Cómo combatir la desinformación experimentando a través de nuevos canales interactivos

En Chequeado venimos  desarrollando desde el año pasado nuevas herramientas para establecer un vínculo más personal con los más jóvenes de nuestra creciente comunidad. Con esa premisa, participamos del proyecto Activamente, que unió a 750 ciudadanos de cuatro países para indagar sobre el impacto de la salud mental de los jóvenes durante la pandemia a través de canales de WhatsApp.

Este experimento periodístico unió, entre septiembre y diciembre de 2020, voluntarios, especialistas en salud mental, data-periodistas y los equipos de Mutante en Colombia; Chequeado en Argentina; GK en Ecuador y el Centro Latinoamericano Investigación Periodística (CLIP) para indagar juntos sobre cómo las cuarentenas, decretadas durante la pandemia de la COVID-19 impactaron en la salud mental de personas de entre 18 y 30 años.

Tras esa iniciativa, decidimos conformar un grupo de estudiantes de periodismo que se dedique a reflexionar, investigar y generar contenido sobre la desinformación.

Luego de contactarnos con varias universidades conformamos un canal de WhatsApp con alumnos de carreras de comunicación de diferentes provincias de la Argentina (participaron desde Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Neuquén y la ciudad de Buenos Aires) en el que debatimos sobre el contenido que circula en las redes sociales y los medios de comunicación.

Mediante esta vía logramos establecer un vínculo cercano en el contexto de pandemia y en tiempo real. Además nos permitió trabajar en redes sociales con herramientas interactivas como las historias de Instagram.

El grupo tenía sus propias dinámicas y reglas: la intención era no hacer ruido en la cotidianidad del espacio social que es hoy WhatsApp, sino comunicarnos de manera efectiva para producir contenidos y debatir.

Instalamos un lenguaje a base de stickers y gifs para dar lugar a todas las opiniones, utilizamos herramientas de encuestas y derivamos algunas conversaciones a una cuenta de Instagram privada, que hizo las veces de foro para el debate que no podía darse, por limitaciones del chat, en el grupo.

Entre otras propuestas que exploramos por primera vez, los estudiantes hicieron minireportajes a familiares y conocidos que difundieron desinformaciones para entender las razones de ese comportamiento.

El trabajo lo coordinamos con la periodista Silvina Ajmat que destacó: “Confirmamos que les interesaba llevar adelante este trabajo periodístico. Los y las estudiantes se entusiasmaron con el rol del sabueso que va tras las pistas de la desinformación, verificando imágenes falsas, videos sesgados, memes y virales que pueden confundir a quienes los reciben”.

También probamos armar piezas colaborativas: usando Google Docs los participantes del grupo de WhatsApp propusieron ilustrar de una forma divertida las frases que escuchamos diariamente y que anteceden a una información falsa. Para convertirlo en un video animado convocamos al dibujante Alexis Moyano para que lo transformara en una pieza animada que no solo fuese interesante para el grupo, sino también para las redes de Chequeado.

Como cierre del grupo, les pedimos recolectar todas las desinformaciones que se publicaron en medios de comunicación o en redes sociales que pudieran encontrar, con la intención de evidenciar el grado de infodemia que combatimos.

#Instagram#WhatsApp#innovación

Una respuesta a “Cómo combatir la desinformación experimentando a través de nuevos canales interactivos”

  1. Silvia dice:

    Es verdad que a laura Novoa le pagaron $450.000 por conducir el acto en homenaje a los muertos por COVID-19 en el CCK?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *