trabajo_en_negro

Radiografía de la informalidad laboral en la Argentina

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) analiza las características del trabajo en negro en nuestro país. Datos y determinantes del fenómeno.

El INDEC publicó esta semana su informe trimestral sobre el mercado laboral, donde informó que la tasa de desempleo cayó casi un punto porcentual y el empleo se mantuvo. Sin embargo, si bien los datos del primer trimestre de 2015 de trabajo en negro muestran una caída con respecto al año último, la proporción de trabajadores en esta situación se mantiene por encima del 30% desde hace tres años, luego de una baja sostenida desde 2003, cuando afectaba a casi la mitad de la fuerza laboral (ver serie).

“La persistencia de una importante cantidad de trabajadores afectados por esta problemática convierte a la informalidad en el mayor desafío para la gestión de políticas públicas en los próximos años en materia laboral y productiva”, señala uno de los capítulos del estudio que publicó recientemente la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el que se abordan las características y determinantes de la informalidad laboral, entre otros aspectos, con aportes del Ministerio de Trabajo de la Nación, las CGT y CTA oficialistas, y la Unión Industrial Argentina (UIA).

 Algunas de las principales conclusiones del estudio son:

  •  El conjunto de trabajadores informales se compone de: asalariados no registrados, trabajadores del servicio doméstico no registrados, trabajadores independientes informales (tanto patrones como cuentapropistas), independientes cautivos (es decir, aquellos cuentapropistas que trabajan para una sola empresa, aunque realicen aportes por su cuenta, ya que se los considera asalariados encubiertos) y trabajadores familiares sin salario.
  • La informalidad (que considera al trabajo en negro no sólo dentro del sector asalariado) afecta mayoritariamente a los trabajadores por cuenta propia, donde la tasa de empleo no registrado alcanza al 64,4 por ciento. Por otro lado, entre los asalariados, que incluye al trabajo doméstico, el porcentaje es del 37%; y en el caso de los patrones, del 19,5% del total.
  •  La Encuesta Nacional de Protección y Seguridad Social realizada por el Ministerio de Trabajo en 2011 muestra que, si se consideran sólo las áreas urbanas relevadas, la provincia de Tucumán tiene el registro más alto de informalidad, con casi un 50% de los trabajadores en esa situación. Le siguen Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Por el contrario, la tasa de informalidad más baja se registra en la Ciudad de Buenos Aires.
  •  El trabajo informal presenta particularidades según sexo, edad y nivel educativo: es más alto en las mujeres que en los varones; afecta sobre todo a los jóvenes de hasta 24 años, quienes alcanzan una tasa que supera el 60%; y, por último, su incidencia disminuye a medida que aumenta el nivel educativo. Al mismo tiempo, impacta de mayor manera en los sectores de bajos ingresos.
  •  Según el informe, “el trabajo doméstico y la construcción son las ramas donde la informalidad es más elevada y llega a alcanzar valores superiores al 70%”. A continuación, siguen los servicios comunitarios, sociales y personales y el comercio, donde más de la mitad de los trabajadores son informales.
  •  Los establecimientos representan otro de los indicadores de informalidad, ya que a medida que aumenta el tamaño de las empresas, menor es el rango de informalidad. Aquellas empresas cuyos empleados suman más de cuarenta, la tasa de informalidad es del 8% frente a aquellas que no suman más de 5 empleados, que tienen una incidencia del 62% en la informalidad.

Sobre el amesetamiento de la tendencia descendente registrada entre 2003 y 2012, el informe señala que el Ministerio de Trabajo de la Nación impulsó medidas como la Ley de Promoción del Trabajo Registrado y Prevención del Fraude Laboral, aprobada por el Congreso nacional en mayo de 2014, para abordar los aspectos que actualmente actúan como “barrera” para la formalización laboral.

 Aunque el estudio no presenta datos con respecto al impacto de esta nueva normativa, los pilares que plantea la nueva ley son:

 –Reducción temporal de contribuciones patronales para las micro, pequeñas y medianas empresas. Según la ley, las reducciones son progresivas según el tamaño de la empresa. En tanto, excluye a las firmas con más de ochenta trabajadores ocupados.

 –Incentivos económicos para la formalización de trabajadores en las microempresas. Con la creación de un régimen permanente de contribuciones a la Seguridad Social para microempleadores.

 –Fortalecimiento de la inspección laboral. Con la creación de la Unidad Especial de Fiscalización del Trabajo Irregular y la de Investigación del Fraude Laboral.

Creación del Registro Público de Empleadores con Sanciones Laborales (Repsal). Las empresas que permanezcan en este registro no pueden acceder a otros programas de fomento del Estado.

Esta nota contó con la colaboración de Catalina Ceparro.

donantes

6 Respuestas

  1. paulerdos dice:

    Muy malo el gráfico. Por favor, actualicen la escala de 0%-50%. Si los ve Tufte los liquida.

  2. MMM dice:

    Muy clara la nota, y de alguna manera vuelve a reflejar la informalidad y falta de controles que nos aqueja.
    Como otro dato sería bueno que se mostrara si las cifras corresponden a cantidad de empleos o de pesos, porque hay gente que cobra parcialmente sus sueldos “en negro”.

  3. Raul dice:

    segun datos del INDEC… si el indec (que ademas a esta altura es menos creible que papá noel) sabe que hay esa cantidad de trabajo en negro, como es que el estado no hace nada?

    • Leandro dice:

      Como que no hace nada? durante los gobiernos kirchneristas, lo muestra el grafico, este indice BAJO 14 puntos!!!!

      De hecho, para hacer el grafico mas completo y la historia mas completa, deberia mostrarse la evolucion del mismo indice desde el retorno de la democracia en el 83, lo que mostraría que desde entonces el indice mostro una tendencia creciente sostenida, que se aceleró en los 90 con las leyes de flexibilizacion laboral y la destruccion de la industria, y SOLO logro ser revertida a partir del 2003.

      Es decir, para que se desayune usted con su comentario, las politicas de libremercado implementadas a partir de la vuelta de la democracia (y como continuacion de las politicas de libremercado del proceso, además) sólo produjeron una degradacion de la calidad del trabajo, generando explotacion y empleo en negro. Mientras que sólo las politicas del “populismo demagogico kirchnerista” lograron revertir la tendencia y volver a mejorar esta estadistica, dando calidad al trabajo y logrando revertir (parcialmente) el empleo en negro.

      Es por esto, entre otras muchas cosas, que se habla de “decada ganada”, y se advierte que volver a las politicas noventistas de flexibilizacion laboral y libremercado que proponen algunos candidatos (no doy nombres para que no me acusen de proselitismo) va en contra de los intereses de los trabajadores, que veran revertirse esta curva y precarizarse el trabajo. Cosas que los candidatos no te cuentan, y que los medios ocultan para bajarle el precio a una gestion que, claramente, hizo mucho por corregir las injusticias noventistas.

  4. FS dice:

    No me parece cierto, por varios motivos a saber: El INDEC viene mintiendo a los argentinos hace años, por lo que algo tan difícil de medir como esto me parece que lo deben dibujar para que parezca que mejoraron algo. Sería muy importante que Chequeado consiguiera y publicara el mecanismo que utilizó el Ministerio de trabajo para hacer esta afirmación, si no lo hace, no tienen ninguna credibilidad. Por otro lado decir que el desempleo bajó, es tomarle el pelo a los 4 millones y medio de desempleados que hay. Entiendo que el INDEC se esconde atrás de que los desempleados son solo los que están en búsqueda activa y no los que luego de mucho tiempo de no conseguir ya han desistido de buscar y sobreviven como pueden. Ahora pregunto, ¿cómo miden a los que buscan muchísimo, mucho, bastante, poco, esporádicamente, etc.? Aparte, entiendo que consideran empleados a los que tienen Planes del tipo “Plan Trabajar” que lo que hacen es ir a los actos oficialistas y no mucho más, si contabilizamos esos como desempleados, creo que ya la desocupación sube al 13 o 15%. Pero nuevamente si la población económicamente activa es de casi 18 millones, y hay empleados en blanco registrados de 8,5 millones, los otros 10 millones de personas cómo se reparten entre trabajadores en negro, y desempleados? Si realizan una encuesta, de cuántos casos la hacen y con que muestra representativa a nivel nacional? con qué segmentación? con qué margen de error? La verdad es que alguien tiene que hacer investigación Social y Estadística más profunda, más seria, y más seguido, porque si no es más lo que se desinforma que lo que se informa.

    • Leandro dice:

      Que en un informe sobre “empleo no registrado” usted haga un largo comentario quejandose por la forma en que el indec mide el desempleo, como si de ello tratase el articulo, indica dos cosas:
      1) Usted ni se molesto en leer el articulo, ya que no tiene idea que el mismo habla de empleo no registrado y no de desempleo.
      2) Usted no vino por aqui a analizar informacion y opinar sobre ella, vino sólo a vomitar sus prejuicios previos usando falacias ad hominem (XXX no puede ser cierto porque el que lo dijo es YYY).

      Las fuentes y datos de chequeado estan citados y coinciden con las estimaciones de diversos otros origenes. Mientras que el que no cita una sola fuente ni metodologia para los “datos” que tira (encima sobre otra cosa como desempleo) es usted.

      Tenga verguenza por lo menos, ya que de honestidad intelectual claramente carece.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *