Chequeado

¿Cómo se hacen los rankings de universidades?

¡Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
28 julio, 2016 13:50 pm | Tiempo de lectura: 5 minutos
Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
28 julio, 2016 13:50 pm
| Tiempo de lectura: 5 minutos
En los últimos años se difundieron distintos listados sobre las instituciones superiores de todo el mundo. ¿Qué tienen en cuenta y cómo se ubican las casas de altos estudios argentinas?

“Según un estudio internacional, la Universidad de Buenos Aires (UBA) es la mejor universidad de América Latina”, tituló un artículo el diario La Nación en marzo de 2016. “Ranking de las 50 mejores universidades de América Latina: no hay ninguna argentina”, destacó el mismo medio menos de cuatro meses después. A propósito, ¿cómo se realizan este tipo de mediciones, qué aspectos tienen en cuenta, y en qué lugar se encuentran las universidades argentinas?

Existen diferentes mediciones sobre las instituciones superiores de todo el mundo nacidas en el último siglo. Las más conocidas son:

– El Ranking Académico de las Universidades del Mundo (ARWU, por sus siglas en inglés), producido desde 2003 por la Universidad Jiao Tongde Shanghái de China, que tiene en cuenta como indicadores el número de antiguos alumnos y profesores con premios Nobel y medallas Field (10% y 20%, respectivamente), investigadores con alto índice de citación (20%), el número de artículos publicados en revistas científicas como Nature y Science (20%) o indexados en otras publicaciones (20%), y el puntaje de los anteriores campos en relación a la cantidad de docentes (10%).

En 2015, la UBA fue la única universidad argentina en los 500 puestos, al ubicarse en el grupo que va del puesto 151 al 200. En la región, quedó segunda tras la Universidad de San Pablo (en el rango del 101 al 150).

– El ranking QS, elaborado de 2004 en adelante por la consultora educativa británica Quacquarelli Symonds. La mitad de los puntos de cada universidad provienen de encuestas globales realizadas por la empresa (40% por la opinión de académicos, y 10% de empleadores consultados por el lugar que produce los mejores graduados), y el resto de datos que incluyen la cantidad de profesores en relación con los alumnos (20%), las citas a las investigaciones de la facultad (20%), y el número de docentes y alumnos de otras naciones (5% cada uno).

En 2015, la mejor institución de América Latina fue la UBA, con el puesto 124º, seguida por la Universidad de San Pablo en el 143º y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el 160º. Con una metodología diferente para el ranking latinoamericano, en la que QS agrega criterios y cambia el peso de los anteriores “basado en las prioridades de la región” (por ejemplo, la opinión de académicos incide 30% y la de empleadores 20%), la UBA pasa del 1º al puesto 11º.

– El Times Higher Education (THE) World University Ranking, de la revista británica homónima, también fundado en 2004. Utiliza categorías similares al QS aunque con diferente peso en el resultado, y agrega otras como los montos para investigación, o la proporción de profesores que cuentan con un doctorado.

Para 2015, en ese ranking no hay ninguna universidad argentina entre los primeros 500 lugares, algo que reflejó el título de La Nación citado. Desde la UBA, sin embargo, precisaron que se debe a que no participaron. “El THE sólo trabaja con las universidades que les pasan información. Son informaciones que no suministramos. (…) No tenemos una oficina específica para atender a las consultoras”, declaró Gabriel Capitelli, secretario de Relaciones Internacionales de la UBA.

“Nuestro ranking depende de la participación activa de universidades y creemos que es la mejor manera de obtener información confiable y actualizada. En el caso de la UBA, no recibimos datos para el ranking piloto para América Latina, y no tomamos información de otras fuentes”, precisó a Chequeado Will Sánchez, director regional para América Latina en THE.

– Por último, el Center for World University Rankings (CWUR) de Arabia Saudita también elabora desde 2012 un ranking, basado en: los egresados que ganaron premios internacionales o que lograron cargos gerenciales (CEOs) en relación al tamaño de la universidad (25% en cada caso); profesores con premios internacionales (25%); cantidad de citas en revistas académicas o papers (diferentes porcentajes que suman 20%); y un 5% por patentes.

El listado 2016 ubica a la UBA en el puesto 372, siendo la mejor universidad argentina y la cuarta de la región, detrás de la Universidad de San Pablo (138°), la Universidade Federal de Rio de Janeiro (327°) y la UNAM (341°).

En los cuatro rankings citados el primer lugar está ocupado por alguna institución estadounidense, y en el podio además hay otras del mismo país o británicas. Entre estas instituciones están el Massachusetts Institute of Technology (MIT), Stanford, Harvard y el Instituto Tecnológico de California, de los Estados Unidos, y Oxford y Cambridge, del Reino Unido.

“Las funciones básicas de una universidad son la enseñanza y la investigación y, en menor medida, la extensión [que refiere al vínculo de la universidad con la comunidad, por ejemplo a través de actividades culturales o de salud]”, explicó a este medio Juan Ignacio Doberti, doctor en Ciencias Económicas de la UBA y especializado en temas educativos. “Los rankings, sin embargo, tienen indicadores casi exclusivamente enfocados en investigación porque es más fácilmente parametrizable, con una ponderación menor de la enseñanza por la dificultad de su medición”, sostuvo.

Para el doctor en Educación por la State University of New York Marcelo Rabossi, por su parte, “los rankings sirven pues brindan información a la comunidad, tanto científica como a los estudiantes, y así ayudan a la toma de decisiones”. Pese a esto, agregó a este sitio que “un ranking es serio si realmente mide lo que dice medir”, y que muchas veces hay inconvenientes que hacen que esto no sea así.

Puntualmente Rabossi, también profesor e investigador del Área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), apuntó a las encuestas, que utilizan el QS y el THE para armar su ranking. Que un gran porcentaje del puntaje final se base en ellas “hace a la debilidad del ranking ya que no registra los cambios que una universidad tiene en corto plazo pues las percepciones se nutren del pasado o el prejuicio”.

Doberti coincidió en que los rankings permiten tomar decisiones con alguna información, pero resaltó diversos sesgos que podrían llevar a equívocos: “Se mide la eficacia pero no la eficiencia (se consideran los productos pero no los insumos, como el presupuesto); no se tienen en cuenta las áreas de conocimiento de las carreras; el énfasis hacia la investigación hace que se promueva a veces a costa de la docencia; y suele obviarse el valor social de la universidad”.

Por último, existe un factor ligado con la población que accede a la universidad. “Las universidades argentinas han tenido un retroceso relativo. Se debe a muchos factores como la pérdida de grandes investigadores expulsados por cuestiones ideológicas y, desde los años ‘80, a que la universidad nacional ha optado por no ser elitista y abrir sus puertas a todo el mundo, sin importar el nivel del alumno. En general en los países de la región la ‘absorción’ de alumnos no tan calificados lo han hecho las universidades privadas”, sostuvo Rabossi, quien igualmente destacó que las universidades “no deben vivir para los rankings, al menos no hasta que estos no corrijan sus debilidades metodológicas”.

Doberti coincidió en que las decisiones educativas no deben tener en cuenta sólo el resultado de estos índices, e ironizó: “Si la guía que va a seguir la política pública es el resultado de los rankings internacionales, debería focalizarse la atención y el financiamiento a unas pocas instituciones de élite y desentenderse de la población más desaventajada cuyo aporte a los rankings es nulo”.

Temas

5 Respuestas

Rodrigo Nogues 28 de julio de 2016 a las 3:33 pm

Muy interesante artículo. Les dejo una publicación de la UNESCO en donde hacen un análisis de los usos y malos usos de los rankings de universidades: http://unesdoc.unesco.org/images/0022/002207/220789e.pdf

Gracias por el excelente trabajo que hacen en el sitio.

Jorge 28 de julio de 2016 a las 5:13 pm

Un dato interesante que me parece debería destacarse es que todas estas instituciones que elaboran los rankings son privadas y cobran por evaluar. Es decir, si la universidad paga, se estudian sus datos en detalle, si no paga se usan sólo los datos que aparezcan en la web. En el caso de los chinos, hasta envían una persona a la universidad a recabar información (pago por la universidad, obvio). Esta de más decir que las universidades argentinas nunca pagaron nada

alfredo zurita 29 de julio de 2016 a las 8:37 am

el rol de la universidad argentina, y del tercer mundo en general, es formar profesionales, no hacer ciencia, de alli que solo la UBA, que hace algo de ciencia porque casi todo el conicet esta alli, salga bien ranqueada

MMMM 1 de agosto de 2016 a las 11:01 am

Mi opinión particular (lejos estoy de ser docto en educación o en parametrización de nivel universitario): Las mediciones deben enfocarse primariamente en el nivel alcanzado por el alumno. Se podrían agregar, con un peso menor en la medición, la cantidad de recursos invertidos en cada uno, porcentaje de egresados sobre ingresados, o cantidad total de alumnos.

Gustavo Perez Ares 15 de junio de 2022 a las 3:16 pm

Lamento que haya tantas opiniones que expliquen lo mal que son las mediciones porque nos dejan mal parados o fuera de juego a las Universidades Argentinas. Hay una realidad incontrastable: Los países mejor ranqueados en sus universidades son los que mayor progreso tienen y lideran el conocimiento mundial. Cuando uno correlaciona la cantidad de premiso Nóbel y el liderazgo de conocimiento así como de bienestar de su población, coincide. Por lo cual la realidad mata relato de sinarquías pagas para que quede mejor Harvard o el MIT. Cuando vas y estás universidades o trabajas con ellos entiendes que no necesitan poner dinero para ser mejores. Lamentablemente la Universidad Argentina en general está en caída libre hace décadas y la Latinoamericana, en gran medida, también. Hay que ponerse a trabajar para revertir el proceso no buscar excusas de porque la UBA o la UNC no entran en los rankings. En Argentina tenemos en TODA nuestra historia 3 premios Nobel de ciencias (Milstein en realidad se formó en el exterior, nos deja solo 2). Solo Harvard tiene 149 y 49 galardonados son profesores. Sin palabras.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:
- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal
- promoción o venta de productos.
Muchas gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Explicador

En 1 de cada 3 hogares en donde viven niños, niñas y adolescentes no se pueden cubrir los gastos corrientes El 33% de los hogares en donde viven niños, niñas y adolescentes no tienen ingresos suficientes para cubrir sus gastos mensuales corrientes, de acuerdo con la Encuesta Rápida sobre la situación de la niñez y adolescencia 2022 de Unicef Argentina.  La imposibilidad de cubrir los gastos corrientes afecta al 52% de los hogares en donde […]

Salud

No, la vacunación contra la COVID-19 no tiene como objetivo “controlar a las masas” a través de un implante cerebral  Circula en Telegram un video del programa estadounidense The Stew Peters Show, enviado por La Quinta Columna -un canal de desinformación y teorías de la conspiración sobre el coronavirus-. En el contenido viral, se afirma que las personas vacunadas tienen un implante cerebral “programable” y que la vacunación masiva contra la COVID-19 esconde en realidad […]