La quema de urnas no es fraude, pero sí delito - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

La quema de urnas no es fraude, pero sí delito

El director nacional electoral [Alejandro Tullio] explicó que ‘quemar urnas no es fraude’”, tituló Lanacion.com en una de las notas destacadas en su portada. Tullio, sin embargo, no avaló el suceso, como se podría interpretar del título sino que señaló que se trata de un delito diferente, porque para que sea considerado fraude la finalidad debe ser “alterar el resultado electoral, que la gente haya votado una cosa y que termine resultando otra”. En la entrevista realizada en FM La Plata Tullio dijo que en el caso de la quema de urnas, al que calificó como un “hecho grave e inaceptable”, no se cambia el resultado, porque “se tienen que hacer las elecciones complementarias, y el resultado de las elecciones complementarias se suma al anterior”. En su cuenta de Twitter, Tullio volvió a señalar que “el fraude es una maniobra para alterar el resultado electoral sin que sea evidente. Hay una acción subrepticia para evitar ser descubierta”. La quema de urnas está contemplada en el artículo 139 del Código Electoral Nacional, por el que se pena con prisión de uno a tres años a quien “sustrajere, destruyere o sustituyere urnas utilizadas en una elección antes de realizarse el escrutinio”.

Comentarios

  • ezequiel curzio25 de agosto de 2015 a las 11:11 pmSi en una eleccion se queman urnas y luego se convoca nuevamente a volver a votar, y si se da el supuesto teorico que los votantes acuden en la misma cantidad y vuelven a votar de la misma manera, puedo afirmar que no se alteraría el resultado. Solo en este caso, no seria fraude. Pero convengamos que el acto de quemar urnas en una elección es razonable pensar, para cualquiera que use el sentido común, que incluye la intención de alterar el resultado, cabe preguntarse ¿que sentido tendría hacerlo si se tuviese certeza que se vuelve a votar, de la misma forma y cantidad sin modificar el resultado ?. En este caso estaríamos hablando de una tentativa de fraude, al menos. Ahora bien, no tenemos certeza que si se vuelve a votar, el resultado sea el mismo, porque se puede operar en los votantes o en el traslado de los mismos o por el simple cambio de desición en virtud del libre albedrio, y modificar la cantidad o forma de votar, provocando una alteración en el resultado. Por ende, estariamos hablando de fraude. Salvo que se demuestre mediante algún tipo de método científico, que en este Pais siempre que se queman urnas se vuelve a votar y que para el supuesto que se vuelva a votar el resultado sea el mismo, quemar urnas es un fraude, tambien.
  • Rafael Veljanovich26 de agosto de 2015 a las 5:41 amMuy buena aclaración. Por la forma en la que recortaron su declaración algunos medios, parecía que Tullio estaba avalando los hechos y queda claro que no es así.
  • agustin bianchi26 de agosto de 2015 a las 1:17 pmPor la forma en que vos recortas los hechos parece que Chequeado está avalando los dichos de Tullio y queda claro que no es así
  • Adriana López Gómez26 de agosto de 2015 a las 1:25 pmEntonces, quién cometió el supuesto fraude? El oficialismo? La oposición? O las personas que quemaron las urnas?
  • Carlos26 de agosto de 2015 a las 11:00 pmLo que está haciendo Chequeado es aclarar que el título de La Nación es incompleto, y que puede llevar a pensar que Tullio "avaló el hecho", cuando claramente no es así.
  • Juan Ignacio27 de agosto de 2015 a las 2:27 pmExcelente respuesta Agustín. Pero ni con Chequeado algunas personas pueden mejorar la interpretación de textos.
  • alfredo30 de agosto de 2015 a las 10:37 amesos tecnicismos del Director están de más, porque la gente común desconoce la diferencia. Simplemente debería haber dicho que quemar urnas es un delito y punto.Si ese delito puede posteriormente, representar fraude o no; es harina de otro costal.
  • Emilio2 de septiembre de 2015 a las 9:44 pmLa intención podría ser no alterar los resultados de la elección sino alterar a la elección quitarle legitimidad al proceso enardecer a la opinión pública.
  • Emilio2 de septiembre de 2015 a las 9:47 pmAdemás lo q dice ezequiel es incorrecto por la presunción de inocencia. Creer q cualquier actitud sospechosa respecto a las elecciones podría constituir un fraude invierte la forma jurídica normal de Pensar q es q la parte acusadora tiene q probar la Acusación, no al reves
  • santiago22 de julio de 2018 a las 10:44 pmcreo que la ley o quienes las aplican debe considerar las situaciones o la razón por las que se queman urnas. no es por gusto o por infringir la ley. creo que es por demostrar inconformidad por un resultado en donde el fraude es visible, y que por miedo a represalias no denuncian el fraude, la coacción al voto o las amenazas verbales para votar por un candidato indeseable. algunos saben que las impugnaciones no son aplicables en todos los casos. la mayoría de las impugnaciones nunca se han dado al que impugna y una vez entregado la constancia del triunfo al supuesto ganador aunque sea un candidato indeseable no lo quita nadie. se debería tomar en cuenta también las costumbres de los pueblos o regiones donde se suscitan estos hechos y quienes aplican las leyes no deberían ser tan tajantes o crueles en la aplicación de dicha ley.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *