Chequeos en el aula: cómo la alfabetización mediática e informacional puede ayudarnos a combatir la desinformación

Es raro que haya una semana sin un meme con consejos no verificados en las redes sociales. Regularmente, los verificadores encuentran contenidos modificados, como curas falsas, “trucos de belleza” editados, y los exponen en un intento por reducir su difusión. Sin embargo, por cada frase desacreditada, varias se escapan.

Este informe busca explorar cómo y en qué medida podemos fortalecer las defensas del público contra estas amenazas. Ésto es lo que entendemos por alfabetización mediática e informacional.

Una agenda de políticas diversas y con larga trayectoria

La alfabetización mediática e informacional se entiende en general como un conjunto de habilidades que capacitan a los ciudadanos sobre cómo acceder, evaluar y usar la información de manera crítica. El Simposio Internacional sobre Educación Mediática propuso en 1982 la primera definición formal del concepto, allanando el camino para décadas de búsqueda de intervenciones educativas y políticas adecuadas.

Sin embargo, a pesar del consenso global sobre la importancia de la alfabetización mediática, existe una amplia variedad de enfoques de políticas, y aún más diversidad en la implementación práctica. En algunos países de Europa y América Latina, la alfabetización mediática es un objetivo consagrado en la legislación e integrado en los planes de estudio nacionales. Mientras, en África es impulsado por coaliciones de académicos y profesionales de los medios.

Estamos lejos de tener un plan que funcione para todo el mundo. Las diferencias en las poblaciones, los problemas particulares, los estilos de intervención y los métodos de evaluación adoptados en toda la literatura hacen que sea difícil generalizar una sola estrategia como la más efectiva. Dicho esto, la evidencia deja una cosa en claro: hay esperanza.

Intervenciones en el aula, entrenamientos en línea y juegos

Un meta análisis de 51 formas de intervención encontró que las iniciativas de alfabetización informacional y de medios aumentaron el conocimiento, el pensamiento crítico y la conciencia sobre la influencia de los medios de los participantes. Las intervenciones con más sesiones tuvieron efectos positivos más fuertes, mientras que las que intentaron enseñar múltiples elementos en menos sesiones tuvieron un peor desempeño.

Es alentador que todos pueden ser educados. Este informe revisa intervenciones exitosas en el aula, como en Uganda donde los alumnos se volvieron más críticos con los consejos de salud sin fundamentos; pero también en línea, con una una breve capacitación para adultos.

En la Argentina, Chequeado desarrolló una capacitación de 15 minutos para ayudar a los lectores a identificar frases verificables. En el Reino Unido, se descubrió que un videojuego en línea aumentaba la capacidad de los jugadores para detectar noticias inexactas.

Se necesita más trabajo para incrementar el tamaño de los efectos de estas intervenciones y evaluar su impacto a largo plazo. En particular, las intervenciones de alfabetización mediática probablemente requerirán que los verificadores de datos estudien la posibilidad de alianzas con educadores, organizaciones de la sociedad civil y actores clave del sector público.

Te invitamos a leer la guía y mandarnos tus comentarios. Las respuestas nos ayudan a precisar las recomendaciones y alinear la investigación con las necesidades de los verificadores. Podés escribirnos a [email protected] / [email protected]

Alfabetización mediática e informacional. Lecciones de intervenciones en el mundo.

#Investigación#Impacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *