Chequeado

Rosario: la empresa todavía no pagó la multa ni hubo condenas por la explosión de gas que dejó 22 muertos

¡Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
27 Marzo, 2017 10:00 am | Tiempo de lectura: 1 minuto
Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
27 Marzo, 2017 10:00 am
| Tiempo de lectura: 1 minuto
En 2013 una explosión se cobró la vida de 22 personas. A más de tres años de esta tragedia, en la Ciudad hay edificios enteros fuera de la ley. A Litoral Gas no le gusta escuchar que la red domiciliaria está en crisis, pero no hay nuevas obras de infraestructura y los vecinos tienen terror de quedarse sin servicio. La empresa, el Estado y el Ente Regulador quedan expuestos ante una historia que puede repetirse.

El 6 agosto de 2013 Carlos García, un gasista matriculado, trabajaba en el edificio de Salta 2141 junto con su asistente en una vieja válvula y fue ahí donde comenzó el horror. Más de tres años después, la Justicia aún no determinó cuáles fueron las causas y de quiénes son las responsabilidades penales. El camino de la causa es lento. La explosión ocurrió el 6 de agosto de 2013. El procesamiento se dictó luego de la primera parte de la investigación judicial, el 27 de febrero de 2014. El 26 de agosto de 2015 se elevó la causa a juicio oral, es decir que desde entonces, casi dos años, está a la espera de que se haga el juicio. La fiscal del caso, Graciela Argüelles, espera que se concrete en la primera mitad de 2017.

Además de la causa penal por las responsabilidades de cada uno, hay un caso administrativo. En abril de 2014 el Enargas, a cargo de que las diferentes empresas de gas cumplan con las regulaciones y obligaciones, sancionó con una multa de 6,5 millones de pesos a Litoral Gas SA por encontrarla responsable de 13 faltas graves por la explosión ocurrida en Salta 2141. El organismo de control le imputó incumplimientos a la concesionaria y aplicó las máximas sanciones económicas derivadas de la investigación administrativa: $500 mil pesos para cada incumplimiento. Ni bien se conoció la resolución, Litoral Gas la consideró “injusta” y lo resuelto por el ente de control del servicio fue cuestionado ante la Justicia. El caso llegó hasta la Cámara de Apelaciones Federal, que ratificó la multa el 2 de febrero último. Queda sólo la decisión de la Corte Suprema, ante quien la empresa presentó el reclamo el 3 de marzo de 2017. De acuerdo con la empresa, el problema fue del consorcio y el gasista, como ciudadanos privados, que trabajaron sin tomar las medidas necesarias.

Lo cierto es que, desde entonces, quedó expuesta una problemática peligrosa a la que se le daba la espalda: Litoral Gas SA no exige a fondo, el Estado tampoco, y -según la empresa- hay edificios enteros fuera de la ley porque no cumplen con las normas establecidas por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) en 1991 y hay muy poco control.

Mirá esta investigación sobre la situación del gas en Rosario.

Temas

Te invitamos a compartir tus comentarios.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:
- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal
- promoción o venta de productos.
Muchas gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El entramado internacional de “Médicos por la Verdad”: una marca negacionista registrada por la española Natalia Prego Un grupo de médicos se ha dedicado a desinformar durante la pandemia. Se trata de una organización internacional que nació en Alemania, se fortaleció en España y se expandió por América Latina. Las falsedades que difunden van desde promover falsas curas, llamar a no usar mascarillas y hasta negar la pandemia, por ser parte de un supuesto “plan de dominación global”. Al ser médicos, su peso en la discusión pública es mayor y algunos Colegios de Médicos de España comenzaron procesos para investigarlos por temor al daño que pueden generar en la salud pública.
Dióxido de cloro: quiénes venden esta sustancia ilegal y tóxica en la Argentina y otros países de la región A pesar de que el dióxido de cloro no está autorizado como medicamento en la Argentina ni por ninguna agencia reguladora de medicamentos en el mundo, esta sustancia es promovida como “solución milagrosa” para tratar diversas enfermedades, entre ellas, el coronavirus. La promueven personas que se presentan como referentes de una iglesia que tienen causas judiciales abiertas, políticos, influencers, fans de Andreas Kalcker y hasta dietéticas. Si bien algunas plataformas tienen políticas fijadas para remover contenidos que pueden dañar la salud, Chequeado identificó decenas de publicaciones que recomiendan esta sustancia y la vende por WhatsApp.