Arranca la vacunación COVID-19 en niños de 6 meses a 2 años: qué sabemos sobre la vacuna pediátrica de Moderna - Chequeado Skip to content

Arranca la vacunación COVID-19 en niños de 6 meses a 2 años: qué sabemos sobre la vacuna pediátrica de Moderna

Si tenés sólo unos segundos, leé estas lineas
  • Tras la aprobación de la vacuna pediátrica del laboratorio Moderna en la Argentina, el próximo lunes comenzará la vacunación a los niños de entre 6 meses y 2 años, el único grupo que hasta el momento no contaba con una vacuna autorizada.
  • La formulación de esta vacuna para niños pequeños difiere de la versión para niños de mayor edad y adultos.
  • La vacuna demostró ser segura y efectiva en este grupo etario. La respuesta inmunitaria de los niños a la vacuna fue comparable a la de los adultos. La Sociedad Argentina de Pediatría recomendó su aplicación para evitar hospitalizaciones.

A partir del 1° de agosto, de acuerdo con los planes de cada jurisdicción o provincia, comenzará la vacunación contra la COVID-19 en niñas y niños de 6 meses a 2 años inclusive y la aplicación de una dosis de refuerzo en la población de 3 y 4 años. Así lo informó el Ministerio de Salud de la Nación el 22 de julio último, tras recibir el primer cargamento con 2.744.400 dosis de la vacuna del laboratorio Moderna en su formulación pediátrica.

La cartera sanitaria autorizó la vacuna contra el SARS-CoV-2 de Moderna en el grupo etario de 6 meses a 5 años inclusive, luego de recibir la recomendación de uso para esta población por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn). 

La ministra Carla Vizzotti destacó la importancia de avanzar en la cobertura contra la COVID-19 del único grupo etario que aún no disponía de una opción de vacunación. “Había un colectivo de niñas y niños de riesgo preocupados por este tema, pero también de familias de chicas y chicos que no tenían riesgo pero que tenían mucha inquietud por vacunar a sus hijos e hijas desde el punto de vista de la circulación de nuevas variantes”, explicó.

¿Qué sabemos sobre la vacuna pediátrica de Moderna? ¿En qué se diferencian las vacunas para niños de las vacunas para adultos? Te lo contamos en esta nota.

Eficacia y seguridad

La vacuna del laboratorio Moderna protege principalmente a los niños pequeños de enfermarse gravemente de COVID-19 y tener complicaciones, de manera similar a como vienen funcionando las vacunas para adultos y niños de mayor edad.

La forma principal en que se evaluó la eficacia de las vacunas para niños más pequeños fue comparando la producción de anticuerpos de los niños vacunados con la de los adultos jóvenes vacunados, lo que se denomina estudios puente. En dicho análisis, la respuesta inmunitaria de los niños a la vacuna fue comparable a la de los adultos.

También se realizó un ensayo clínico entre aproximadamente 5.400 niños de entre 6 y 23 meses que mostró que la vacuna fue un 50,6% eficaz en la prevención del COVID-19 sintomático. Vale aclarar que el estudio se llevó a cabo cuando predominaba la variante Ómicron (más transmisible y con capacidad para evadir la respuesta inmune), mientras que eso no fue así para los ensayos en adultos, por eso la eficacia en niños es menor que la consignada en los mayores de 18 años.

Las dosis pediátricas han demostrado que tienen una eficacia similar a las dosis del adulto en la prevención de la infección por COVID-19, siempre recordando que la vacuna lo que más va a prevenir son las complicaciones, el riesgo de hospitalización y muerte. Sí pueden producirse casos de la enfermedad, pero más leves si se tiene aplicada la vacuna”, explicó a Chequeado Gabriela Tapponnier, médica infectóloga pediatra, secretaria del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

En cuanto a la seguridad, los efectos secundarios más frecuentes en los niños pequeños fueron similares a los de la vacunación en adultos, entre ellos, dolor, enrojecimiento e hinchazón en el sitio de la inyección, junto con síntomas como cansancio, dolor de cabeza, fiebre, pérdida de apetito o irritabilidad. La mayoría de estos síntomas fueron leves y se resolvieron en las primeras 24 a 48 horas.

Esquemas y dosis

La vacuna de Moderna utiliza una tecnología conocida como ARN mensajero, o ARNm, y proporcionan a las células las instrucciones para producir la proteína de la espícula del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, a la cual el sistema inmunitario responde al generar anticuerpos protectores y activar las células T. 

La formulación de esta vacuna para niños pequeños difiere de la versión para niños de mayor edad y adultos. La vacuna de Moderna incluye 25 microgramos de ARNm, que es una cuarta parte de la dosis para adultos y la mitad de la dosis para niños de mayor edad.

El esquema principal de vacunación con la vacuna de Moderna para niños de 6 meses a 2 años es el mismo que para otros grupos de edad: 2 dosis administradas con un intervalo de 4 semanas. La dosis de refuerzo a los niños de 3 y 4 años está indicada una vez transcurridos los 120 días (4 meses) de la última dosis, según la cartera sanitaria.

Es importante recordar que la vacuna contra la COVID-19 se puede aplicar junto con cualquier otra vacuna del Calendario Nacional de Vacunación. “Estamos en una problemática importante por las bajas coberturas de vacunación y creemos que esta es una gran oportunidad para recuperar esas dosis que se han perdido, ya sea porque no se ha podido completar la vacunación por algún motivo en particular o porque la pandemia impactó en los controles de salud que deben tener los niños”, sostuvo Tapponnier.

Qué opinan los expertos

La vacuna pediátrica de Moderna fue aprobada el 17 de junio último por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos. También cuenta con la aprobación de la agencia regulatoria de salud de Canadá, Health Canadá, que comenzará a aplicarla en niños de 6 meses a 4 años el 2 de agosto. 

La Sociedad Argentina de Pediatría recomendó la vacunación COVID-19 en niños y niñas de 6 meses a 3 años y la aplicación de una dosis de refuerzo a los 3 y 4 años de edad como “la estrategia disponible más segura y eficaz para prevenir las complicaciones e internación por la infección por SARS-CoV-2, entre niños, adolescentes y adultos”.

“A medida que fueron vacunándose contra la COVID-19 las distintas poblaciones que se han ido incorporando a campaña de vacunación, el grupo que va quedando vulnerable es el grupo de los niños más pequeños. Creemos que es importante que estos niños también tengan protección. Es un grupo que más allá del impacto de la COVID-19, es vulnerable a las virosis respiratorias”, sostuvo Tapponnier.

Aunque la mayoría de los niños pequeños infectados con el coronavirus tienen síntomas leves o no tienen síntomas, algunos han sido hospitalizados, ingresados en la unidad de cuidados intensivos o han muerto. 

Hasta el 21 de marzo de este año, se registraron 729.551 casos de coronavirus en menores de 18 años, incluyendo 24.874 en menores de 1 año. Hubo 342 fallecidos y el 38,3% tenía menos de 2 años, según datos del Ministerio de Salud de la Nación. 

Además, hubo 226 casos y una muerte por síndrome inflamatorio multisistémico en niños, una enfermedad inflamatoria tras la infección por SARS-CoV-2 que a menudo requiere hospitalización. 

Los niños, niñas y adolescentes también sufren síntomas de COVID-19 persistente (ver acá, acá y acá) como astenia y fatiga, dolor de cabeza, debilidad muscular, dificultad respiratoria, y dolor de las articulaciones que afectan significativamente sus vidas.

Un estudio realizado en la Provincia de Buenos Aires y publicado en la revista científica The Lancet Regional Health America evaluó la efectividad (cómo se comportan las dosis en la vida real) de la vacunación para evitar las hospitalizaciones asociadas a COVID-19 en niños y adolescentes de 3 a 17 años. El trabajo proporcionó evidencia de una alta protección de la vacuna contra las hospitalizaciones: 82,7 % durante el período de circulación superpuesta de las variantes Delta y Ómicron y 67,7 % cuando Ómicron era la variante predominante. 

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *