Un paso más para disminuir la desinformación, esta vez en la red social que usan mensualmente 31 millones de argentinos

Las noticias falsas y la desinformación son un veneno que enferma a la sociedad y desvirtúa el debate democrático y la toma de decisiones individuales y colectivas. El engaño mina la confianza y eso siempre es malo. Hasta el momento, no se encontró un antídoto 100% efectivo. Todos los intentos probados parecen insuficientes frente a la gravedad y dimensión del problema.

Cada día vemos -atónitos- cómo inventos de inescrupulosos que buscan ganar plata o poder se convierten en el tema de conversación “obligada” de millones de personas gracias a un uso avieso de la tecnología, la distribución de miles de cuentas en redes sociales y la contribución de algunos interesados, distraídos o apurados.

Los recursos, métodos y herramientas que conocemos no logran evitar la propagación de contenido falso (en este tiempo aprendimos qué ayuda a desacelerarlo y lo implementamos). La desmentida de una historia inventada siempre ha tenido menos alcance que aquella. Y así estamos. Expectantes y a la espera de que, como en los cuentos de nuestra infancia, alguien venga con una varita mágica a terminar con este nuevo veneno. Pero no hay tal cosa. Ni maga, ni mago ni varita mágica.

Por eso, en Chequeado, como hacemos desde que nacimos hace ocho años, decidimos insistir en buscar soluciones y probar algo más. Experimentar. Nos aliamos con Facebook y aceptamos sumarnos al programa Third Party Fact-checker (verificador autónomo) que la red social tiene en una decena de países con miembros de la Red Internacional de Chequeadores (IFCN, por sus siglas en inglés), para chequear información en la red más masiva de la Argentina (que usan mensualmente 31 millones de usuarios, según el último dato público).

¿Cómo es esto? Desde hoy, en Chequeado tendremos acceso a una plataforma desarrollada por Facebook donde veremos contenidos (artículos en links. Ver actualización del 30 de julio de 2018 al pie*) marcados como sospechosos por los usuarios y también señalados como dudosos por un sistema de machine learning (procesos automatizados de aprendizaje en el reconocimiento de información). Eso nos permitirá tener acceso a un mundo hasta ahora desconocido y saber más sobre qué contenidos falsos se viralizan en nuestro país y quiénes los producen.

Utilizando la misma metodología de verificación del discurso que desarrollamos para chequear a políticos, empresarios, sindicalistas, periodistas y medios desde 2010, y que desde 2014 también empleamos para los contenidos que circulan en las redes sociales en nuestra sección #FalsoEnLasRedes, chequearemos parte del contenido que se republica en la red social y lo calificaremos según diversas etiquetas. Cuando concluyamos que se trata de información “falsa”, la red social asegura que reducirá significativamente su circulación. Y, cualquier persona que acceda a ese contenido, tendrá una alerta y recibirá también la información verificada por Chequeado. No sólo eso: si alguien compartió esa “noticia” y luego Chequeado la marcó como “falsa”, recibirá un aviso de la red social junto con la información chequeada.

Facebook anunció que, además, quienes publiquen en forma reiterada información calificada como “falsa” tendrán la sanción de no poder promocionar su contenido. Eso es bueno porque se sabe que una de las motivaciones de las fábricas de contenido falso es ganar dinero a través de la publicidad de sus sitios al que se accede tras clickear en redes sociales o buscadores (la otra, es ganar poder).

Todos los contenidos que produzcamos como parte de esta iniciativa estarán disponibles en www.chequeado.com/verificacionfb

La misión de Chequeado es mejorar la calidad del debate público y el veneno de la desinformación lo afecta sin duda. Hay dos cosas que no son nuevas: Chequeado chequea a medios desde 2010 y tiene su sección #FalsoEnLasRedes desde 2014. Lo que sí cambia con esta iniciativa -o eso es lo que esperamos- es el impacto de lo que hacemos, por la masividad de la red social y por la posibilidad de intervenir directamente para disminuir la viralización del contenido falso.

No existe una solución mágica, una bala de plata, para frenar la desinformación, pero si con nuestro trabajo (incluso si los usuarios no se cruzan con el nombre de Chequeado) logramos ayudar a que en una plataforma usada por decenas de millones de personas en nuestro país circule menos desinformación, nos habremos acercado a nuestro objetivo. Por eso, decidimos aceptar este desafío, contártelo y celebrarlo.

Si querés saber más sobre la iniciativa, leé estas 10 preguntas y respuestas. Si tenés comentarios y/o sugerencias, escribinos a [email protected] o [email protected]

* Actualización: 30 de julio de 2018

Desde hoy, nos sumaremos a una prueba piloto que Facebook comenzó en marzo último en Francia con otros chequeadores certificados por IFCN -AFP y France24- y podremos chequear fotos y videos. También lo harán chequeadores certificados de México, Turquía, India, Brasil, Indonesia y Filipinas. Trabajaremos, en esos casos, con fotos y videos trucados o sacados de contexto y siempre analizaremos en conjunto la imagen o el video junto con el texto con el que sean presentados.

* Actualización: 2 de noviembre de 2018

A continuación compartimos el primer informe con el reporte de los primeros dos meses de Chequeado como parte del programa Third Party Fact-Checkers.

* Actualización: 15 de noviembre de 2018

A continuación compartimos el segundo reporte de Chequeado como parte del programa Third Party Fact-Checkers, que comprende el trabajo realizado entre el 18 de julio y el 30 de septiembre de 2018.

 

#Facebook

2 Respuestas

  1. Patricia dice:

    Excelente! Sigan siendo creíbles, es la mejor manera de desenmascarar a las mafias de la información

  2. Carlos dice:

    dudar es una manera de comenzar a quedarnos con lo creíble. tarea por cierto complicada en tiempos en los que algunos expertos en redes destruyen la realidad.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *