Método

Ocho pasos para un buen chequeo:
1-    Seleccionar una frase del ámbito público
2-    Ponderar su relevancia
3-    Consultar a la fuente original
4-    Consultar a la fuente oficial
5-    Consultar a fuentes alternativas
6-    Ubicar en contexto
7-    Confirmar, relativizar o desmentir la afirmación
8-    Calificar

Chequeado selecciona afirmaciones de personajes públicos -políticos, economistas, empresarios, sindicalistas y periodistas, entre otros-, sin discriminar por su orientación partidaria o ideológica.

Los dichos objeto de chequeo deben haber sido expresados en documentos, medios de comunicación o ámbitos públicos.

Son relevantes para la agenda pública por el protagonismo de quien los emitió, por el tema aludido o por su repercusión mediática. Por su particular repercusión en la agenda pública, las declaraciones de las más altas autoridades del Estado y del Gobierno, quienquiera que sean, merecen una atención privilegiada por parte de Chequeado. Un comité editorial, compuesto por el Equipo de Redacción, analiza el grado de relevancia del material disponible diariamente. No son objeto de verificación opiniones, comentarios o enunciados de compromisos, salvo cuando se sostengan en datos o hechos cuya veracidad pueda ponderarse. Chequeado no emite opinión.

Chequeado sigue principalmente cuatro diarios de circulación nacional (Clarín, La Nación, Página 12 y Tiempo Argentino), los principales programas políticos de televisión abierta y una selección de programas políticos de cable y radiales. Asimismo son repasados regularmente otros medios gráficos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, provinciales e internacionales.

Las sugerencias de los lectores, originadas en los medios antes citados o en fuentes diversas (medios provinciales, actos partidarios, redes sociales, entre otros), son bienvenidas y tomadas en cuenta siempre que sea posible.

Seleccionada la afirmación, se consulta a quien la dijo para conocer la fuente original del dato utilizado. Si se accede a ella en forma directa, se consulta a otras fuentes para corroborar su validez y explicar su relevancia e impacto. De no resultar ello posible, el chequeo se hace por vías alternativas: documentos (informes, análisis o recopilaciones estadísticas, públicas y privadas) y entrevistas a especialistas. En caso de que alguno mantenga una filiación partidaria conocida ella es mencionada.

Tras verificar el dato, se agrega, cuando es relevante, el contexto que ayude a comprenderlo. Por contexto se entiende especialmente el marco socio-económico, histórico y cultural local y siempre que sea posible, el regional y el internacional. En todo caso, se intenta que la verificación no se limite a un cotejo exclusivamente literal.

No se chequean frases cuando no existen datos ni expertos que permitan su verificación.

Chequeado no emplea fuentes anónimas. Las fuentes utilizadas son citadas y, siempre que sea posible, se incluye el enlace al documento original para que los datos sean accesibles.

De este modo, cualquier lector que quiera reproducir un chequeo y encontrar los datos originales utilizados en una nota, podrá hacerlo y llegará a la misma conclusión que Chequeado. La calificación de los chequeos responde a nueve definiciones publicadas (inchequeable, verdadero, verdadero, pero…, discutible, apresurado, exagerado, engañoso, insostenible y falso).  Hay casos en los que más de una calificación podría aplicarse.

Ciertas afirmaciones o temas considerados relevantes, pero no sujetos a la aplicación de las calificaciones mencionadas, son analizadas en la sección “El Explicador”. En la sección “Hilando Fino” se analiza la forma de presentar la información en los medios y algunas frases que merecen particular atención.

No forma parte del objeto de Chequeado la verificación de afirmaciones de tipo religioso, del ámbito estrictamente deportivo, del espectáculo o cuestiones, como denuncias de corrupción, que se tramiten en sede judicial.

Política de actualización y correcciones

De acuerdo con la misión de verificar y mejorar la calidad del debate público, Chequeado busca que los lectores participen activamente en la producción colectiva de conocimiento y en el contenido de la página proponiendo chequeos, aportando datos y experiencias y advirtiendo sobre posibles errores en las verificaciones del equipo de investigación del sitio.

Chequeado busca el máximo de rigurosidad y de exactitud pero, como se sabe, nadie es perfecto. Por eso, se compromete a rectificar la información inexacta que hubiera difundido.

En caso de que un lector ponga en aviso a Chequeado sobre un posible error en una nota, el equipo se tomará un máximo de 48 horas para realizar una revisión del contenido cuestionado y, en caso de que corresponda, publicar la corrección.

Tras comprobar que efectivamente se cometió un error y se publicaron datos erróneos, serán reemplazados, y se consignará una explicación de la modificación bajo el título de “Corrección”, con la fecha de su publicación. Si fuera necesario colocar una nueva calificación, también se dejará asentada la calificación original con la que fue publicada la nota.

Cuando una vez publicado un chequeo, nos llega información relevante que complementa, vuelve más clara la nota o actualiza los datos, la incluimos con una explicación sobre la pertinencia del agregado y/o cambio bajo el título de “Actualización”, también con la fecha.

Para enviarnos comentarios o alertarnos sobre un posible error u omisión importante, los lectores pueden comunicarse mediante el Buzón de Lectores de la página, escribiendo un mail a Laura Zommer, la directora del sitio (lzommer@chequeado.com) o por medio de las redes sociales, ya sea en nuestra cuenta de Twitter o nuestra fanpage en Facebook.

Agradecemos los comentarios sobre el método de:
Martín Becerra
Ingrid Bekinschtein
Robert Cox
Marcelo Leiras
Fabián Repetto
Luis Alberto Quevedo

Chequeado adhiere a los principios de la Red Internacional de Fact-checking.