Skip to content

¿Cómo evolucionó la pobreza en la Argentina con cada presidente?

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • El INDEC informó que en el primer semestre de 2023 la pobreza llegó al 40,1% (último dato disponible).
  • A pesar de los cambios metodológicos de las últimas décadas, distintos informes intentaron hacer comparables las series oficiales.
  • Mirá cómo le fue a los distintos presidentes desde el regreso de la democracia en la lucha contra la pobreza.

Última actualización: 19/02/2024

El INDEC informó que en el primer semestre de 2023 el 40,1% de las personas se encontraban bajo la línea de la pobreza y el 9,3% por debajo de la línea de indigencia. La nueva cifra de pobreza marca una suba de 3,6 puntos porcentuales con respecto a los datos de igual período de 2022 e indica que sigue por encima de los niveles registrados previos a la pandemia (35,2% en el segundo semestre de 2019).

La pobreza en la Argentina se mide de dos formas: la más conocida, que el INDEC informa cada 6 meses, es la que se calcula a partir de los ingresos, es decir se estima cuántas personas no pueden comprar los elementos básicos con sus ingresos. La segunda, que se difunde oficialmente con los censos -es decir, cada 10 años-, se trata de la pobreza multidimensional, que además de las cuestiones monetarias analiza el acceso a la educación, la salud y la vivienda, entre otros.

Si bien la pobreza multidimensional se redujo lentamente en la Argentina en las últimas décadas (como se explicó en esta nota), desde el regreso de la democracia en 1983 la pobreza medida por ingresos sólo disminuyó después de dos crisis macroeconómicas -es decir, luego de que había crecido- y “en el período de excepcionales circunstancias externas durante parte de los 2000”, destaca un estudio del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (Cedlas) de la Universidad de La Plata, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En los últimos 40 años hubo varias metodologías distintas para medir la pobreza por ingresos (principalmente varían las canasta de bienes que se utilizan para medir el umbral de la pobreza, es decir, la vara para medir si una persona es pobre o no) que dificultan su comparación con el dato actual, pero sí podemos analizar -con los mejores datos disponibles- cómo varió esta pobreza en cada presidencia.

Evolución de la pobreza: los ochenta

Si bien los datos del instituto oficial sobre este tema comenzaron a publicarse en 1988, distintas fuentes sostienen que durante la Presidencia de Raúl Alfonsín (UCR) la pobreza bajó en sus primeros años de mandato, pero en los últimos meses de su gestión este indicador subió notoriamente.

Según datos del Centro de Población, Empleo y Desarrollo de la Universidad de Buenos Aires (CEPED-UBA), en octubre de 1982 (14 meses antes de la asunción de Alfonsín) la pobreza en el Gran Buenos Aires llegaba a casi el 22% de los hogares, mientras que el mismo mes de 1985 (ya con casi dos años de mandato) bajó al 14%. En este sentido, en mayo de 1989 (dos meses antes de dejar anticipadamente su puesto) subió al 20% de los hogares y en octubre de 1989, apenas dos meses después de la asunción de Carlos Menem (PJ), el 38% de las viviendas estaba por debajo de la línea de la pobreza.

Agustín Arakaki, economista del CEPED, explicó a Chequeado que este aumento de la pobreza está “principalmente asociado a la hiperinflación”, aunque también se relaciona con un “deterioro del mercado de trabajo” iniciado a mediados de los ‘70, cuando comenzó “una caída en la calidad del empleo, que desembocó en una baja de los ingresos”.

Los noventa

Menem logró bajar la pobreza en su primer mandato. Según los viejos datos del INDEC para el Gran Buenos Aires (GBA), en octubre de 1989 la pobreza llegaba al 47% de la población, mientras que en mayo de 1995 (mes en el que se realizaron las elecciones en las que renovó su cargo) este número llegaba al 22%. Según Arakaki, esto se debió al control del proceso inflacionario mediante la convertibilidad.

Sin embargo, en el segundo mandato de Menem, la pobreza volvió a aumentar. En octubre de 1999, mes en el que se realizaron las elecciones presidenciales que ganó Fernando de la Rúa (Alianza), la pobreza afectaba al 27%, según los antiguos cálculos oficiales.

El Cedlas de la Universidad de La Plata recalculó los datos oficiales de pobreza desde 1992 con la vara actual con la que mide el INDEC y para los 10 aglomerados urbanos para los que hay información desde ese momento. En esa serie se ve que la pobreza alcanzaba el 30% en 1992, mientras que en 1999 era cercana al 40%.

“La recuperación y expansión de la economía entre 1991 y 1994 tuvo un efecto que favoreció la disminución de la pobreza”, sostiene un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). “Entre 1994 y 1997, el debilitamiento del ingreso real y el empeoramiento distributivo se combinaron, dando por resultado un nuevo aumento de la incidencia de pobreza absoluta”, añade el estudio, y señala que “en los años subsiguientes hasta llegar al 2000, fue el continuado deterioro distributivo el único responsable de la elevación de la pobreza”.

La crisis de 2001

Así, durante la Presidencia de De la Rúa la pobreza aumentó nuevamente: según el dato recalculado por Cedlas, en octubre de 2001, meses antes de que renunciara en diciembre de ese año, alcanzaba al 46% de la población -medido con la vara actual-. Sin embargo, tras la sucesión de tres presidentes en una semana, en octubre de 2002, ya bajo el mandato de Eduardo Duhalde (PJ), la pobreza siguió aumentando y llegó al 66%.

El kirchnerismo

En mayo de 2003, cuando Duhalde entregó el poder a Néstor Kirchner (Frente para la Victoria), la pobreza era del 62%, según la estimación del Cedlas. En el gobierno de Kirchner se logró bajar este indicador, llevándolo a casi el 37% en todo el país en el segundo semestre de 2007. Según Arakaki, esta caída de más de 20 puntos se debió principalmente “a las políticas de recomposición de ingresos” fomentadas por el gobierno de Kirchner.

A partir del 2003, el INDEC comenzó a publicar información de la pobreza en 31 aglomerados urbanos. Pero, en la gestión de Cristina Fernández de Kirchner (FpV), además de la manipulación de las estadísticas desde 2007, el instituto oficial directamente dejó de publicar datos de pobreza a partir de 2013. Los nuevos datos oficiales recién se publicaron en 2016, ya bajo la Presidencia de Mauricio Macri (Cambiemos).

Por eso mismo, se debe recurrir a estimaciones alternativas. Fernández de Kirchner asumió en diciembre de 2007 y en su primer mandato, según las cifras del Cedlas, logró bajar este indicador del 37% al 28%, según la actual vara. Sin embargo, en su segundo mandato la pobreza habría aumentado nuevamente hasta el 30%. Así, en el total de su mandato, la pobreza habría bajado de 37% a fines de 2007 a 30% a principios de 2015 (los datos de finales de 2015 no se publicaron por la emergencia estadística del INDEC).

“Al volver la inflación en 2007, la caída de la pobreza se desaceleró fuertemente”, explicó Arakaki, quien además destacó como condicionante la crisis económica internacional de 2008.

“El nivel de pobreza se redujo durante el primer semestre de 2015 a 30,1%, y es posible que haya caído un poco más hacia finales de dicho año, pero no se cuenta con la información necesaria para estimar dicho valor. Producto de la recesión de comienzos de 2016 la tasa de pobreza se volvió a incrementar, alcanzando el 31,4% hacia mediados de dicho año”, explica el documento del Cedlas.

El macrismo

Respecto del mandato de Macri, el primer dato oficial del INDEC indicaba que la pobreza en el segundo trimestre de 2016 alcanzaba al 32,2% de la población. Sin embargo, este dato sólo incluye un trimestre y no dos, como la medición oficial del INDEC. El Cedlas calculó el semestre móvil compuesto por el segundo y el tercer trimestre de 2016, que dio 31,4% de pobres.

Los datos del INDEC -que son comparables con los del Cedlas- muestran que en la segunda mitad de 2019 la pobreza llegó al 35,5% de las personas y la indigencia al 8% de los argentinos, siendo los niveles más altos desde 2008 para los segundos semestres -al tomar la estimación del Cedlas-.

En este sentido, Leopoldo Tornarolli, investigador del Cedlas, explicó que “claramente” la pobreza subió durante los años de Cambiemos, aunque no se puede decir “exactamente cuánto, tanto por cuestiones técnicas, como por la elección que hagamos del período de comparación”, problema que surge de no tener datos precisos para fines de 2015, por las decisiones políticas sobre los datos y las estadísticas adoptadas por Fernández de Kirchner.

La etapa Fernández

Los primeros datos de la gestión de Alberto Fernández (Frente de Todos) muestran que en el primer semestre de 2020 la pobreza aumentó hasta el 40,9% y la indigencia subió al 10,5%. Estos datos, marcados por la pandemia del nuevo coronavirus y el aislamiento que decretó el Gobierno desde el 20 de marzo, son los peores desde el 2006, si se analiza la serie re-estimada por el Cedlas.

Como explicó Tornarolli, “la magnitud real de la crisis COVID se puede observar en la evolución trimestral” ya que la suba de la pobreza se dio especialmente por lo ocurrido en el segundo trimestre (abril, mayo y junio), que incluye las semanas de cuarentena estricta donde se sintió fuerte la caída en el empleo. Si bien en la primera mitad del año la pobreza promedió un 40,9%, en el primer trimestre del año fue cercana al 35% y en el segundo, ya con el impacto de la pandemia, aumentó al 47%.

En la segunda mitad de 2020 la pobreza subió al 42% y la indigencia se mantuvo en los mismos niveles que en el primer semestre (10,5%). Estos porcentajes representaron una fuerte suba frente al segundo semestre de 2019, últimos valores de la Presidencia de Macri y previos a la pandemia, cuando estas cifras eran del 35,5% y 8%, respectivamente.

En el primer semestre de 2021 la pobreza se ubicó en el 40,6%, 1,4 puntos porcentuales por debajo del último informe y apenas 0,3 puntos menos que en igual periodo de 2020. La indigencia, en tanto, fue del 10,7%, apenas por encima de los datos registrados en 2020 (10,5% en ambos semestres).

El informe correspondiente al segundo semestre de 2021, en tanto, mostró un nuevo descenso de las cifras: la pobreza se ubicó en 37,3% y la indigencia en 8,2%, inferiores a igual período del año anterior, pero aún por encima de los niveles registrados previos a la pandemia.

En 2022, la pobreza fue del 36,5% en el primer semestre, mientras que el segundo semestre llegó al 39,2%. Finalmente, en el último informe del INDEC la pobreza informada para el primer semestre de 2023 fue del 40,1%. 

Aún no existen datos oficiales del INDEC para el segundo semestre de 2023 -el informe se publicará el 27 de marzo próximo-. No obstante, Martín González Rozada, director de la Maestría de Econometría de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), estimó que la tasa de pobreza para el período comprendido entre julio y diciembre de 2023 fue del 42,4%: 2,3 puntos porcentuales más que en el primer semestre del año.

Por su parte, el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina -que, como se explica en esta nota, utiliza una metodología diferente a la del INDEC- realizó una simulación en base a los datos disponibles al tercer trimestres de 2023 y la evolución de la canasta básica y los ingresos laborales -ambos datos publicados por el INDEC- y estimó que en diciembre de 2023 la pobreza alcanzó al 49,5% de la población, mientras que la indigencia trepó al 14,2%.

Los primeros datos de pobreza de la gestión de Milei

De acuerdo con la simulación realizada por la ODSA, en enero de 2024 la pobreza afectó al 57,4% de la población, mientras que la indigencia aumentó al 15%.

“La devaluación de diciembre de 2023 incrementó marcadamente los precios generales y, por lo tanto, el valor de la canasta básica. Por suparte, con la intención de paliar la situación socioeconómica, el Gobierno incrementó los valores de las transferencias de las políticas sociales. Independientemente de estos esfuerzos del Estado y del incremento observado en las fuentes secundarias de las jubilaciones, pensiones y de los ingresos laborales, se incrementó en forma significativa el porcentaje de población en situación de indigencia y pobreza”, señala el estudio.

 

El Podcast de Chequeado es un programa diario donde contamos historias con datos. Podés suscribirte en SpotifyApple Podcasts o Google Podcasts.

Actualización 28/09/2022: esta nota se publicó inicialmente el 05 de octubre de 2016 y luego se actualizó con los últimos datos disponibles.

Actualización 30/03/2023: esta nota se actualizó con el último dato disponible sobre pobreza.

Actualización 27/09/2023: esta nota se actualizó con los últimos datos disponibles. 

Actualización 19/02/2024: esta nota se actualizó con los últimos datos disponibles y se incorporaron estimaciones del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica. 

Temas

Comentarios

  • Luis1 de octubre de 2019 a las 12:14 pmMientras los que pueden generar trabajo y enseñar ofi ios no actúen,la pobreza seguirá en los mismos parámetros.En cada barrio debe funcionar una escuela de oficios y docentes que incentiven a los jóvenes hacia la ocupación laboral,además de la educación.
  • Marcelo1 de octubre de 2019 a las 7:13 pmLo objetivo es que cada vez hay más pobres y más políticos ricos, nadie quiere dejar la empresa estado S.A que cada vez es más grande, llegan y meten en planta permanente a toda su familia y amigos así es imposible que podamos suscistir. Nafta. Autos, chóferes, celulares, empleados, vuelos que no hacen, comida etc. L solución es que cada senador tenga como en usa dos empleados que paga de su propia dieta
  • FERNANDO BARILATTI1 de octubre de 2019 a las 7:48 pmMe parece que no hay plan económico que nos salve si no atacamos las causas del déficit que nos come vivos. Aunque analicemos y discutamos datos y evoluciones estadísticas, el problema de fondo no es económico. Es moral. Todos los sectores están contaminados: una justicia carísima (en blanco y en negro) que resuelve muy poco y que produce el efecto contrario al que debería (desconfianza); un poder legislativo con altísimos costos que no legisla sobre los temas centrales; funcionarios del poder ejecutivo enriquecidos abiertamente, sin castigo y buscando seguir en la función pública; empresarios prebendarios, cartelizados; sindicalistas eternos y millonarios; políticos que se llaman así y solo buscan entrar en el gran negocio de cobrar parte de los impuestos que pagamos, etc, etc. Cansa la enumeración, pero lo cierto es que, no hay gobierno que nos saque adelante si no se combate a todos esos irresponsables, muchas veces corruptos, que se venden por poca o muchísima plata. (Y en ése contexto, el narcotráfico hace cuanto puede para terminar de corromperlos). Lo primero es, entonces, convencernos de que es necesario un fuerte apretón para los que abusan del país. Un apretón ejemplificador para que se sepa claramente que "el que las hace, las paga". Las personas honestas soportarán así cualquier esfuerzo que nos lleve a ver un país normal, aunque lleve tiempo lograrlo.
  • lisandro9 de octubre de 2019 a las 8:39 pmComo se deben querer tragar la lengua los que defendieron las politicas Macristas a lo largo de los años aca mismo en este post no? 35,5 % de pobreza y falta calcular el segundo semestre donde se veia "la luz al final del tunel....Si elegis a los CEOS y a la Patronal para manejar el pais como si fuese una empresa, no podias tener otro resultado que el actual...Lo inentendible es que haya gente que todavia vote a quienes los estan destruyendo, pero fue tan fenomenal el lavado de cerebros de los medios que todavia no se dieron cuenta que el pais esta en ruinas. Menos mal que ya se van igual que trabajo titanico le espera a Alberto para unir lo roto y para sacar de la pobreza a los que cayeron en ella.
  • giuliano21 de octubre de 2019 a las 12:12 pmSeñores en el setenta y tres el indice de pobreza era inferior al 5%. Desde allí, retorno del peronismo de por medio, o sea, en 46 años de democracia hubo 34 años de peronismo y el porcentage pasa al 30%. ¿Más claro? Bueno sí, para ser más claros el gobierno de Macri se debe pooner fifty fifty con el peronismo porque no lo dejaron gobernar. Los números no mienten. Y en 4 años Macri lo tiene que arreglar. Por favor!
  • Alejandro23 de octubre de 2019 a las 6:00 pmCreo que lo publicado falsea la información al arrancar comparando peras con manzanas, ya que toma como punto de partida la pobreza en GBA y luego salta a la Nación. Y lo otro que no entiendo es porque se remiten sólo al período 1983-2019 habiendo mediciones serias desde hace muchísimos años antes.
  • Maximiliano25 de octubre de 2019 a las 10:53 amEstoy (con mi poca experiencia y mi corta edad) pensando seriamente que a esta gráfica hace falta un poco más de estudio en el campo, ya que el fenómeno de a la pobreza aumenta a medida que la población aumenta, a no ser que el gobierno sepa bien la labor que debe hacer. Eso sin contar migraciones, etc; Ahora bien: ¿que me asegura que la pobreza bajo si en 3 años específicos hay una falta de datos? Mucho menos si sabemos que en muchos países en la actualidad (con un gobierno socialista) están en crisis...
  • Norma8 de noviembre de 2019 a las 10:39 pmAL TAL MARCE..1.600.000 PERSONAS QUE DESPIDIO MACRI DEL ESTADO NO ERAN NINGUNOS INDIGENTES.. NI PASARON A SER POBRES COMO TAMPOCO LO ETAN ANTES DE SER ÑOQUIS DEL ESTADO..EL KIRCHNERISMO NO CREO TRABAJO PRIVADO..COLAPSO EL ESTADO CON GENTE QUE SIMPLEMENTE FIGURABA COMO EMPLEADO Y SOLO LE FACTURABA A ALGUN POLITICO DIPUTADO O SENADOR.. FIRMABA RECIBO PIR 15 MIL PERO EL DIP.O SEN..SE LLEVABA 10.000 ..POR ESO TANTO ÑOQUI NO SE PRESENTABA A TRABAJAR..NO TRABAJAN DIRECTAMENTE SOLO FACTURABAN.. Y ESTO ES POSTA..
  • Raúl Antonio5 de diciembre de 2019 a las 8:02 pmPorque no se dejan de joder. Que el peronismo, que las izquierdas maleficas, que patatin, que patatan. Con esas idioteces seguiremos en el declive. Nuestra obligación es exigir al gobierno de turno. Los otros que fueron ya sabemos como fueron, y que ya no tienen nada para solucionar, ni siquiera poder para hacerlo. Y es la estupidez mas grande echarle culpas a "los que fueron". La obligación de transformar es de los que son en este momento, y vez que lamentablemente hay mayor pobreza en estas circunstancias que con el fallido gobierno anterior al presente. En otras palabras los paños económicos del actual gobierno no fueron lo eficaz que prometieron antes de asumir. Veremos los que vienen a partir del diez que hacen. Y es a esos que tenemos que exigir. Sobre todo los que lo votaron ya que lo hicieron por una esperanza, y no es el asunto que nos sigan defraudando sin solución de continuidad. Alguien tendrá que poner el letrero de Stop para que los politicos no nos sigan maltratando y hundiendo cada vez mas en la terrible pobreza. Hay que exigirles a los que tienen la manija del poder, no quejarse de los que fueron que esta visto no arreglaron nada. La opción corre por los que están, y si no comprendemos eso, bueno, para que nos quejamos si no somos lo suficientemente honestos para obligarlos a que cumplan su cometido: sacarnos del pozo donde cada vez nos hunden mas.
  • Gabriel Perez6 de diciembre de 2019 a las 10:31 amA ver a ver, si la primera medicion de la pobreza de Macri midio 32,2% y a Noviembre es del 40,8% el aumento dentro de la era Macri esta en un minimo de 8,6%, del lado del que quieras mirarlos, salvo que alguien piense que desde que asumio Macri hasta el 2do trimestre de 2016 la Pobreza haya bajado, aunque con la devaluacion de Diciembre de 2015 eso indica que de Diciembre 2015 a JUnio de 2016 aumento con total seguridad

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias