Chequeado

CFK: “[Hubo] un crecimiento para el año 2011 de 9,2”

Discutible

¿Qué significa?
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.
¡Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
01 Febrero, 2012 13:35 pm | Tiempo de lectura: 3 minutos
Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
01 Febrero, 2012 13:35 pm
| Tiempo de lectura: 3 minutos


DISCUTIBLE
La Presidenta lo aseguró en un discurso, pero existen dudas acerca de los índices de precios oficiales que hacen menos confiable la cifra de la expansión económica.

ADEMAS...
> Índice de Precios Implícitos

“Ayer escuchaba al señor vicepresidente, en ejercicio en ese momento del Poder Ejecutivo, y al ministro de Economía que anunciaban al país un crecimiento para el año 2011 de 9,2”, afirmó Cristina Fernández en su discurso al retomar el mando el pasado jueves 26 de enero.  Pero las cifras sobre crecimiento están cuestionadas.

El crecimiento del PBI puede estar dado por dos variables: el aumento de la producción o el aumento de los precios. Para aislar los efectos de este último, usualmente la cifra del  producto en términos nominales  -o a valores corrientes-, se convierte en una cifra a precios constantes, usualmente de un año base determinado, que en la Argentina es 1993.  La comparación a precios constantes permite entonces determinar el crecimiento real de la economía, sin interferencia de las variaciones de precios. A tal crecimiento real o en precios constantes, se refieren los datos oficiales del 9,2%.

Por añadidura, como resultado de comparar el PBI a precios corrientes  -o nominal- y el PBI a precios constantes -o real-  surge el llamado Índice de Precios Implícitos (IPI), abarcador de todos los precios de la economía (ver recuadro).

Como regla general, cuando se puede, el PBI, que es igual al valor agregado generado en un año por toda la economía, se calcula en base a cantidades físicas, multiplicadas por sus precios. El caso más “fácil” es el de los granos: el incremento se calcula midiendo cantidades por precios (medidos por la Bolsa de Cereales) del año en curso dividido por cantidades y precios del año anterior. Para saber cuanto fue el crecimiento “real”, o sea sin efecto precios, no hay mayor problema en estos casos, ya que se conoce la cantidad producida.

Pero hay sectores donde la información no está disponible en cantidades físicas sino en valores corrientes (como la facturación). Esto ocurre sobre todo en los sectores de ventas finales (supermercados, por ejemplo) y de servicios (peluquerías, hotelerías, servicios públicos). En estos casos, para hacer la comparación en términos reales (o sea intentando “aislar” el componente incremento de precios, se utiliza como “deflactor” o “aislador” el índice correspondiente a esas actividades, que en estos casos es el IPC de cada una de ellas).

Si el IPC está artificialmente deprimido, como parece ser el caso del publicado por el INDEC desde principios de 2007, pues el resultado en términos de incremento “real” del producto, será mayor que el que debería. Cuando ese resultado se suma al de sectores calculados correctamente, se obtiene un resultado global también dudoso o contaminado por los sectores “manipulados”. Esto puede comprobarse comparando la evolución del IPC con el IPI,  que es un índice ex post, que resulta de comparar el PBI nominal del año corriente (precios del año por cantidades del año) con el PBI a precios constantes del año anterior. Como en muchos sectores la manipulación de índices no es posible (se trata de cantidades físicas multiplicadas por precios de mercado públicos), el índice resultante, IPI, ha sido desde 2007 mayor que el IPC, cuando antes de esa fecha tendía a coincidir (la evolución de todos los precios de la economía (IPI) no pueden ser permanentemente distinta que la de los precios al consumidor.)

El Banco Central, por ejemplo, estimó para todo 2011 un IPI del 20,5% respecto del año anterior (Informe de Inflación IV 2011). La consultora Econométrica, por su lado, estimó que el IPI en 2011 aumentó en 19,5%, y el crecimiento del PBI, por lo tanto, habría sido de 7 por ciento.
 
Otras variables que generalmente crecen a la par del PBI muestran inconsistencias. “Cuando la economía crece, las importaciones crecen en cierta proporción estable”, escribió el economista Jorge Todesca. Y explica: “En 2009, por ejemplo, según las cifras oficiales, la economía creció 0,9% y las importaciones cayeron 22%. Es una inconsistencia y como no hay razones para dudar de las cifras de las importaciones, la explicación hay que buscarla en las magnitudes del PBI.”

Según las últimas cifras del intercambio comercial suministradas por el INDEC, dejando de lado las importaciones de combustibles, el resto de las importaciones creció en el orden del 25%, lo que habla de todos modos, de un crecimiento de la economía, relativamente importante.

Algo similar ocurre si se considera un indicador indirecto de crecimiento físico de la producción, el consumo de energía. Por ejemplo, en 2005, el PBI creció 9,2% y el consumo eléctrico 5,8%, mientras que en 2006 el PBI creció 8,5% y el consumo eléctrico creció más que el del año anterior (5,9 por ciento). En 2011, con cifras de crecimiento parecidas a las de 2005, el consumo de energía creció el 5,1 por ciento. 


Fuente: cifras oficiales (INDEC) y FUNDELEC.

En síntesis, el IPC tiene influencia en el cálculo del PBI a precios constantes de algunas actividades. Al mismo, tiempo indicadores indirectos pueden confirmar que hay un incremento en el PBI relativamente alto, aunque probablemente menor que el que dice el Gobierno nacional.

Temas

16 Respuestas

Billy 1 de Febrero de 2012 a las 5:15 pm

Me aparece y reaparece una pregunta inevitable: en mi opinón el Gobierno puede afirmar muchos resultados positivos, que una mirada racional y responsable reconocería como verdaderos. Con frecuencia, cuando cita sus logros lo hace mencionando cifras que, a mi ver, adolecen de fallas metodológicas y exageran innecesariamente dichos logros, prestándose a una crítica que podría haberse ahorrado. No me explico por que lo hace.

Billy 1 de Febrero de 2012 a las 5:47 pm

Con humildad quisiera agregar un comentario de índole editorial.La nota me pareció muy muy competente. Clara, didáctica y contundente. No podría hacerle críticas. Salvo una: Llamar a La Presidente “La Presidenta”. Mas allá de todo folclorismo, de aceptar esta práctica, si en futuro hay un presidente hombre, tendríamos que decir “el Presidento”? Es Macri el “Intendento” de la CABA?

Mardemarte 2 de Febrero de 2012 a las 5:10 pm

El sustantivo masculino que corresponde a ‘presidenta’ es presidente, no todos los masculinos terminan en o ni todos los femeninos en a (actriz) son pequeñas irregularidades que se mantienen en el idioma, como palabras sin singular (caries)

Facundo A. 2 de Febrero de 2012 a las 12:05 am

En realidad, si el IPC fuera confiable o real, la afirmación sería catalogada como verdadera. Lo que están diciendo que es discutible es el uso de los datos oficiales para calcular el crecimiento económico.
La pregunta sería, ¿por qué se altera el IPC? ¿No nos beneficiará de alguna forma?

Jorge S. 6 de Febrero de 2012 a las 7:42 am

La razón por la cual se manipuló el IPC fue en su momento la deuda pública (según una entrevista con la ex directora del INDEC). El precio de algunos títulos de deuda fue atado al IPC. Por tal razón, el Estado se beneficia de la manipulación del IPC porque tiene que pagar menos intereses para la deuda.

Aclaro: Esto no quiere decir que yo esté de acuerdo con este método 😉 Y estoy convencido que en la situación actual esta manipulación trae más problemas que beneficios (pérdida de credibilidad etc.)

seba1974 6 de Febrero de 2012 a las 1:48 pm

Segun una nota EN LA NACION (me gustaria acordarme la fecha ) con ese dibujo el estado se ahorro 30 mil mill de u$d, por los bonos atados a inflacion , pero tambien hay bonos atados a crecimiento que implicarian perdidas infladas. Habria que sacar la cuenta de los beneficios o perdidas y sumarle el perjuicio por la falta de confianza , inversiones, etc.De todos modos al publo lo afectan los precios no los indices blanqueados o no.

Suno 7 de Febrero de 2012 a las 2:54 pm

Gustavo Noriega se ocupó de probar que lo de la manipulación en relación con la deuda pública era insostenible y que era una mentira para morigerar críticas.

Estani Carnero 1 de Febrero de 2012 a las 8:57 pm

Hola, hago una consulta. Por lo qué entendí ¿sería desfavorable para el Gobierno Nacional medir el crecimiento de la Economía teniendo en cuenta el IPC?

chequeado.com 2 de Febrero de 2012 a las 12:07 pm

Ni favorable, ni desfavorable. Por razones técnicas la actividades de venta de bienes y servicios finales entre otras, requieren de un índice sectorial , en este caso el IPC para transformar valores corrientes (a precios del año considerado) en valores constantes del año base. Si el IPC está artificialmente deprimido, los valores resultantes del PBI serán mayores que los reales, “inflando” a su vez la tasa de crecimiento. Esto es bueno como publicidad, pero también genera costos adicionales de deuda en el caso de bonos o cupones asociados al crecimiento del producto.

Nicolás A. 2 de Febrero de 2012 a las 12:40 am

Me parece que la frase debería ser atribuída a Boudou. Es verdad que la Presidente la menciona, pero justamente lo hace como eco de las palabras del Vice.

Facundo A. 3 de Febrero de 2012 a las 6:19 pm

Él no lo comentó públicamente.

Nicolás A. 4 de Febrero de 2012 a las 7:18 pm

Facundo, lo dijo en una conferencia de prensa dónde informó el cierre de las cuentas públicas del año 2011. Sí fue públicamente.

Carlos_39 3 de Febrero de 2012 a las 8:32 pm

Un par de cosas a este excelente análisis.
Todos sabemos que las cifras del INDEC en materia inflacionaria son irreales, pero el Gobierno nunca lo admitirá; los números del PBI son congruentes con dicha postura.
Por supuesto, y como menciona Bully Budd, las cifras mas realistas son igualmente importantes … pocos países pueden mostrar un crecimiento del 7% anual en su PBI.
Con respecto a la tan remanida cuestión de “la presidenta”, el Diccionario de la Real Academia de la lengua española define el vocablo presidenta como “mujer que preside”. Parece ser, entonces, que es la forma femenino correcta del sustantivo presidente.

MERCEDES 5 de Febrero de 2012 a las 3:06 pm

Los leia siempre, hoy haciendo zaping de diales en la radio los escucHe con MARIANO GRONDONA, ME DIO ASCO!!!!!!!1 A PARTIR DE HOY LOS BORRO DE MIS PREFERENCIAS!!!!!1

Milton 6 de Febrero de 2012 a las 10:27 pm

Los lectores de Chequeado también te agradecemos que te borres. La idea es la pluralidad pero, si tanto asco te da, tenés la puerta abierta. Falta que digas que sos K y que toda la página es una maniobra de la corpo. Besis.

PEPEPPEPEPPE 25 de Julio de 2012 a las 4:47 am

Con este criterio estupido cualquier cosa es discutible. Muchachos esto empezò siendo más o menos objetivo. Hoy en día se esfuerzan más en desmentir que en buscar la verdad.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chequeo Diario

Macri: “No teníamos más cortes de luz” El ex presidente de la Nación Mauricio Macri destacó en una entrevista con A24 la política energética de su Presidencia y aseguró: “No teníamos más cortes de luz”. Sin embargo, esto no es así: los datos del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) muestran que los cortes de luz continuaron durante la gestión de […]

Chequeo Diario

CFK: “Macri tuvo que reestablecer el denominado ‘cepo’ cambiario pero con una restricción mucho mayor: sólo podían comprarse para ahorro US$ 200 por mes -menos del 10% de aquellos tan cuestionados US$ 2.500-” La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, publicó el 27 de octubre una carta a 10 años de la muerte de su marido, el ex presidente Néstor Kirchner. Allí se refirió, entre otros temas, a las restricciones para acceder al dólar durante la gestión del ex presidente Mauricio Macri (Cambiemos). “Macri tuvo que reestablecer el denominado ‘cepo’ […]