Imagen: @POTUS

Guerra comercial entre EE.UU. y China: ¿cómo afecta a la Argentina?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Si bien por el G20 vinieron los líderes de 26 países, el foco está en la reunión entre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de China, Xi Jinping. Datos sobre el posible impacto en nuestro país.

Este viernes y sábado se realiza en la Argentina el G20, el foro internacional que tiene como finalidad la cooperación económica, financiera y política entre los países que lo integran. Si bien vinieron al país los líderes de 26 países (los 19 miembros más siete invitados), el foco está en la reunión entre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de China, Xi Jinping, quienes se encuentran involucrados en una guerra comercial. ¿Cómo afecta esto a la Argentina?

“Por un lado, la tensión comercial genera incertidumbre financiera en el mundo, lo que es malo porque eso puede tener un efecto contagio en la Argentina y, dado que estamos en una situación frágil, complicar nuevamente la situación cambiaria” explicó a Chequeado Martín Alfie, economista jefe de la consultora Radar. Pero, además, agregó: “Desde el punto de vista comercial, hay oportunidades en algunos productos”.

El presidente de los Estados Unidos inició la disputa en enero, pero la primera ronda fuerte de aranceles contra China fue anunciada en junio último. China acusó a los Estados Unidos de desatar la guerra comercial más grande de la historia e inmediatamente anunció aranceles del mismo valor. El enfrentamiento continuó en septiembre, cuando el gobierno norteamericano anunció aranceles sobre productos con un valor de US$200 mil millones y China respondió con aranceles de US$60 mil millones.

Hoy, durante la cumbre, Trump dijo que estaban trabajando muy duro en esto. “Si pudiéramos llegar a un arreglo, eso sería bueno. Creo que ellos lo quieren. Creo que nosotros también. Veremos”. Trump y Xi cenarán al cierre de la cumbre el sábado a la noche.

La soja es uno de los productos que se vio mayormente impactado por las represalias chinas. Como resultado, eso podría abrirle oportunidades a Sudamérica, explicó a este medio David Laborde, economista del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias de los Estados Unidos.

Al no poder exportar soja de los Estados Unidos a China, la Argentina comenzó a importar soja estadounidense excedente para transformarla en aceite y venderla a China y a otros países. Según datos del Departamento de Agricultura de EE.UU., se inspeccionaron casi 1,3 millones de toneladas para su exportación a la Argentina entre septiembre y noviembre, mientras que el año anterior no se exportó ninguna tonelada.

Pero también hay riesgos: al no poder venderle EE.UU. a China, y dado que la Argentina y EE.UU. compiten por los mismos mercados, se genera mayor competencia estadounidense. Lo mismo pasa con China: al no venderle a EE.UU., va a tener que buscar otros mercados y si entran a la Argentina con precios más bajos esto podría afectar a los productores nacionales, según Alfie.

¿Cómo empezó el enfrentamiento entre EE.UU. y China?

En su campaña electoral, Trump le prometió a EE.UU. regresar al éxito económico, en particular a los sectores automotriz y metalúrgico, que llevan años con caída del empleo. Gran parte de la población afectada se encuentra en el cordón industrial americano, una de las zonas claves para la victoria de Trump en 2016.

Trump nombra como culpables del malestar económico a la pérdida de trabajos en el exterior y la brecha entre exportaciones e importaciones con varios países, como México y China. Con México y Canadá se renegoció el tratado de comercio en octubre último, que cada líder firmó hoy. Con China, su antídoto fue más agresivo.

Los aranceles fueron en parte el resultado de una investigación del gobierno estadounidense sobre las prácticas de comercio más problemáticas del gobierno chino. Una de ellas es la piratería intelectual, donde compañías chinas, muchas de las cuales pertenecen al gobierno, obligan a compañías extranjeras a entregar sus tecnologías para acceder a sus mercados. Otras incluyen subsidiar empresas paraestatales y hackeos a redes de compañías estadounidenses.

Este y otros temas se hablarán entre Trump y Xi mañana.

donantes

1 Respuesta

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *