Verdadero

CFK: “Por primera vez en la historia del G-20 la cuestión de la reestructuración de deudas soberanas fue planteada en el comunicado final”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El tema fue incluido en el documento, algo que para los especialistas es una muestra de consenso sobre la preocupación por el asunto.

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, tuiteó desde su cuenta que se logró un hecho histórico en la Cumbre del G-20, a la que no asistió por razones médicas: “Por primera vez en la historia del G-20 la cuestión de la reestructuración de deudas soberanas fue planteada en el comunicado final”. El ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, había sostenido lo mismo durante el encuentro que se realizó el último fin de semana en Brisbane, Australia.

La mandataria destacó esta inclusión como un logro de la gestión argentina ante el organismo multilateral. Se presentó como un posible apoyo a la posición nacional en la batalla legal que enfrenta al país contra los llamados “fondos buitres”, un grupo de acreedores que no entraron en las reestructuraciones de 2005 y 2010 y exige el pago de los montos originales de la deuda junto con los intereses acumulados. Estos reclamos fueron avalados por la Justicia norteamericana (aquí un breve recuento del conflicto).

El comunicado final del G-20 incluyó, efectivamente, en el punto número 12 de 21, que “es bienvenido el progreso hecho para fortalecer el orden y la previsibilidad de los procesos de reestructuración de deuda soberana”.

Al final de la declaración, además, en el llamado a acciones futuras, el documento señala que “dados los desafíos que trae la litigación y para ordenar y fortalecer el orden y previsibilidad para el proceso de reestructuración de deuda soberana, es bienvenido el trabajo para fortalecer la acción colectiva y las cláusulas pari passu. Llamamos a su inclusión en los bonos soberanos internacionales y estimulamos a la comunidad internacional y al sector privado a promover su uso activamente”.

Esta inclusión fue novedosa, ya que en los años anteriores no se incluyeron referencias a este tipo de cuestiones, vinculadas con la litigiosidad de las deudas soberanas (aquí pueden verse los comunicados anteriores).

Es verdad que es un avance importante, porque el G-20 reconoce la importancia del tema. No obstante, es una posición cauta, ya que lo que la Argentina ha planteado, y lo hizo en la ONU, es la necesidad de un tribunal internacional para reestructurar las deudas, algo que no se menciona”, señaló Pablo Nemiña, investigador del Conicet y especialista en el estudio de la deuda externa.  

Nemiña, asociado también al área de Relaciones Internacionales de Flacso, destacó que la declaración del G-20 sigue la línea del Fondo Monetario Internacional (FMI), que pide una definición más clara de las cláusulas de pari passu, que determina la igualdad de condiciones para todos los tenedores de deuda y cuya interpretación por parte de la Justicia norteamericana no permite que se pague a quienes entraron en la reestructuración hasta que se acuerde con los que se mantuvieron al margen.

El FMI aboga además por la posibilidad de acciones colectivas, que permitan una reestructuración cuando se logra cierto nivel de aceptación (por ejemplo, cuando más del 75% de los tenedores acceden a una oferta). Estos puntos, de todas maneras, se aplicaría para deudas futuras, y no afectan a la disputa actual de la Argentina.

Luego del default de 2001, la Argentina reestructuró su deuda en dos ocasiones, en 2005 y 2010. Más del 92% de los acreedores aceptaron entrar en esas negociaciones. Entre el porcentje restante se cuentan distintos tipo de tenedores de deuda, entre los cuales están los llamados “fondos buitres”, que exigen el pago del monto total más los intereses acumulados. El caso llegó a la justicia de Nueva York, la jurisdicción bajo la cual fueron emitidos, que avaló la posición de los fondos, exigiendo que el país pague el monto total. Mientras esto no se haga se impide el pago a los otros tenedores de deuda, que sí entraron en la negociación.

¿Es importante la inclusión en el documento?

El hecho de que se incluya el tema en el comunicado final muestra un cierto consenso sobre la preocupación por el tema”, explicó Khatchik Derghougassian, especialista en Relaciones Internacionales y profesor de la Universidad de San Andrés.

Aclaró, sin embargo, que eso no implica que se lleven a cabo acciones concretas: “Son cuestiones que llevan tiempo, son 20 países muy diferentes, y aunque expresa una preocupación real por la amenaza que puede significar para un Estado soberano un grupo de bonistas, no quiere decir que estén de acuerdo en cómo deben cambiarse las cosas”.

¿Qué es el G-20?

Es un grupo de 19 países y la Unión Europea, que se formó a fines de los años ‘90, luego de la crisis asiática, con el objetivo de repensar los sistemas económicos. Pero el proyecto no tuvo grandes avances hasta 2008, cuando la crisis financiera volvió a poner el tema en el centro del debate, como precisa su sitio.

En este contexto se organizan cumbres entre los jefes de Estado, ministros de Economía y titulares de los bancos centrales. Derghougassian explicó que se trató de un intento de incluir a más países en el diseño de los sistemas internacionales, dada la envergadura de la crisis. Pero, por el momento, según el especialista, “no se han visto cambios muy concretos como resultado de estas reuniones, aunque tampoco hay que ser totalmente escépticos”.

Desde entonces se han organizado nueve cumbres entre mandatarios, entre cuyos objetivos centrales se cuentan la recuperación económica y la creación de empleos.

Los países miembros son: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Candá, China, Corea, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, Mexico, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

Este chequeo es parte del #G20factcheckathon, el primer chequeo global que surgió luego del evento #LatamChequea organizado por Chequeado en Buenos Aires en noviembre último. Un resumen de los chequeos de otros países se puede ver aquí.

 

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *