La pobreza y la Asignación Universal por Hijo (AUH) - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

La pobreza y la Asignación Universal por Hijo (AUH)

Existe en la región una sobrerrepresentación de los menores en la pobreza, denominada “infantilización de la pobreza”, como señala un documento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Hay que tener en cuenta que del total de niños en el país, la mayor parte pertenece a los hogares con menores ingresos, donde es mayor la tasa de natalidad.

Para Tomás Raffo, coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, la persistencia de la pobreza “se explica por el bajo nivel de ingresos promedios que tiene la estructura ocupacional vigente” y la inflación que “impacta regresivamente en los sectores menores protegidos del mercado laboral. Existe una identidad entre trabajadores fuera de convenio y hogares pobres con menores a cargo”.

Un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) destaca la “mejora significativa en la capacidad de consumo” de las transferencias de la AUH y similares, aunque señala que el impacto fue mayor en la reducción de la indigencia que en la de la pobreza. Una explicación es que los montos son inferiores a los ingresos necesarios por los hogares pobres para salir de esta situación, como advierten Alejandra Beccaria y Javier Curcio, investigadores de la Universidad Nacional de General Sarmiento.

Pero el Estado no solo realiza transferencias a las familias de bajos ingresos, sino que también existen medidas para otros sectores, como las Asignaciones Familiares para los trabajadores registrados, o las deducciones del Impuesto a las Ganancias.

Un 74,5% de los menores de 18 años está alcanzado por algún tipo de transferencia: un 13,1% de los niños y adolescentes argentinos están excluidos por normativa (principalmente, los hijos de monotributistas) y un 12,4% no están cubiertos”, analizó el equipo de Protección Social del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) en diálogo con este medio.

Los sectores con menores ingresos siguen siendo los más desprotegidos”, agregaron desde el área, por lo que universalizar la cobertura de las transferencias “implicaría principalmente asegurar la cobertura a los niños de estas familias que deberían estar percibiendo la AUH pero no lo hacen, así como incluir a los hijos de los monotributistas y autónomos actualmente excluidos por normativa”.

Una propuesta elaborada por Cippec plantea “extender la cobertura de la AUH y las Asignaciones Familiares para cubrir a hijos de hasta 5 años de monotributistas jefes de familia con ingresos menores al mínimo no imponible de los trabajadores en relación de dependencia, e ingreso familiar hasta el quintil 4”, con un costo estimado del 0,08% del Producto Bruto Interno (PBI) con año base 1993.

Raffo, por su parte, consideró que se puede universalizar la AUH (y otras transferencias como la ayuda escolar o por nacimiento) “eliminado la deducción por hijo del Impuesto a las Ganancias y dando de baja el actual esquema contributivo de las asignaciones familiares de los formales”, y reemplazar la diferencia con el presupuesto actual con “la restitución de las contribuciones patronales a las grandes firmas”.

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias