Imagen: CIJ

Quiénes son los jueces que absolvieron a Menem

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

La Cámara Federal de Casación Penal, con los votos de Liliana Catucci, Eduardo Riggi y Carlos Mahíques, dictó la prescripción de la causa “armas” en la que se investigaba al ex presidente por contrabando. Un repaso por los antecedentes de los magistrados.

La Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal absolvió al ex presidente Carlos Menem en la causa por contrabando de armas a Croacia y Ecuador ocurrida durante su Presidencia. El tribunal dejó sin efecto una condena a siete años de prisión que pesaba sobre Menem al dictar la prescripción de la causa, que se inició hace más de dos décadas. Si se hubiese confirmado la condena, la sentencia habría quedado firme y la Justicia debería haber pedido su desafuero para detenerlo, ya que Menem actualmente es senador del Bloque Justicialista.

El fallo fue firmado por los jueces Liliana Catucci, Eduardo Riggi y Carlos Mahíques. Catucci y Riggi votaron por la absolución por considerar que se había violado la garantía constitucional de ser juzgado en un plazo razonable. Los magistrados criticaron la demora que tuvo el expediente en cada una de las etapas. Mahíques votó en disidencia, pero también apoyó la absolución del ex presidente por considerar que no había tenido responsabilidad en el caso. “No es jurídicamente admisible que de esa sola circunstancia se derive su responsabilidad penal por la actuación dolosa o culposa que pudo caberle a cualquiera de sus subordinados”, sostuvo.

De los tres magistrados, dos fueron nombrados por Menem y ninguno concursó para el cargo que ocupa. ¿Quiénes son los jueces que absolvieron al ex presidente?

Catucci

Liliana Catucci trabaja en la Justicia desde hace casi cinco décadas. Es una de las magistradas más antiguas de la Cámara de Casación, a la que llegó cuando se creó el máximo tribunal penal del país durante la Presidencia de Menem.

En 1991 el Gobierno reformó el Código Procesal Penal de la Nación y creó la Cámara de Casación. Esta reforma habilitó al Poder Ejecutivo Nacional a cubrir 13 cargos de jueces del nuevo tribunal. Al nuevo Código se lo conoció como “Código Levene”, porque fue ideado por el entonces juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Ricardo Levene. Silvana Catucci, hermana de la actual jueza de Casación, trabajaba por esos años como secretaria letrada de la Corte en la vocalía de Levene. Fue este magistrado el que impulsó el nombramiento de Liliana Catucci para el tribunal.

Catucci nació en septiembre de 1946 e ingresó en el Poder Judicial en julio de 1971, cuando tenía 24 años. En 1980 fue nombrada titular de un Juzgado en lo Criminal de Sentencia de la Capital Federal. Ocupó este cargo durante cuatro años y en 1984 fue ascendida a camarista: el gobierno de Raúl Alfonsín la nombró jueza de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional porteña. Ocupaba ese cargo cuando Menem la nombró en Casación. Fue además docente de la Escuela de Gendarmería Nacional.

Riggi

Al igual que Catucci, Riggi es de la primera camada de jueces de Casación. Fue nombrado en diciembre de 1992, cuando se creó el tribunal. También fue nombrado por Menem. En desacuerdo con muchos de los nombres que el presidente proponía para el nuevo tribunal, renunció en ese momento quien era el ministro de Justicia de la Nación, el ex juez León Arslanian.

Riggi tiene 70 años. Nació en febrero de 1948 y se recibió de abogado en la Universidad Católica Argentina (UCA). Como Catucci, lleva casi cinco décadas en la Justicia. Ingresó en el Poder Judicial de la Nación en julio de 1971. En diciembre de 1978, con 30 años, fue nombrado titular del Juzgado N° 4 en lo Penal Económico de la Capital Federal.

Hizo carrera en este fuero y con la vuelta de la democracia obtuvo un ascenso: en marzo de 1984 el gobierno de Alfonsín lo nombró juez de la Cámara de Apelaciones en lo Penal Económico. Integró ese tribunal hasta que Menem lo convocó para ser parte de la Casación.

Riggi es actualmente el presidente del tribunal. Hace algunos años se vio involucrado en un escándalo vinculado con el asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra. Riggi fue acusado por su presunta participación en una maniobra destinada a digitar el sorteo de esta causa entre las cuatro salas de Casación para que el expediente cayera en su tribunal y favorecer a José Pedraza, ex secretario general de la Unión Ferroviaria, quien actualmente está preso. Sin embargo, en marzo de 2018 la Corte Suprema cerró la causa en su contra.

Mahíques

Está en la Cámara Federal de Casación Penal desde mayo de 2017. Llegó mediante un traslado promovido por el gobierno de Mauricio Macri desde otra Casación, la porteña, que trata delitos ordinarios.

Los últimos cinco años de Mahíques tuvieron muchos cambios. En 2013, mediante un concurso del Consejo de la Magistratura, fue designado juez de la Cámara de Casación en lo Criminal y Correccional porteña, un tribunal nuevo que funciona como instancia previa a la Corte en los delitos ordinarios de la Ciudad. Venía de ser juez un Tribunal Oral en lo Criminal porteño y del Tribunal de Casación Penal bonaerense.

En diciembre de 2015 dejó su despacho judicial para asumir como ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, en la gestión de María Eugenia Vidal. Renunció seis meses más tarde y volvió a la Cámara de Casación. Al año siguiente, con la renuncia de Pedro David, se abrió una vacante en la Casación Federal y el Gobierno lo trasladó evitando el concurso y el acuerdo del Senado. El caso fue judicializado y la Corte Suprema emitió una acordada en la que, sin referirse puntualmente a Mahíques, criticó los traslados de jueces nacionales al fuero federal. El Gobierno respondió enviando su pliego al Senado. Es decir que evitó el concurso, pero obtuvo el acuerdo legislativo.

Mahíques nació en Mercedes, Provincia de Buenos Aires, en noviembre de 1951 y se recibió de abogado en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) en 1974. Uno de sus hijos, Juan Bautista Mahíques, es funcionario del Ministerio de Justicia de la Nación. Se desempeña como subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios y además es el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, el organismo que impulsó el traslado de Carlos Mahíques a Casación.

Su otro hijo, Ignacio Mahíques, desde mayo de 2016 se desempeña como adjunto del fiscal federal Gerardo Pollicita en la causa en la que fue procesada Cristina Fernández de Kirchner por presunta corrupción en el reparto de la obra pública durante su gobierno.

donantes

4 Respuestas

  1. Rosa Comba dice:

    Merecen la pena de muerte!!!! Los desprecio. Una desgracia justicia argentina que no funciona. Y éstos se dicen jueces?????

  2. Mike Wisky dice:

    He aqui un ejemplo de lo que son los empleados agradecidos

  3. No entendieron el Masaje…”No es Bueno que un Ex Presidente vaya Preso” es Asfaltar el camino de los Ex y de paso en el Hoy

  4. HECTOR 60 dice:

    Es una prueba màs de lo lejos que està la justicia respecto a sus ciudadanos,viven en una torre de marfil,atendiendo sus propios intereses personales.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *