peugeot 206, quedaron en manos de su ex esposa. Ese año, Freiler declaró un departamento en Necochea de 124 metros cuadrados, los 11 lotes en Villa Garibaldi que había declarado en 2005, un yate, dos Mercedes Benz y 20 caballos.

En su siguiente declaración jurada, la de 2013, Freiler incorporó un departamento en Pinamar, un nuevo yate, más caballos y otro Mercedes Benz. Un año más tarde, en 2014, presentó la declaración jurada que generó más sospechas: adquirió una casa en Olivos de 597 metros cuadrados por un valor fiscal de $2,5 millones. Volvió a comprar otro Mercedes Benz y adquirió también una Ecosport Titanium valuada en $200 mil. La información fue revelada en una nota de La Nación de 2015.

Según su declaración jurada de 2015, compró once lotes (equivalentes a 4.400 metros cuadrados) en el Paraje Costa Bonita, en Necochea, una moto de agua, un Porsche valuado en $80 mil y 36 bovinos que obtuvo a cambio de 27 de sus caballos. En 2016, de acuerdo con su declaración, Freiler aumentó su patrimonio a $7 millones por una presunta donación que le hizo su padre al cobrar una indemnización jubilatoria y, además, por la venta de un Mercedes Benz.

Si bien el patrimonio en dólares de Freiler no varió significativamente, sí crecieron la cantidad de bienes del magistrado. Por lo tanto, el propio Tonelli advirtió durante la investigación al ahora ex magistrado que se investigó además el valor que Freiler asignó a cada uno de sus bienes. Explicó, por ejemplo, que su moto de agua la había valuado en $15 mil, cuando el boleto de compraventa aseguraba que Freiler había abonado $150 mil por ese bien.

Uno de los documentos que constan en la investigación del jury es la creación de una financiera llamada Minning Pride SA, fundada por Freiler en junio de 2012 junto con Carla María Lago, ex esposa del abogado Alfredo Lijo y ex cuñada del juez federal Ariel Lijo. Por esta sociedad, el abogado Ricardo Monner Sans, que declaró ante el Jury como testigo, lo denunció ante la Justicia federal en julio de 2015 y poco tiempo después presentó otra denuncia contra Freiler por enriquecimiento ilícito.

La causa por la financiera fue cerrada al poco tiempo por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral. La denuncia por enriquecimiento ilícito tuvo otro devenir. En marzo de 2016 el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi lo sobreseyó a pedido del fiscal Ramiro González. La causa, sin embargo, se reabrió por un fallo del juez federal Sebastián Ramos, quien sostuvo que había nuevas pruebas en la causa por la información dada a conocer por el Consejo de la Magistratura y que correspondía volver a investigar.

En la resolución del Jurado de Enjuiciamiento que se publicó hoy se señala que “el sentido del proceso de esta naturaleza [N. de R.: se refiere al juicio político que condujo a la destitución de Freiler] es muy diverso al de las causas de naturaleza judicial”, es decir, a los procesos penales que tiene en su contra, y concluye que “por lo que sus exigencias revisten una mayor laxitud”.

 

Esta nota contó con la colaboración de Joaquín Coto (@joac93).

donantes

1 Respuesta

  1. Emilio Fermin VANDENBERGHE dice:

    Sería bueno que la vara fuera igual para todos los funcionarios públicos, hasta el Presidente incluído.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *