Bienvenidos otra vez

No nos ocupamos de las noticias del día ni informamos sobre los anuncios del poder. Nos dedicamos a analizar dichos relevantes y a contextualizarlos. Y buscamos datos y los abrimos para que vos también puedas hacerlo.

Más que aportar respuestas, buscamos despertar preguntas. Más que simplificar la realidad, buscamos develar y explicar su complejidad. Comunicamos nuestras dudas sobre los datos disponibles y ponemos en evidencia los vacíos de información. No afirmamos lo que no sabemos o no podemos sostener con datos verificables por vos. Nos rectificamos explícitamente cuando nos equivocamos y sumamos toda la información que nos llega y contribuye a enriquecer el debate sin importarnos quién ni por qué la aporta.

No pretendemos que nos quieran. Preferimos que nos respeten. Hacemos periodismo seriamente y con independencia editorial, gracias a un modelo de financiamiento diversificado y transparente.

Somos un medio nativo digital y estamos en línea desde hace más de cuatro años. Chequeamos a políticos, empresarios, sindicalistas, periodistas y medios. A oficialistas y a opositores. Los oficialistas nos acusan de opositores y los opositores de oficialistas. Menos mal, porque no vinimos a hacernos amigos de ellos, vinimos a crear una comunidad con vos. Creemos en averiguar los hechos y en que éstos priman sobre nuestros prejuicios y posiciones personales.

Hoy lanzamos una nueva versión de Chequeado, porque el vintage ya no daba para más. Encontrarás más secciones e información institucional pero, sobretodo, verás que nuestra apuesta es que mucha más gente se involucre y participe en la conversación pública. Por eso, la Zona de intercambio, con distintas plataformas y posibilidades para sumarse, te acompañará en todas tus lecturas.

Esperamos tus críticas, comentarios y sugerencias porque, lejos de creernos dueños de alguna verdad, confiamos y apostamos a la construcción de conocimiento colectivo.


 

2 respuestas a “Bienvenidos otra vez”

  1. La esposa de Julio de Vido dijo dos cosas interesantes hoy. – Sin el sueldo de diputado de mi marido se nos hace difícil subsistir. – Si yo hablara sobre dónde está la “guita” y cómo robó esa señora (

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.