Consejos para informar sobre el COVID-19 y reducir la difusión de desinformación

Por Victoria Kwan, Claire Wardle y Madelyn Webb.

Este artículo es parte de una serie sobre la desinformación en la salud de First Draft

Informar sobre el COVID-19 les presenta a los periodistas muchos desafíos. Ellos tienen la responsabilidad de brindarles a los lectores información actualizada de una manera que no aterrorice a la gente ni subestime la gravedad de la situación, lo que no es una tarea fácil debido a la incertidumbre que ronda sobre el virus. Aumentar la desinformación es una preocupación, pero también lo es aumentar el miedo. 

A continuación presentamos los consejos de First Draft para informar sobre el Covid-19 de manera responsable. Fueron redactados en base a nuestras entrevistas realizadas con periodistas de la salud y la ciencia, profesionales de la salud, profesores de periodismo, nuestros materiales de capacitación ya existentes y varias guías muy completas acerca de cómo informar sobre el coronavirus que se mencionan al final de este artículo.

Evitar usar lenguaje sensacionalista

Frases cargadas de emoción como “sin final a la vista”, “confusión”, “asesino” y “catástrofe” pueden atraer a los lectores, pero también contribuir a una sensación creciente de pánico, que es precisamente lo opuesto a la calma que se necesita, según advierten profesionales de la saludepidemiólogos y virólogos.

La profesora Karin Wahl-Jorgensen de la Universidad de Cardiff señala que los periodistas deben reconocer “tanto la naturaleza de la amenaza como su propia responsabilidad de controlar las emociones del público y no difundir miedo en exceso”. Wahl-Jorgensen estudia el uso de las emociones en el periodismo y monitorea la cobertura del nuevo coronavirus en los diarios de habla inglesa más importantes.

Ser conscientes de las imágenes

Pensá muy bien antes de publicar cualquier foto o imagen y ponerla en contexto. Evitá las imágenes de archivo que alimentan los estereotipos. Por ejemplo: antes de usar una foto de una persona asiática con barbijo, preguntate qué tan relevante es esa imagen para tu historia. ¿El artículo menciona personas asiáticas? ¿Se habla de la eficacia de los barbijos a la hora de prevenir la propagación del virus? La Asociación de periodistas asiáticos americanos redactó una guía muy útil sobre cómo evitar alimentar la xenofobia y el racismo al informar sobre el Covid-19.

Lo mismo aplica para las imágenes que pueden causar pánico en exceso. ¿Se van a alarmar los lectores si ven una imagen de personas con trajes de protección química? ¿Estás usando una imagen de una ambulancia con una camilla vacía esperando para entrar a una casa? Pensá en el impacto de las imágenes de encabezado cuando aumenta la preocupación sobre el impacto del virus.

Evitar especular o pedirle a expertos que especulen sobre los peores escenarios posibles

Asimismo, solicitarle a los expertos o a las fuentes que den citas especulativas o sensacionalistas no siempre ayuda a los lectores. Wahl-Jorgensen recomienda “enfocarnos en lo que sabemos”. Las redacciones siempre tienen que ser aclarar desde el comienzo si hay información que desconocen. 

Explicarles a los lectores los pasos específicos que pueden seguir

La profesora de periodismo de la Universidad de Minnesota Emily Vraga asegura que la incertidumbre nos incomoda, lo que nos hace más vulnerables a la desinformación disfrazada de verdad. Vraga recomienda hacer hincapié en las acciones aprobadas por expertos para prevenir la propagación del virus. “Seguir medidas concretas en relación al coronavirus en particular puede ser de mucha ayuda porque les da a las personas una sensación de control”.

Dirigir a los lectores a fuentes oficiales de información

Las fuentes especializadas como la Organización Mundial de la Salud cuentan con la mejor información para el público. Reforzá la confianza del lector en organizaciones y profesionales de la salud (una vez que hayas verificado su veracidad) así tu público sabe a quién acudir para recomendaciones futuras.

Ser precavido sobre los estudios consultados para escribir artículos

La periodista científica Roxanne Khamsi le afirmó a First Draft (y Reuters lo destacó en un artículo reciente) que desde el brote de Covid-19 hubo una proliferación de versiones preliminares de publicaciones que todavía no fueron revisadas por pares. Si bien algunas de estas versiones pueden contener informacion de utilidad sobre las investigaciones más recientes, otras promueven declaraciones falsas que no deben ser reproducidas.

Si elegís usar versiones preliminares para escribir tu artículo, Khamsi recomienda verificar el estudio con un científico independiente antes de publicar. “No podés replicar el proceso de revisión del estudio, pero pedirle a un experto independiente que lo revise te puede amparar”.

Consultar con más de un especialista

Khamsi aconseja basar el artículo en información provista por más de una fuente oficial. “Estudiá el panorama. Diferentes virólogos tienen diferentes piezas del rompecabezas. Dudá de cualquiera que asegure tener todo el juego”.

Considerar el punto crítico al decidir qué rumores investigar

Evitá mencionar rumores que circulan solo en comunidades de nicho o que no hayan sido muy difundidos. A continuación presentamos cinco preguntas para determinar si el rumor alcanzó su punto crítico:

  • ¿Qué tanto se esparció el rumor, o cómo se comparan estos números con contenido similar de la plataforma?
  • ¿Se limita el debate sobre este rumor a una sola comunidad?
  • ¿Se menciona el rumor en otras plataformas?
  • ¿Hubo alguna cuenta verificada o persona influyente que lo haya compartido?
  • ¿Hubo grandes medios de comunicación que lo hayan investigado?

Concentrarse en los hechos, en particular al escribir titulares y tuits, al desmentir un rumor

Nuestros materiales de capacitación temprana sugieren que los periodistas pueden reducir la difusión de los rumores al no usar en sus titulares lenguaje proveniente del rumor en sí. En esta etapa se trata de refinar las ideas. Las redacciones deben adaptar sus titulares según las distintas plataformas, distinguiendo entre los titulares que el público lee en las redes sociales y los que aparecen cuando se quiere averiguar información en motores de búsqueda. 

Con respecto a los titulares de sitios con canales algorítmicos, como Twitter o Facebook, hay que tener en cuenta que es probable que el público aún no haya leído o escuchado el rumor. El objetivo es evitar su difusión. Los periodistas no quieren desinformar por accidente a estos lectores si solo leen el titular. Por eso hay que evitar repetir el rumor innecesariamente mientras se lo corrige.

Sin embargo, para los titulares encontrados en buscadores como Google, Bing o hasta YouTube, el hecho de que los lectores hayan buscado palabras clave específicas implica que ya conocen el rumor. La amplificación del mismo no es una preocupación tan grande en estos casos. Por el contrario, el objetivo es llegar a los lectores que lo están buscando antes que los proveedores de desinformación y miedo. Incluir palabras clave del rumor en el titular puede ayudar a que estos lectores encuentren rápido tu contenido. De esta manera, es menos probable que caigan en el vacío de datos de la desinformación (encontrá más información sobre los vacíos de datos en nuestra sección a continuación).

Los titulares son muy importantes porque incluso cuando el contenido del texto comprende una explicación detallada de por qué el rumor es falso, muchas personas no van a leer más que el título o tuit.

Si tenés espacio suficiente en el cuerpo de tu artículo, considerá la técnica “sándwich de la verdad” del lingüísta George Lakoff. Empezá con la verdad, explicá la mentira (sin usar lenguaje específico de la misma) y volvé a referirte a la verdad. Como detallan Briony Swire-Thompson y Ullrich Ecker de la escuela de psicología de la Universidad de Australia Occidental, ahondar en la declaración falsa sin antes explicar su condición de mentira “puede despertar un sentido de familiaridad con el engaño y aumentar el riesgo de recordar por error las confusiones como verdades”.

Escribir contenido fácil de procesar

Que sea corto y simple. Usá gráficos para ejemplificar tu punto y asegurate de que la verdad sea más facil de leer que el rumor (usando una fuente más grande o llamativa, por ejemplo). No enumeres todos los mitos. A nuestro cerebro se le dificulta diferenciar la verdad de la falsedad, en especial cuando estamos navegando rápidamente. Hay que encontrar maneras simples e interesantes de enfocarse en los hechos y de dar consejos concretos sobre los pasos que se pueden seguir.

Evitar lenguaje ridículo o peyorativo

Si bien algunas de las teorías son engañosas, el miedo de la gente hacia el virus es genuino. Una cura falsa puede parecer irracional, pero llamarla “insólita” o “ridícula” puede alienar a los lectores o hacer que redoblen sus creencias. La ansiedad es una reacción muy normal ante situaciones inciertas, que los periodistas deben abordar con empatía y no con juicios de valor. 

Averiguar cuáles son las preguntas que se hacen los lectores sobre el Covid-19 y llenar los vacíos de datos con periodismo de servicio

Michael Golebiewski de Microsoft acuñó el término “vacío de datos” para describir las consultas de búsqueda donde “los datos relevantes disponibles son limitados, no existentes o muy problemáticos”.

Golebiewski y danah boyd (de Microsoft Research y Data & Society) afirman que en situaciones de noticias de último momento, los lectores encuentran vacíos de datos cuando “aparece una ola de búsquedas nuevas que no habían sido realizadas todavía y las personas usan nombres, etiquetas u otras informaciones” para encontrar respuestas. Las redacciones tienen que estudiar las preguntas o palabras clave sobre el Covid-19 que los lectores están buscando, investigar quién crea contenido en base a estas preguntas y llenar los vacíos de datos con contenido de calidad.

Por ejemplo, a continuación presentamos una captura de pantalla de los resultados en Google para la pregunta “¿puedo contagiarme de coronavirus de un paquete?”. Los lectores en busca de una respuesta van a encontrarse con artículos sobre el gasto de emergencia para el coronavirus del senado de los Estados Unidos, que probablemente no sea lo que estaban buscando.

Sin embargo, la Universidad de Harvard y el diario The Washington Post están llenando el vacío relacionado a este rumor (y usando con éxito la optimización de los buscadores) con explicaciones que incluyen palabras clave como “coronavirus”, “paquete” y “China”. Estas palabras están incluidas en el titular del Washington Post. Este es un ejemplo que ilustra cómo mencionar el rumor en el titular ayuda al público a encontrar contenido de calidad que hace referencia a su pregunta.

Diseñar con cuidado

Al igual que tu titular y contenido, las imágenes deben evitar avivar el miedo y ser precisas. Recomendamos la lectura del artículo de Kenneth Field publicado en el blog ArcGSI sobre el mapeo responsable del coronavirus y el artículo de First Draft sobre mapas engañosos.

#Coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *