Skip to content

Claves sobre el anuncio del Gobierno en la previa de la marcha federal universitaria

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • El Gobierno dispuso un aumento para los gastos de funcionamiento de las universidades y de los hospitales universitarios, lo que redundaría en un incremento nominal del 91,3% y del 89,5% (respectivamente) con respecto al presupuesto inicial.
  • Como estas partidas representan el 8,9% del total de gastos de Educación Superior, los fondos para el área aumentarían 3,4% respecto al presupuesto original. Si no se aplican nuevos cambios, esto implicaría una pérdida real del 69,3% para todo el año. 
  • Los fondos destinados a salarios, que explican el 82,6% del presupuesto total, no aumentaron con respecto al presupuesto inicial y en el primer trimestre la ejecución de partidas fue un 30% menor que respecto a igual período del año pasado.

El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) convocó a una marcha a Plaza de Mayo para reclamar por el aumento en las partidas presupuestarias destinadas a las universidades nacionales de todo el país.

Por este mismo reclamo, el 14 de marzo las 55 universidades nacionales hicieron un paro de 24 horas “en rechazo al congelamiento del presupuesto y a la caída de los salarios”, y el 21 de febrero habían emitido un comunicado en el que denunciaban que las universidades públicas se encontraban en una situación crítica.

Luego, la Secretaría de Educación del Ministerio de Capital Humano de la Nación anunció un aumento del 140% para los gastos de funcionamiento de las universidades y una partida extraordinaria destinada a los hospitales universitarios. Si bien el Gobierno aseguró que la medida había sido consensuada con la CIN, desde el organismo aseguraron que no hubo un acuerdo y ratificaron la movilización. 

¿Cuál es la situación de las universidades nacionales públicas? ¿Qué impacto presupuestario tienen los anuncios del Gobierno? Te lo contamos en esta nota.

El presupuesto de las universidades, a la baja

A partir de datos del Presupuesto Abierto, que publica el Ministerio de Economía de la Nación, Chequeado realizó un análisis de la situación presupuestaria de las universidades.

En primera instancia, se analizaron los gastos totales ejecutados hasta 2023 y los proyectados para 2024. Luego, se hizo un cálculo para saber cuántos fondos se necesitarían para que los gastos en 2024 sean iguales a 2023 en términos reales (es decir, considerando el efecto del aumento de precios), según las proyecciones inflacionarias del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

De acuerdo con estos datos, si el índice de precios evoluciona de acuerdo a las proyecciones del REM, el presupuesto destinado a la Educación Superior debería ser de $ 4,7 billones para no caer en términos reales. Es decir que si durante 2024 sólo se ejecutaran los fondos presupuestados actualmente (de acuerdo con la prórroga del Presupuesto 2023, poco más de $ 1,4 billones), el área tendría una caída real del 70,3% con respecto a 2023. 

El Gobierno anunció un aumento del 140% mensual (aplicado en 2 cuotas del 70% en los meses de marzo -que ya había anunciado– y mayo) en las partidas destinadas al funcionamiento de las universidades (es decir, para cubrir los gastos relacionados a los servicios públicos y materiales, entre otros) y de $ 14.403 millones extra para los hospitales que dependen de las casas de estudio nacionales. Esto implica un incremento del 91,3% y del 89,5%, respectivamente, para esas partidas específicas. 

Si se tiene en cuenta este anuncio (que aún no fue reflejado en el Boletín Oficial, y por ende todavía no figura en los registros presupuestarios vigentes), las partidas totales destinadas a la Educación Superior aumentarían un 3,4% en términos nominales con respecto al presupuesto original (prorrogado de 2023).

Esto se debe a que los gastos de funcionamiento (7,9%) y los hospitales (1%) representan sólo el 8,9% del total de gastos del programa “Desarrollo de la Educación Superior”, mientras que el grueso del dinero (82,6%) es destinado a salarios docentes, no docentes y de autoridades. 

De este modo, si las partidas se mantuvieran sin cambios hasta fin de este año, la caída real del presupuesto universitario sería (de concretarse las proyecciones inflacionarias del REM) de 69,3%. 

Los fondos ejecutados en el primer trimestre también cayeron en términos reales

Si se analiza el dinero ejecutado en el primer trimestre de 2024 e igual período de 2023, los gastos en enero, febrero y marzo de 2024 representan una caída real del 32,9% con respecto a igual período de 2023. 

Las actividades que más perdieron en términos de presupuesto fueron Acciones Universitarias para el Desarrollo Nacional y Regional (Fondo Universitario para el Desarrollo Regional-FUNDAR), a la que no se le asignó ningún crédito (en 2023 se habían gastado $ 32 millones), y luego la Asistencia Financiera para Hospitales Universitarios (-72,4%) y para el Funcionamiento Universitario (-58,4%). Estas últimas dos partidas son las que el Gobierno ahora busca reforzar.

La reasignación de partidas está contemplada en el presupuesto. Esto significa que el Gobierno puede decidir aumentos en distintas partidas a lo largo del año.

“Si bien el Poder Ejecutivo debería respetar la voluntad del Congreso al momento de ejecutar el presupuesto, en los hechos sucede que se producen desvíos en la ejecución del presupuesto. Estos desvíos tienen lugar a través de 3 prácticas: la reasignación, la sub-ejecución y la ampliación presupuestaria por decretos de necesidad y urgencia”, indica el informe Análisis presupuestario con perspectiva de género de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

Los salarios docentes, sin aumento

Como se mencionó anteriormente, el grueso del presupuesto universitario (82,6%) es destinado al pago de salarios de docentes, no docentes y autoridades. 

Las partidas destinadas a salarios no se incrementaron en relación al presupuesto prorrogado de 2023. De no haber cambios en el futuro, la caída real de estos ítems rondaría el 70%, considerando la inflación proyectada para 2024 por el REM. 

Si se considera el presupuesto ejecutado en el primer trimestre de 2024, la caída real fue del 30% con respecto a igual período de 2023. 

El aumento anunciado por el Gobierno corresponde sólo a partidas presupuestarias de funcionamiento de las universidades y los hospitales, que representan el 8.9% del total. “Esto implica que no se están garantizando los recursos para el normal funcionamiento de las universidades nacionales y que se profundiza la pérdida del poder adquisitivo de los docentes universitarios”, explicó a Chequeado Agustín Claus, especialista en Políticas Educativas de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). .

De acuerdo con datos de Conadu, en marzo un docente universitario con dedicación simple, sin antigüedad, cobró un sueldo de $ 137.230.

El especialista Javier Curcio advirtió en esta nota: “El salario de los docentes de marzo fue equivalente al de septiembre del año pasado más un 16%, que corresponde a la última paritaria de la gestión anterior. Toda la acumulación inflacionaria del último trimestre más el primer trimestre de 2024 no fue contemplada”.

El 18 de abril el gremio rechazó una propuesta salarial del Gobierno, aduciendo que “la recomposición desde el inicio de la gestión apenas llega a un vergonzoso 40%”. 

Fecha de publicación original: 19/04/2024

Temas

Comentarios

  • Jerónimo22 de abril de 2024 a las 8:53 amExcelente informe!!! Más necesario que nunca el trabajo, con los discursos que corren. Gracias, y todos a movilizarnos mañana en defensa de la educación pública, no arancelada y de calidad ✊🏼
  • Marcelo Araoz22 de abril de 2024 a las 10:08 amConfío en los datos que da esta página pero esta vez no son claros. Soy docente, muy consciente de los números y no entiendo o no me cierran los porcentajes que pusieron. En este conflicto es sumamente importante no dejar lugar a dudas porque la gente ya no confía en nadie. Y yo que conozco del tema tengo dudas sobre este artículo. No hablo de mala intención pero si de una redacción confusa.
  • Carlos alberto Godoy23 de abril de 2024 a las 3:07 pmQ difícil está este tema defiendo q la UBA siga en pie al igual q otras , pero hay otras q se han hecho para limar cerebros .DIOS QUIERA Q TENGA SOLUCION Y SIN VIOLENCIA .
  • Jorgeguelfi24 de abril de 2024 a las 12:08 pmPor favor si pueden informar sobre el estado de las auditorias,ya que se miente dicoendo que no existen . Gracias!
  • Jorgeguelfi24 de abril de 2024 a las 12:10 pmPor favor si pueden informar sobre el estado de las auditorias,ya que se miente dicoendo que no existen . Gracias!

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *