Chequeado

La pista de Anillaco

28 Enero, 2011 | Tiempo de lectura: 3 minutos

Considerada uno de los íconos de la corrupción política de los años 90 y con un costo aproximado de US$ 1,2 millones cuando fue construida, en 1997, la pista de aterrizaje de Anillaco (La Rioja) aún existe, y sobre su pavimento recibe una media docena de avionetas a lo largo de doce meses. Tal es el tráfico medio anual. Pero hay algo más: el predio también sirve desde hace medio año de residencia para un joven matrimonio, encargado de la vigilancia del área a cargo de la Municipalidad del departamento riojano de Castro Barros.

Ubicada a sólo 800 metros de “La Rosadita”, emblemática residencia construida por Carlos Menem durante los años 90, el particular aeropuerto fue el centro de acusaciones, denuncias y sospechas de todo tipo.

“La pista hoy está habilitada; el asfalto está perfecto, y se limpian los márgenes de yuyos una vez al año”, explicó a Chequeado.com el director provincial de Aeronáutica del Gobierno de La Rioja, Daniel Gorkich. De hecho, el funcionario detalló que la concesión de los permisos para la utilización de la pista de Anillaco corresponde al Ejecutivo provincial como propietario de la infraestructura.

“Está fuera de la jurisdicción del Órgano Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna). De hecho, nunca lo estuvo”, confirman desde la entidad dependiente del Ministerio de Infraestructura y Vivienda. Y tampoco se informa sobre la pista de Anillaco desde la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

En cualquier caso, el uso actual de la pista, con una longitud de 2400 metros (equivalente a la del Aeroparque Jorge Newbery, en Buenos Aires), y una ancho de 40 metros, se limita a las escasas visitas de funcionarios provinciales o de empresarios agrícolas, las eventuales necesidades del servicio de extinción de incendios o de un avión en situación de emergencia, y los periódicos vuelos de instrucción de los alumnos del Aeroclub de La Rioja, una asociación civil también dirigida por Daniel Gorkich y organizadora de algún festival aéreo en el predio.

“No tiene mucho movimiento [la pista]”, admitió el dirigente provincial. En total, “5 o 6 avionetas al año”, coincidió el encargado de la Hostería del Automóvil Club Argentino (ACA) de Anillaco, Luis Nieto.

Y, en absoluto, aterrizan o despegan aviones de carga para la exportación de aceitunas, o para la promoción de las exportacionea agrícolas, como se argumentó desde instancias oficiales antes de inaugurar la pista durante 1997, gracias a la donación por parte de empresas privadas de materiales y mano de obra al entonces presidente.

Posteriormente, el ex gobernador riojano Ángel Maza había admitido ante el juez federal Adolfo Bagnasco como razón principal de la infraestructura, la seguridad personal de Menem y sus invitados, puesto que antes aterrizaban en la propia ruta con el consiguiente riesgo también para la integridad física de los automovilistas en circulación por la zona.

Aunque Bagnasco se declaró incompetente para dictaminar un presunto delito por el empleo de fondos federales en la construcción, hasta un informe del Fondo Monetario Internacional intervino en la controversia: “El presidente de un país que hace construir un aeropuerto en su pequeña ciudad natal también se involucra en un acto de corrupción, aunque no implique pagos de sobornos”.

No en vano, una pista con dimensiones similares al porteño Aeroparque Jorge Newbery, y ubicada a un centenar de kilómetros del aeródromo de La Rioja parece desproporcionada para un departamento que según el Censo 2010 del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) tiene 4235 habitantes, como Castro Barros.

Y aunque nunca se construyó la torre de control y el hangar proyectados, la pista fue operativa durante las horas nocturnas o jornadas de escasa visibilidad gracias al sistema de balizamiento donado por la empresa Aeropuertos Argentina 2000, justo después de lograr la concesión de una treintena de infraestructuras aéreas del país en el marco del proceso privatizador culminado en 1998.

Ya no están sobre el asfalto las balizas, robadas poco después hasta con los cables, y tampoco queda rastro alguno de políticos y empresarios nacionales e internacionales como Henry Kissinger, Eduardo Duhalde o Franco Macri, usuarios de la pista de Anillaco en tránsito a la cercana residencia menemista.

A pesar de que el ex presidente ya no vive en la finca La Rosadita, situada a 800 metros de la pista y en venta desde 2008 por 800.000 dólares, los dos lugares continúan como “principal objetivo de los turistas” en Anillaco, calculados en alrededor de 300 personas al mes por el encargado de la Hostería de ACA.

Mientras la mansión de Carlos Menem, residente en hoy en la ciudad de La Rioja, permanece vacía, una pequeña casa en la vecina pista de Anillaco constituye ahora el hogar de un matrimonio joven sin chicos. “Es un favor mutuo”, dijo a Chequeado.com Roberto Altamirano, que no paga alquiler por la vivienda, pero tampoco cobra sueldo por su labor como vigilante.

Ante la ausencia de empleo fijo y la inactividad de la pista, Roberto Altamirano se gana la vida “haciendo changas”, y dedica el tiempo libre a cultivar viñas y flores junto al asfalto.

4 Respuestas

Ata 29 de Enero de 2011 a las 4:34 pm

La pista
Pues ahí quedará como uno de los muchos monumentos a la megalomanía y pocas luces de algunos de nuestros dirigentes. A unos les da por hacerse aeropuertos al lado de casa, a otros por construir puertos en medio de la nada y a algunos hasta vaciar montañas. De todo hay a ambos lados del charco tenebroso.

Luciana 9 de Agosto de 2011 a las 11:51 pm

jaja! hay gente que sube al poder y se pone fetichista y hasta caprichosa como Menen, también tenemos otros mas contemporáneos como los Rodriguez Saa que les dio por hacer una replica del cabildo en el medio de la nada, o una pista de formula 1 en medio de un pueblito serrano, y la lista sigue basta con darse una vueltita x San Luis…

OSVALDO 27 de Junio de 2015 a las 12:34 am

En la 2º quincena de mayo anduvimos por La Rioja y pasamos por Anillaco, por supuesto pasamos por la pista famosa y estoy de acuerdo que fue un monumento a la megalomania de un presidente; peroooooo
siempre hay un pero; hace poco hubo la evacuación de una persona en un avión sanitario hacia La Rioja Capital y así le pudieron salvar la vida

Miguel Pagola 30 de Agosto de 2015 a las 2:17 pm

me suenan en e oído palabras que se dijeron por parte de carlos menem en la campaña previa a su elección: “SALARIAZO”, “REVOLUCIÓN PRODUCTIVA”,entre otras, y se mandó una peor: Reformar la Constitución para incluir REELECCIÓN, y estamos aguantando las consecuencias, como cuando cerró la mina de hierro de la Pampa, creo que se llamaba “sierra Grande”. Grandes fueron los “bolsillos” en los que acumuló guita al por mayor, incluida la venta de armas. Una vergüenza, y tener que recordarlo con una estatua de piedra (tendría que ser con todo lo abyecto que nadie se anima a tocar.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Que fue de?

Diez muertes y desaparaciones extrañas de la democracia argentina A un año de la muerte del fiscal Alberto Nisman, un repaso de algunos casos controvertidos que conmovieron a la opinión pública desde 1983 y que, en su mayoría, siguen impunes.

Justicia

#NiUnaMenos: cuál es el plan y qué avances hubo A seis meses de la multitudinaria marcha del #NiUnaMenos, en el Día Internacional de la Eliminación contra la Violencia de la Mujer repasamos los principales pedidos del colectivo.