Comunicar los chequeos en internet: cómo lograr el equilibrio entre demandar atención y transmitir información

Existen juegos de mesa donde los participantes compiten para ver quién puede identificar la mayor cantidad de logos en un conjunto dado. Quienes juegan terminan recordando a docenas de fabricantes de autos, incluso cuando no conducen, y nombrando cadenas de comida rápida, aunque no suelan comer ahí. Eso es porque tendemos a notar y recordar imágenes. Por el contrario, es probable que encuentren mucho más difícil recordar cosas que leyeron sobre esas marcas.

Esta guía analiza por qué los formatos influyen en la efectividad de la comunicación y qué pueden hacer los verificadores para optimizar su alcance en internet.

El formato importa. Tres razones de por qué:

Alcance. En el nivel más simple, la presentación es importante porque afecta a quién llegamos. Más de dos tercios de los adultos en la Argentina y Sudáfrica, y casi la mitad de los adultos en el Reino Unido, recurren a las redes sociales para consumir noticias.

Al momento de leer un artículo en redes sociales, las imágenes suelen ser más importantes que el medio de comunicación donde se publicó o quién lo compartió, y las publicaciones que las incluyen tienen muchas más probabilidades de ser compartidas que las que solo tienen titulares.

Credibilidad. Los datos visuales también son más creíbles. Varios experimentos encontraron que una declaración genérica, como “las nueces de macadamia pertenecen a la misma familia que los duraznos”, resulta más creíble cuando va acompañada de una imagen de las nueces, que cuando está sola.

Aprendizaje. Más allá del elemento de atención y “veracidad”, los formatos también son importantes porque afectan lo que el público aprende. Aquí es donde las cosas se complican. Los elementos visuales que atraen a la audiencia no siempre son los mejores para transmitir información.

Una imagen que refleja las conclusiones de un artículo puede ayudar a los lectores a recordarlo, estimulando diferentes partes del cerebro y dándoles una “dosis doble” de la misma información. Sin embargo, en otros casos los detalles visuales y audiovisuales también pueden fatigar y distraer. Un experimento mostró a lectores diferentes versiones de un chequeo y descubrió que la efectividad de la corrección estaba influenciada por el grado en que estos elementos reflejaban o diferían del tono general del artículo.

Por lo tanto es importante recordar que si bien las imágenes pueden generar mayor involucramiento en redes sociales, un texto claro y sin jerga sigue siendo el mejor método para transmitir información.

Un estudio de la BBC con preguntas al público sobre contenido digital, y las investigaciones realizadas por psicólogos de la educación, encuentran que es difícil superar un texto bien escrito.

En cuanto a las imágenes, hay muchas pruebas que sugieren que nuestra mirada se dirige hacia las caras, los colores brillantes y lo que despierta emociones. Pero estamos lejos de encontrar una fórmula de imagen para todo.
De todos modos, lamar la atención es solo la mitad de la historia, mientras que combatir la desinformación a largo plazo requiere lograr el aprendizaje.

Te invitamos a leer la guía y mandarnos tus comentarios. Las respuestas nos ayudan a precisar las recomendaciones y alinear la investigación con las necesidades de los verificadores. Podés escribirnos a [email protected] o [email protected]

Comunicar los chequeos en internet. Lograr el equilibrio entre demandar atención y transmitir información

#Investigación#Impacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *