Los patrimonios de los jueces: qué declaran los magistrados de la Cámara Federal porteña - Chequeado Skip to content

Los patrimonios de los jueces: qué declaran los magistrados de la Cámara Federal porteña

Si tenés sólo unos segundos, leé estas lineas
  • El tribunal que debe resolver las apelaciones de los jueces de primera instancia en causas de corrupción y narcotráfico está compuesto por 2 salas de 3 jueces cada una.
  • Martín Irurzun y Mariano Llorens son los magistrados de este tribunal que mayor patrimonio declararon.
  • Inmuebles, autos, pesos, dólares y lingotes de oro, entre los bienes que figuran en los documentos oficiales a los que accedió el Centro de Datos de Chequeado.

Los jueces de la Cámara Federal porteña son los que deben resolver las apelaciones que se presentan antes los juzgados federales de primera instancia durante la instrucción de un expediente. En esta etapa, en la que se investiga y se recolectan pruebas, los fiscales, las querellas (si las hay) y las defensas pueden apelar ante procesamientos, faltas de mérito, sobreseimientos u otras medidas que tomen los jueces de primera instancia.

Allí interviene la Cámara, que está dividida en 2 salas de 3 jueces cada una. Se trata de un tribunal clave en los expedientes en los que se investigan delitos contra la administración pública, los llamados delitos de corrupción, u otros delitos complejos, como el narcotráfico. Es decir, los delitos federales.

En esta nota, la segunda de esta serie, te contamos cómo se componen los patrimonios de los 6 magistrados de este tribunal.

El ranking de los patrimonios de los jueces

El juez que declaró mayor patrimonio en la Cámara Federal porteña en 2021 es, a su vez, el que tiene mayor antigüedad en el tribunal. Es Martín Irurzun, con un patrimonio de $ 53,5 millones. En segundo lugar figura el camarista Mariano Llorens, con un patrimonio de $ 43 millones y nombrado en 2018. Eduardo Farah, magistrado que se fue del tribunal tras firmar un fallo que ordenó la excarcelación del empresario Cristóbal López y luego volvió, declaró un patrimonio de $ 35 millones y ocupa el tercer lugar del ranking.

Pablo Bertuzzi, que está en la Cámara de manera transitoria dado que deberá volver a su tribunal de origen por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que cuestionó su traslado, declaró bienes por casi $ 18 millones. Leopoldo Bruglia, que está en la misma situación que Bertuzzi, declaró un patrimonio de $ 11,5 millones. Por último, Roberto Boico, el más nuevo de los jueces del tribunal dado que asumió en 2021, declaró bienes por $ 6,7 millones.

¿Qué declaran los jueces de la Cámara Federal porteña?

Igual que los jueces de primera instancia, la mayoría de los patrimonios de los jueces de la Cámara se componen de inmuebles, vehículos y ahorros, en pesos y en dólares. En este tribunal, se suma el caso de un juez que tiene parte de su patrimonio en lingotes de oro. Veamos caso por caso.

Martín Irurzun: llegó a la Sala II de la Cámara Federal porteña en octubre de 1994, luego de ser juez de instrucción. Desde que renunció Horacio Cattani en 2018, es el juez más antiguo del tribunal. En su presentación oficial, declaró 2 departamentos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de 118 y 46 metros cuadrados, respectivamente; y un terreno de casi mil metros cuadrados con casa en Pilar, Provincia de Buenos Aires.

Por otro lado, no declaró vehículos y reportó ahorros por $ 42 millones. Ese total se divide en $ 5,3 millones y US$ 361 mil. Por último, declaró lingotes de oro adquiridos en el Banco de la Ciudad de Buenos Aires entre enero de 2020 y diciembre de 2021. En total son 250 gramos, valuados en $ 1,7 millones.

Mariano Llorens: llegó a la Sala I de la Cámara Federal en junio de 2018. Declaró ser propietario de una casa en San Isidro, en Provincia de Buenos Aires, de 680 metros cuadrados, que adquirió en septiembre de 2020, cuyo valor fiscal informó en $ 38,1 millones. Se trata de un bien ganancial (es decir, los que adquiera una pareja una vez que se casa), que comparte con su esposa.

También declaró 3 propiedades en las que es dueño del 25% del total: una casa en Beccar (San Isidro), un departamento en Pinamar y un local en Morón, los 3 ubicados en la Provincia de Buenos Aires. Llorens aclara que son bienes “cuyo origen deviene de una herencia y una donación y que tengo en condominio legal” con sus hermanos, aunque “se encuentran afectados al usufructo gratuito y vitalicio” a favor de su madre, María Amelia Cabanillas.

Declara, además, un auto Kia Sorento, adquirido en 2017 y valuado en $ 863 mil, y ahorros por $ 2 millones y US$ 1.730. Por otra parte, en la columna de créditos (a favor) declara US$ 100 mil en “derecho de repetición”, US$ 135 mil en un crédito “mutuo” y 38,95 Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). Este apartado no cuenta con más precisiones, pero Chequeado consultó a la Vocalía de Llorens.

Este medio accedió a la declaración jurada anterior del juez, la de 2020. Allí, en el apartado de créditos a favor figura la “acción de repetición contra Jorge Mariano Villamayor y otros”. Desde la Vocalía de Llorens explicaron a este medio que “es una acción no iniciada por una deuda que Jorge Villamayor tiene con el Dr Llorens, generada en el año 2000. Está prescripta, pero debe informarse por si esta persona algún día se le ocurre pagarla, caso contrario no podría justificarla”.

El monto en UVAS, en realidad, es de 38.195 (hay un error de tipeo en la declaración jurada) y corresponde a un fideicomiso para la compra de 2 lotes en la urbanización Piedra San Francisco, que -según precisaron- está ubicado en San Martín de los Andes, Neuquén, y se origina en la venta de un departamento por parte de la madre, que donó el dinero a sus hijos. Por otra parte, el crédito “mutuo” por US$ 135 mil figura aquí en la parte de deudas y es atribuido al empresario financiero Pedro Pejacsevich. “Es una deuda que fue informada de esa manera tal como lo sugiriera la contadora”, explicaron.

Eduardo Farah: llegó a la Sala II en 2008, aunque durante 9 años también fue subrogante en la Sala I. En 2018 fue trasladado a un Tribunal Oral en lo Penal Económico y luego a un Tribunal Oral Federal de San Martín. Pero finalmente en febrero de 2021 volvió al cargo al que había concursado, en la Sala II de la Cámara Federal porteña.

Declaró el 50% de un departamento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y un terreno de casi mil metros cuadrados con casa en Tigre, Provincia de Buenos Aires, adquirido en 2017 y valuado en $ 16,5 millones. También declaró un Chrysler Jeep Gran Cherokee, adquirido en 2014; un Volkswagen Polo 2018 y bienes del hogar. Reportó, además, US$ 65.824 y $ 1,6 millones en ahorros. En cuanto a sus deudas, declaró un “préstamo personal” de US$ 24 mil, aunque no aclaró quién le prestó ese dinero.

Pablo Bertuzzi: llegó a la Cámara Federal en 2018 a través de un traslado, al igual que Bruglia. Antes eran jueces de un Tribunal Oral Federal. La validez de estos traslados llegó a los tribunales y la Corte Suprema consideró que los jueces debían volver a su tribunal de origen, aunque ordenó que permanezcan en la Cámara hasta que se designe un nuevo juez por el mecanismo que establece la Constitución.

Declaró una casa de 476 metros cuadrados en Temperley, Provincia de Buenos Aires, que adquirió en 2017 a partir de la venta de una casa anterior y de un crédito hipotecario. La casa tiene una valuación fiscal de $ 3 millones. Por eso, declaró, además, una deuda hipotecaria de 215.280,84 UVAS. Desde su Vocalía aclararon a Chequeado que el préstamo fue solicitado en 2017 al Banco Galicia por $ 5 millones y que, “de acuerdo a la cotización UVA, adeuda a la fecha un monto total de $ 34.087.221,05, pagaderos en 181 cuotas restantes”.

También Bertuzzi declaró un Toyota Corolla SEI, adquirido en 2014, y un Toyota Corolla Cross, que compró en septiembre de 2021. Reportó, por otra parte, ahorros por $ 888 mil y US$ 62 mil.

Leopoldo Bruglia: es un caso similar al de Bertuzzi: llegó a la Cámara en 2018 y deberá, por lo dispuesto por la Corte, volver a su tribunal de origen cuando se llene la vacante. Bruglia declaró el 50% de un departamento de 130 metros cuadrados ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que adquirió en 1993, y el 50% de un Peugeot 208, que ingresó a su patrimonio en 2016. En ambos casos, según aclaró a Chequeado, se trata de bienes gananciales, que comparte con su esposa, María Josefina Gutiérrez, funcionaria del Ministerio Público Fiscal. Además, reportó ahorros por $ 875 mil, US$ 31.700 y € 8.100.

Roberto Boico: nombrado en 2021, es el juez más nuevo del tribunal. Declaró 2 departamentos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: uno de 132 metros cuadrados, sobre el que reportó ser titular del 33%; y otro de 165 metros cuadrados, del que es titular en un 50%. También declaró 2 vehículos: un Peugeot 207, que compró en 2015, y un Chevrolet Cruze 2020. Además, reportó ahorros por $ 1,4 millones y deudas por $ 624 mil vinculadas a sus tarjetas de crédito.

¿Cuánto cobran los jueces de la Cámara Federal?

En las declaraciones juradas, los jueces informan cuáles son sus ingresos anuales. No todos cobran lo mismo por su labor como magistrados. En el caso de los jueces de la Cámara Federal, van desde los $ 6 millones anuales hasta los casi $ 13 millones. En promedio, y en base a lo informado por estos 6 magistrados, el sueldo mensual de un juez de Cámara ronda los $ 800 mil. Vale recordar que 4 de estos 6 magistrados no pagan el impuesto a las Ganancias. Sí lo hacen Llorens y Boico, que fueron nombrados con posterioridad a la sanción de la ley que determinó que jueces y fiscales paguen este tributo.

El que más cobra es Irurzun, el más antiguo de la Cámara. Informó ingresos netos por $ 12,8 millones en 2021 por su sillón en el tribunal de apelaciones.

Bruglia, que está en la Cámara hace pocos años, pero es juez de un Tribunal Oral Federal desde 1993, es el segundo con más ingresos. Percibió $ 12,6 millones en 2021. Farah reportó ingresos por $ 10,9 millones, Bertuzzi declaró ingresos por $ 10,2 millones, Llorens por $ 9 millones y Boico, el más nuevo de la Cámara, declaró ingresos como juez por $ 6,2 millones.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *